Verza viene con el pico y la pala

Verza, ayer, posa con una bufanda del Cartagena en la tienda oficial del club, en el estadio Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm
Verza, ayer, posa con una bufanda del Cartagena en la tienda oficial del club, en el estadio Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm

El centrocampista regresa a Segunda B once temporadas después: «No busco la retirada»

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

La última década la ha pasado entre Primera y Segunda. Ha jugado casi 400 partidos y se ha enfrentado a futbolistas mundiales como Leo Messi. Pero José Antonio Verza aún tiene 32 años y, por lo tanto, carrete para seguir dando pasos en su carrera profesional. Aún mantiene el caché y probablemente si llega a «esperar quince días tal vez hubiera aparecido un equipo» del fútbol profesional. «Aquí no busco el acomodo de una retirada, ni mucho menos. Me veo muchos años por delante para disfrutar de esto. El fútbol no tiene memoria y lo que hiciste hace unos años se olvida. Tengo ganas de seguir demostrando mucho», dijo el ex de Levante, Almería, Córdoba y Villarreal, entre otros.

«No hay memoria en el fútbol y todo se olvida muy rápido; tengo ganas de seguir demostrando cosas, me veo muchos años por delante»

Verza es «uno de esos jugadores que se presentan por sí solos», matizó el mánager general, Manuel Sánchez Breis, sobre el futbolista con pasado amarillo y que ha disputado hasta competiciones europeas. «Tiene caché y sabe perfectamente que si hubiera esperado quince días estaría en el fútbol profesional. Vamos a tener un auténtico plantillón, pedimos paciencia y tranquilidad». ¿Cómo es posible entonces que un jugador como el oriolano regrese a Segunda B? El propio Verza, que tiene pinta de que será otro peso pesado en el vestuario, se encargó de responder. «Estoy con muchísima ilusión. Uno ya ha vivido grandes cosas en el fútbol y valora otras cosas. El proyecto tan ilusionante y los años atrás demuestran que siempre se está cerca de volver a esa categoría de plata. Eso me atrae a dar un paso atrás para coger impulso, que salga un buen año y podamos lograr el objetivo».

Los números

388
partidos ha jugado en el fútbol profesional, incluyendo competiciones europeas
11
cursos consecutivos llevaba entre Primera y Segunda, sobre todo en el Levante, Albacete y Almería.

Dos visitas al estadio

El centrocampista, un auténtico lujo para la Segunda B y una pareja de quilates con Cordero y Araujo en la medular, da el paso atrás «convencido de que servirá para madurar y dar un paso hacia adelante». La última temporada la pasó en el Rayo Majadahonda (24 partidos y 2 goles), donde coincidió con el también albinegro David Andújar. El Efesé tomó referencias preguntando al central madrileño, y Verza se aseguró también cuando habló con Toché. «Coincidí con él en el Albacete y me ha contado que cuando estuvo aquí estuvo fenomenal». El oriolano ya visitó el Cartagonova con esa camiseta, en aquel 0-4 de la temporada 2009/10 que permitió la salvación de los manchegos y el descenso del Real Murcia. Más tarde, también, con la camiseta del Almería. «No conozco la historia del club al detalle, pero las veces que he venido la entrada era de al menos 8.000 espectadores, y eso indica que hay una afición detrás».

«Uno ya lleva muchos años en el fútbol y busca otras cosas. El proyecto me sedujo y me atrae para coger impulso»

A pesar de que hace más de una década que no juega en Segunda B, Verza sabe que «no por tener grandes nombres y plantilla vas a lograr los tres puntos». El oriolano fue más allá: «El primer objetivo es mantener la categoría, vamos a ser francos. No vamos a subir de calle. Grandes proyectos se confunden cuando están vendiendo cosas antes de que lleguen. Este proyecto me sedujo, lo han intentado muchas veces y tanto va el cántaro a la fuente que al final tiene que tocar. Vamos a ser cautelosos e ir poco a poco, pero con pasos firmes».

«Doy un paso atrás en la categoría, no en el club. Lo han intentado varias veces y al final tiene que tocar»

La humildad en el vestuario

El centrocampista ha entrenado estos días con sus compañeros y Munúa ya le ha dejado intuir que el Efesé tiene que ser «dueño de los partidos, y eso implica tener la posesión e intentar proponer. Pero también tocará ponerse el mono de trabajo y picar piedra. Hay equipos con solera [como el Recreativo y el Córdoba] que buscan objetivos similares. Veo buenas personas, con ganas de ayudar. En los momentos difíciles, eso es lo que empuja para sacar las cosas adelante». Hoy podría debutar con la elástica albinegra.

«Vamos a ir paso a paso y con cautela. No vamos a subir de calle y también tocará ponerse el mono y picar piedra»