Tarde primaveral de récord y sin focos

La grada superior del lateral rambla del Cartagonova, llena de público, ayer. / j. m. rodríguez / agm
La grada superior del lateral rambla del Cartagonova, llena de público, ayer. / j. m. rodríguez / agm

El buen tiempo, con la luz del sol los 94 minutos, ayuda a batir la mejor entrada esta temporada, con 10.150 espectadores en el Cartagonova

R. SERRANO / F. J. MOYA CARTAGENA.

El final de la Liga está a la vuelta de la esquina, el Cartagena vuelve a aspirar a todo y los aficionados al fútbol, por muchos varapalos del pasado, no son ajenos al estupendo momento de forma de los muchachos entrenados por Gustavo Munúa. Por eso, después del batacazo ante el Extremadura de la temporada pasada, el Cartagonova volvió ayer a congregar a una importante masa de seguidores. Al empate contra el Sevilla Atlético (0-0) asistieron 10.150 espectadores. Es la entrada más importante en lo que va de curso.

El club puso a disposición de sus mas de 7.000 abonados dos entradas gratuitas, y ese color se notó incluso en los anillos inferiores, normalmente zonas muy despobladas. La entrada más cercana a la de ayer fue la del 10 de febrero, cuando la directiva albinegra también sacó una promoción similar. Aquel día, 8.000 espectadores presenciaron el debut y el gol de Mauro, el central del filial (1-0). La derrota ante el UCAM (1-2), a mediados de septiembre, la vieron 6.700 personas.

LAS TRES MEJORES

Ayer
10.150 espectadores ante el Sevilla Atlético.
10 de febrero de 2019
8.000 espectadores ante el Jumilla.
16 de septiembre de 2018
6.700 espectadores ante el UCAM.

La buena temperatura registrada durante el fin de semana animó a los cartageneros a acudir al Cartagonova, al margen de la buena racha de resultados de los de Munúa. A la hora del partido no hubo ni rastro del frío, el sol estuvo presente durante los 94 minutos y, por primera vez esta temporada, no fue necesario recurrir a la luz de los focos. Todo ello, como presagio de la llegada de la primavera. Es de agradecer, por las quejas que suscita la iluminación tenue de las dos torretas. El público, a diferencia del último choque en casa contra el Malagueño (3-1), que provocó el recado del técnico uruguayo a la grada, sí se hizo de notar.

Se notó el abrigo de los hinchas en la segunda parte, con el personal muy encima en cada acción de peligro de los Fito Miranda, Moyita, Elady y compañía. Por momentos, la zona del fondo sur se puso algo nerviosa. El marcador seguía 0-0 y unos de los aficionados, megáfono en mano, exclamó: «¡Munúa, saca ya a Rubén Cruz!». Pese a la entrada del utrerano, en el minuto 73 por Isaac Aketxe, y un par de cabezazos suyos, el resultado no se movió. El delantero, que no marca desde la goleada al Ibiza, en noviembre, trabajó mucho fuera del área. Es cuestión de que pase el tiempo. La gente está con el máximo goleador del año 2018.

El cabreo de Cordero

No tan satisfecho se marchó del campo Cordero. Para él era una cita especial. Pasó siete años en la cantera del Sevilla y su debut en Segunda B fue precisamente con esa camiseta, con 18 años, en el Cartagonova. No estuvo fino y fue el primer movimiento en la segunda parte: Munúa lo quitó en el minuto 58, para meter más dinamita con Fito, y lo pagó con el botellín de agua. El lebrijano lo lanzó cuando estaba en el banquillo. Pese al cabreo del jugador, y del empate, la afición reconoció el esfuerzo: los futbolistas se quedaron en el centro del campo y recibieron los aplausos.