Tres puntos para retomar el camino

El meta Lucho evita que Moisés remate de cabeza. / lof
El meta Lucho evita que Moisés remate de cabeza. / lof

El Efesé más fiable e intenso de todo el curso supera con justicia al filial del Sevilla y vuelve a mirar hacia arriba

FRANCISCO J. MOYACartagena.

Munúa hizo lo de siempre. Lo cambió casi todo. Y esta vez salió bien. El Cartagena completó sus mejores 90 minutos como visitante de todo el curso y sumó tres puntos que mereció. Debió haber encarrilado antes su victoria y tuvo que esperar hasta el minuto 76 para que todo se le pusiera de cara, gracias al tanto de Rubén Cruz. Pero lo más importante fue la imagen de equipo intenso, serio y bien armado que ofreció el Cartagena en la Ciudad Deportiva del Sevilla. Su rival, el bisoño Sevilla Atlético, es mejor equipo de lo que parece. Y al final estará lejos de la zona de peligro. Seguro.

0 Sevilla Atlético

Lucho; Javi Pérez (Javi Vázquez, minuto 79), Manu Sánchez, Checa, Chacartegui; Carballo (Mena, minuto 71), Juanpe; Pejiño (Lara, minuto 58), Bryan, Diego García; y Miguel Martín.

1 FC Cartagena

Joao Costa; Óscar Ramírez, Moisés, Ayala, Jesús Álvaro; Vitolo, Cordero (Julio Gracia, minuto 74); Santi Jara (Fito Miranda, minuto 62), Carrillo, Moyita; y Aketxe (Rubén Cruz, minuto 69).

Gol:
0-1, Rubén Cruz (minuto 76).
Árbitro:
García Gómez (extremeño). Amarillas a los locales Manu Sánchez, Juanpe, Bryan y Diego García; y a los visitantes Vitolo y Jesús Álvaro.
Incidencias:
Ciudad Deportiva del Sevilla. Unos 500 espectadores.
El Público:
La gente tuvo un gesto muy bonito con el lebrijano Miguel Ángel Cordero, al ser sustituido a falta de 16 minutos. La afición local le despidió con aplausos, recordando todos los años que Cordero pasó en el cantera del Sevilla.

El Efesé, lejos del Cartagonova, había tenido buenos momentos en varios partidos. Lo hizo bien durante media hora en Huelva, supo adaptarse a las condiciones en Jumilla y golpeó a su rival cuando debía y reaacionó a tiempo en Málaga, donde acabó mucho mejor de lo que empezó. Pero aún no había cuajado una actuación redonda, de esas que definen a los aspirantes a todo. Era necesario exhibir músculo y olvidar las debilidades. Volver a tropezar era meterse en más problemas. Había que ganar para olvidar el disgusto del Melilla y recuperar sensaciones. Y, si era posible, había que hacerlo de un modo convicente. Y fue lo que hizo el Efesé, que por vez primera en esta Liga fue consistente y fiable durante todo el partido, desde la primera jugada en la que Aketxe chocó con el portero dentro del área hasta la última en la que Fito Miranda perdonó el segundo tanto.

Con medio equipo nuevo se presentó Munúa en Sevilla. Joao Costa por el lesionado Mario, bajo palos. Los capitanes Moisés y Óscar Ramírez volverion a la zaga, en detrimento de Orfila y del sancionado Antonio López. Carrillo, la gran sorpresa, tuvo su primera oportunidad desde el inicio en Liga, mandando al banquillo a Fito Miranda. Y arriba, en esta ocasión, el elegido fue Aketxe. A Rubén Cruz, titular siempre con Munúa hasta el encuentro de ayer, le sentó de maravilla su rol de suplente. Salió del banco y marcó su primer gol en Liga de la temporada. Había hecho dos en Copa del Rey, uno al Don Benito y otro al Logroñés.

