FC Cartagena

Una victoria por lo que pueda pasar en Huelva y Melilla

Gustavo Munúa observa a sus futbolistas desde lejos en un entrenamiento de esta semana en el Cartagonova. / J. M. RORÍGUEZ / AGM
Gustavo Munúa observa a sus futbolistas desde lejos en un entrenamiento de esta semana en el Cartagonova. / J. M. RORÍGUEZ / AGM

El Efesé tiene que ganar esta tarde a una deprimida Balona para entrar con buen pie en la fase de ascenso, y por si sucediera un milagro en el Nuevo Colombino y el Álvarez Claro

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Cartagena afronta hoy ante la Balompédica Linense la última jornada de la Liga regular (Cartagonova, 18.00 horas) con una extraña sensación de desasosiego, vértigo y frialdad. Lo primero y lo segundo van de la mano. Y ambas cosas se explican porque el conjunto que entrena Gustavo Munúa se ve condenado a disputar tres eliminatorias a vida o muerte para ascender el último día de junio (si es que finalmente lo consigue), después de haber estado tres meses liderando la tabla en una temporada en la que derribó varios récords históricos. A principios de marzo llegó a estar entre los tres mejores de toda la Segunda B en un total de 21 registros estadísticos distintos.

Los jugadores menos utilizados del curso, a la espera de un guiño de Munúa

La gran incógnita de la tarde está en saber qué hará Gustavo Munúa. La primera duda es si mantendrá el 3-5-2 (o 5-3-2) del último mes o si, por el contrario, regresará al 4-3-3 (o 4-1-4-1) de toda la Liga. Será importante comprobarlo, ya que lo lógico es que el esquema utilizado hoy ante la Balompédica Linense sea el que use la semana que viene en la ida de la primera eliminatoria del 'playoff' de ascenso.

El segundo enigma es si el entrenador del Cartagena pondrá a todos sus titulares, a excepción hecha obviamente de los sancionados o lesionados, o si tirará de suplentes. Salvo Moisés, Vitolo y Cristo, todos están disponibles, por lo que opciones tiene. Es factible que Rubén Cruz entre por Aketxe, para evitar que el vasco vea la quinta. Pero no parece tan claro que descanse Cordero, quien también está apercibido. Ya fue suplente en Talavera y Rui Moreira, quien podría entrar por el sevillano, lleva seis meses sin jugar.

De nada valdrá todo aquello si no se remienda la cosa en el 'playoff' largo, una dulce condena -en todo caso- si caemos en la cuenta de que 64 equipos de la categoría no lo van a poder disputar y 60 se van hoy de vacaciones. Los otros cuatro lucharán por la permanencia y los 16 restantes estarán mañana dentro del bombo en el sorteo de la fase de ascenso que tendrá lugar en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, a partir de las 16.30 horas. Estará la bola del Cartagena, como estuvo en 2018 y en 2017. Insistir, insistir e insistir. Es lo que viene haciendo el Efesé desde el descenso de 2012. A partir del próximo domingo tocará ganar, ganar y ganar, que diría el legendario Luis Aragonés.

Lo tercero -lo de la frialdad- llega porque la gente no llenará esta tarde el Cartagonova ni se viven jornadas de locura balompédica en la ciudad, algo que sí había ocurrido los años anteriores a estas alturas del mes de mayo, con más o menos intensidad. La pérdida del liderato, las seis jornadas de colapso que siguieron a la victoria en Melilla sin que nadie lo esperara y la sensación generalizada de que esta temporada el equipo volvió a ser el que más remó en este grupo para terminar ahogándose en la orilla ha inundado de pesimismo un entorno -el albinegro- con cierta tendencia a la tristeza, la queja y la melancolía. Sus motivos tiene el aficionado, desde luego. Eso es indiscutible.

Las entradas valen entre 5 y 15 euros, como durante toda la Liga, y habrá unos cinco mil espectadores

Sin artificios

Además, el club ha apostado por la normalidad en esta última cita de la Liga regular. No quiere llenazos artificiales, a base de regalar entradas. Y aciertan Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis. En este sentido, siempre es bueno recordar que una semana antes de jugarse el ascenso contra el Alcoyano en 2009 -el viernes se cumplen diez años de aquello- solo 2.000 espectadores acudieron al estadio para ver un cómodo triunfo (5-1) al Villa de Santa Brígida canario. En estos diez años ya nunca más vimos una entrada tan floja a orillas de Benipila.

Así, sin descuentos, invitaciones ni dos por uno, hoy se vuelven a mantener los precios habituales de todo el año, que son 15 euros en tribuna alta, 12 en tribuna baja y lateral alto y 10 en el resto del campo. La media de afluencia al Cartagonova esta temporada se ha situado en los 6.000 espectadores, pero esta cifra aumentó bastante cuando el club impulsó distintas iniciativas, dejando el precio de las entradas en 5 euros o directamente regalando billetes a sus abonados. De este modo, ante el Jumilla hubo 8.200 personas y contra el Sevilla Atlético, 10.150.

Cordero, Aketxe y Orfila se perderán el primer partido del 'playoff' si ven tarjeta esta tarde

La mejor entrada del curso, no obstante, se vivió en el derbi ante el Real Murcia, donde todo el mundo pasó por taquilla. Hubo 12.000 personas en el estadio. Hoy, sin promociones de por medio, lo normal es que estemos rondando las 5.000. Estarán los fieles de siempre, con un ojo en el campo y el otro en el móvil, siguiendo al minuto lo que sucede en el Álvarez Claro y el Nuevo Colombino. El Cartagena solo tiene un 7% de posibilidades de ser primero. Tan solo en 2 combinaciones de las 27 posibles para esta tarde en los tres campos terminaría primero. Pero, por si las moscas, hay que estar ahí. En el lío.

Un rival muerto

Lo normal es que el Recreativo no falle en su estadio, que se llenará para la ocasión con más de 20.000 personas en las gradas. Se enfrenta a un alicaído Villanovense, que ya es carne de Tercera. Le vale con un punto a los de Salmerón y se antoja imposible que no lo sume el equipo onubense. El Melilla también debería imponerse en su feudo al Ibiza, aunque en este caso hay matices bien distintos. Los norteafricanos andan tocados en lo anímico tras dejarse la semana pasada el liderato en Murcia y los baleares, que han sumado 13 de los últimos 15 puntos en disputa, son un buen equipo. Los de Pablo Alfaro pueden darle un susto, sin duda, al conjunto melillense.

Sea como fuere, lo que tiene que hacer el Cartagena es ganar su partido. Tendrá delante a una Balompédica Linense en crisis. Los gaditanos han perdido sus últimos siete partidos, han hecho números de descenso en la segunda vuelta y podrían acabar hoy firmando su peor clasificación de la última década. Parece que el Linense es un rival muerto a estas alturas del campeonato. Los datos lo dejan bastante claro.

El Linense ha perdido los últimos siete encuentros, viaja hoy mismo y ya piensa en la próxima temporada

Pero no conviene confiarse. También el Talavera había terminado la temporada hace siete días y le dio un buen disgusto al Cartagena en El Prado. Nos pasamos la semana entera hablando de si el Murcia le haría un favor o no al Efesé y al final, cuando se lo hizo, de nada sirvió. Eso no se puede consentir. Ni, por supuesto, debe repetirse. Primero, ganar al Linense. Luego, esperar una doble carambola que estaría a medio camino entre lo milagroso y lo paranormal. Pero lo primero es absolutamente innegociable.

En el Cartagena se pierden el partido por sanción el central Moisés y el medio Vitolo. Cordero, Aketxe y Orfila serán baja en el primer partido del 'playoff' si hoy ven una amarilla. Jesús Álvaro y Santi Jara están muy recuperados de sus respectivas lesiones, aunque lo normal es que descansen hoy para llegar en perfectas condiciones al trascendental partido de la semana que viene. El jugador más peligroso del Linense es Pirulo, quien tiene una oferta muy importante del LKS Lodz, de la Primera polaca. El Linense podría ingresar 70.000 euros por su venta.

Jordi Roger: «El Racing y el Cartagena son los mejores en casa»

El entrenador de la Balompédica Linense, Jordi Roger, opinó en la previa del encuentro de esta tarde en el Cartagonova (18.00 horas) que «el Racing de Santander y el Cartagena son los mejores equipos de la categoría en casa», por lo que reconoció que «dar la sorpresa allí y ganar va a ser difícil». No obstante, pidió a sus jugadores, que han perdido los siete últimos encuentros de forma consecutiva, que «compitan al máximo, con dignidad y defendiendo con todo» el escudo y los colores que representan.

La expedición de la Balona viaja hoy mismo, en el día, probablemente como castigo de la directiva a sus futbolistas por este lamentable final de temporada que se han marcado. 540 kilómetros separan La Línea de La Concepción de Cartagena. «Solo pido a mis hombres que estén a la altura. Ellos son muy buenos, pero nosotros tenemos que competir bien», insistió. Son baja el lateral Expósito y el delantero Buba Bakari, apartado de la disciplina del equipo por encararse la semana pasada con aficionados.