Yepes anima a los jugadores y Ayala tiene problemas físicos

Sánchez Breis, Yepes, Simón Ruiz y Paco Belmonte, ayer en La Manga Club. / j. m. rodríguez / agm
Sánchez Breis, Yepes, Simón Ruiz y Paco Belmonte, ayer en La Manga Club. / j. m. rodríguez / agm

El que fuera entrenador de porteros del Efesé, ahora en Las Palmas, visita a la plantilla en La Manga Club, en una sesión en la que no trabaja el central zurdo

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Caras de concentración y ánimos renovados en la primera sesión de trabajo de la semana del Cartagena, ayer en La Manga Club. Fue el Día 1 del camino hacia la remontada que el equipo de Gustavo Munúa quiere recorrer hasta que llegue el momento de saltar al terreno de juego de El Toralín, el sábado a las 20.30 horas. Hubo además una visita tan inesperada como gratificante. Se dejó caer por el entrenamiento José Esteban Yepes, quien fuera entrenador de porteros del Efesé hasta el pasado verano, un tipo afable y muy querido por todos los que compartieron día a día con él.

Yepes ha trabajado este año en la UD Las Palmas, en Segunda, y el próximo curso seguirá en tierras canarias. Allí ha congeniado muy bien con Pepe Mel, último entrenador del equipo amarillo. Yepes saludó efusivamente a los Aketxe, Óscar Ramírez, Moisés, Cristo, Rubén Cruz y Cordero, con quienes trabajó hasta su salida del club. Y se mostró convencido de que la remontada en Ponferrada es «perfectamente posible».

También estuvieron en el entrenamiento Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis, dirigentes que también confían en que sus jugadores le den la vuelta a la eliminatoria en tierras bercianas. El central Sergio Ayala, que acabó con molestias el partido del domingo ante la Ponferradina, no se ejercitó junto a sus compañeros. Si se confirma la sanción a Josua Mejías, él tendrá que ser titular en El Toralín. Si no se recupera, el elegido para ocupar la plaza de central zurdo sería el alicantino Mauro Lucero, del filial. No juega desde su debut, con gol incluido, en el choque ante el Jumilla, disputado a principios del mes de febrero.

Mauro Lucero, del filial, jugaría junto a Moisés si Ayala no se recupera a tiempo para Ponferrada

Habrá lleno

El lleno está prácticamente garantizado este sábado en El Toralín. Ayer hubo colas de más de dos horas en las taquillas y se vendieron un total de 2.947 entradas, que son 500 más de las despachadas el primer día de la semana ante el Cornellá. En aquella ocasión hubo 8.000 personas en el estadio de la Ponferradina. Este sábado, salvo sorpresa mayúscula, se completarán las 8.800 butacas del recinto. En Cartagena se vendieron 150 entradas y se llenó el primer autocar. Aún quedan 100 disponibles.