Si la cosa hubiera salido mal, como siete días antes contra el líder Melilla, hoy hablaríamos de desconcierto, palos de ciego y rotaciones suicidas. Como ayer todo fue bien, se destacará el orden defensivo, la fortaleza del doble pivote y los buenos ratos de juego de Carrillo y Moyita. Por salir bien, hasta el cambio de Rubén Cruz por Aketxe llegó en el momento más oportuno. La mayoría quería que Munúa juntara a sus dos delanteros en el campo. No lo hizo. Quitó al vasco, desaparecido tras el descanso. Y el sevillano hizo bingo en su primer remate, solo siete minutos después de entrar al campo.

Gustó el cuadro albinegro en el inicio del primer tiempo, liderado por un activo Moyita desde el costado izquierdo. Precisamente, en la primera jugada, un precioso envío del jugador cedido por el Mallorca posibilitó que Aketxe se plantara solo delante del portero. Pero no supo burlar su salida, acabó chocando con él y el árbitro pitó falta del delantero vasco. Poco después, en una acción parecida, el defensa local Manu Sánchez se llevó por delante a Aketxe dentro del área. Lo barrió. Pero el árbitro, de un modo incomprensible, no señaló penalti.

Se igualan las fuerzas

Moyita volaba por su banda, siempre bien escoltado por un Jesús Álvaro crecido desde el principio. La zaga local sufría cuando ambos conectaban, pero lo cierto es que ninguna de sus jugadas acababa con un remate claro de los visitantes. Aketxe tuvo el mejor, tras un servicio raso de Jesús Álvaro, pero su zurdazo se fue a las nubes. Después, la mejor jugada de Santi Jara en toda la mañana acabó con un centro bombeado al área chica que Moyita, con la cabeza, no pudo convertir en gol.

No hacía pupa el Efesé y los locales, poco a poco, fueron entrando en el partido. Así, en el Sevilla Atlético destacaron dos jugadas durante el primer tiempo. Una fue de Carballo y la otra de Pejiño. Y en las dos apareció el luso Joao Costa, muy sólido bajo palos en su estreno en Liga, para evitar el tanto del cuadro local. En la primera, el medio uruguayo del conjunto sevillista se coló en el área y puso en un buen aprieto al meta cedido por el Oporto. En la segunda, tras una pérdida muy peligrosa de Vitolo en el centro del campo, se mascó la tragedia. Porque aquello se convirtió en un tres contra uno de los locales. Moisés no llegó a taponar el disparo de Pejiño, pero sí sacó una buena mano Joao Costa para impedir que el filial hispalense se pusiera por delante.

Las fuerzas se habían igualado. Eso era evidente. Pero en los últimos cinco minutos del primer periodo, de nuevo, el Cartagena le metió el miedo en el cuerpo a su oponente. El portero del filial del Sevilla demostró que sus manos eran blandas en un potente chut de Aketxe al filo del descanso, tras la enésima ruptura de Moyita, imparable en el primer acto. No fue gol por muy poco, ya que Lucho metió los puños de un modo deficiente y el balón rozó el palo. Carrillo, con un zurdazo desde la frontal que Lucho desvió a córner con apuros, también rozó el tanto para el Efesé.

Ímpetu visitante

El Cartagena también superó claramente al Sevilla Atlético en una buena segunda mitad, con Jesús Álvaro y Carrillo en plan estelar. Hubo calidad y acierto, pero lo que más sobresalió ayer en el Efesé fue su ímpetu y su solvencia competitiva, dos virtudes que hasta ahora no había exhibido el conjunto entrenado por Munúa. El gol de la victoria lo hizo Rubén Cruz, saliendo desde el banquillo. Y eso le viene de cine. A él y a todos sus compañeros, quienes al final tienen que empezar a asumir que con Munúa también se puede ser importante siendo suplente.

El atacante utrerano empujó a la red un servicio de Moyita, después de un buen centro al segundo palo de Jesús Álvaro. Antes, el lateral canario había chutado al palo, en otra jugada en la que el portero local mostró sus carencias. Después, Fito Miranda, ya en los compases finales, desperdició dos buenas ocasiones para haber hecho el segundo del Efesé. Pero la realidad es que el conjunto albinegro no sufrió para cerrar el partido. Porque a Joao Costa no le chutaron ni una sola vez en toda la segunda mitad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos