FC Cartagena

Talavera, otro 'match ball' para seguir soñando

Carrillo va al suelo para intentar frenar el regate de Gracia, bajo la miradas de Orfila, Ramírez, Aketxe y Berman, esta semana en un entrenamiento en el Cartagonova. / ANTONIO GIL / AGM
Carrillo va al suelo para intentar frenar el regate de Gracia, bajo la miradas de Orfila, Ramírez, Aketxe y Berman, esta semana en un entrenamiento en el Cartagonova. / ANTONIO GIL / AGM

El Efesé visita esta tarde El Prado sin Jesús Álvaro, baja de última hora por molestias musculares, y necesita ganar para meter presión a Recreativo y Melilla por el liderato

RUBÉN SERRANO

El ascenso ya no puede demorarse más. Ésta es la séptima temporada consecutiva del Cartagena en el infierno de la Segunda B, una jaula de la que es realmente complicado escapar y en la que fácilmente puedes volver a caer si no andas con cabeza en el fútbol profesional. El desgaste físico, económico y mental que ha hecho el club, los jugadores y la afición desde 2012 está ahí, con muchas alegrías y algunos mazazos a cuestas. Ahora, solo los futbolistas dirigidos por Gustavo Munúa tienen la llave para abrir la puerta de Segunda División. Quedan dos jornadas de Liga y está en juego tomar un camino: la vía rápida del liderato o la pesada, con tres eliminatorias. Los Aketxe, Elady y compañía aún tienen opciones de tomar el primer sendero, pero para eso es obligatorio ganar esta tarde en El Prado y esperar algún derrape de Recreativo de Huelva y Melilla.

Si infernal es la Segunda B, más aún lo es el estadio de El Prado, cuartel general del CF Talavera de la Reina: el recinto es una ratonera y la gente aprieta de lo lindo a los rivales. Pero eso solo ocurre cuando su equipo, de verdad, se juega las habichuelas, ya sea en la Copa del Rey o la permanencia. Afortunadamente, para los intereses albinegros, el cuadro talaverano ya no se juega nada en este sprint final de la temporada: el equipo entrenado por Fran Alcoy ya ha conseguido matemáticamente la permanencia, en un curso que ha pasado de puntillas, sin hacer mucho ruido, sin pasar apuros y con victorias ante los equipos de la zona baja de la clasificación. La semana pasada, con su triunfo en Don Benito (0-1), puso el sello de la salvación. Es noveno.

El Talavera está de vacaciones. Tanto es así, que tan solo es necesario echar un vistazo a la repercusión mediática que genera. La web del club no se actualiza desde el año 2016, hay vídeos de la temporada del ascenso, con mensajes del retirado héroe de Alcoy Pepe Mena, y la clasificación de cuando el club competía en el grupo II de Segunda B. La entidad ya solo piensa en dar la cara en las dos jornadas que quedan. Y luego tendrá una importante cita con su futuro: el día 21 hay convocada una asamblea extraordinaria, para hacer balance de la temporada y en la que la junta directiva encabezada por José Antonio Dorado dimitirá, para, previsiblemente, presentarse a las nuevas elecciones. Esta semana, en una entrevista en 'Ser Talavera', así lo dejó caer. También que su objetivo es la renovación de Fran Alcoy, que acaba contrato en junio. El extécnico albinegro ha cumplido con el objetivo con uno de los presupuestos más bajos de la categoría, que ronda los 400.000 euros. El del Cartagena, a modo comparativo, es de unos 1,6 millones.

El equipo talaverano está ya salvado, los abonados pagan y no se espera una gran entrada

Por todo eso, no se espera hoy un gran ambiente en El Prado. No hay 'picante' competitivo y, además, el Talavera ha decidido que, con la visita del Cartagena, sus socios pasen por caja. Es jornada económica y lo normal es que el Efesé pueda disfrutar de un ambiente muy tranquilo. Lo hará, y eso sí está totalmente garantizado, con la presencia de casi medio centenar de aficionados albinegros. La Federación de Peñas logró sacar adelante el viaje, con un autobús casi lleno de hinchas. La directiva encabezada por Miguel Ángel Muñoz no lo logró en el reciente desplazamiento a San Fernando. Pero hoy si estará en El Prado. También el dueño y presidente del club, Paco Belmonte, y el manager general, Manuel Sánchez Breis. El primero lo hará hoy en vehículo propio, mientras que el segundo viajó ayer en el autobús con cuerpo técnico y futbolistas.

Belmonte y Breis, en el palco

No es para menos el calor de aficionados y directivos. Cada partido es una final para el Cartagena, totalmente dispuestos a dar guerra a Recreativo y Melilla hasta el final. Si suena la corneta y hay premio con el liderato, mejor; si no hay suerte, tampoco se debe tirar la casa por la ventana: el equipo llegará en una buena línea, con sensaciones encontradas gracias al sistema táctico de 3-5-2, y con sus artilleros [Elady, Aketxe y Rubén Cruz, aún con margen] en plena forma. Dejar escapar el primer puesto hace unos meses, con seis partidos sin ganar, cuando estaba en la mano, debía tener al menos algo positivo.

Precisamente ese sistema con tres defensas y dos carrileros es el que, a priori, repetirá Munúa esta tarde en El Prado. La baja de Jesús Álvaro a última hora por unas molestias musculares no debería variar los planes que tan bien han funcionado anteriormente: desde el giro de tuerca al sistema, el Cartagena enlaza tres victorias consecutivas [El Ejido, San Fernando y Marbella]. Ha superado cada uno de los 'match ball' para seguir a rebufo de Recre y Melilla, a un solo punto de distancia. Lo más normal es que Luis Mata ocupe el puesto de carrilero izquierdo en sustitución del canario. Al luso no se le vio nada cómodo en la derecha, la semana pasada, y no brilló tanto como aquella primera parte ante El Ejido, cuando correteó a las mil maravillas por su zona natural. En la convocatoria ha entrado Óscar Ramírez, titularísimo y que relegado últimamente a la suplencia. Lo normal es que el catalán, un cañón por la derecha, sea el elegido en ese puesto. Además de Jesús Álvaro, también se han quedado en casa los lesionados Santi Jara y Cristo Martín, y los descartados Igor Paim y Rui Moreira.

Ojos en Granada y en Murcia

Munúa ya ha aseguró en la rueda de prensa previa al partido que, en cualquier caso, no se va a fiar del Talavera, sin presión alguna y sin nada que perder para dar un disgusto. Evidentemente, la jornada es unificada y a lo largo del partido el Efesé, lo quiera o no, irá enterándose de los resultado de sus dos rivales. El Recre lleva 20 jornadas sin perder, pero visita a un Granada B que necesita rascar algo para salvarse y no llegar con necesidad en la última jornada. Y el Melilla visita a un Real Murcia en depresión, que aún requiere de un punto para que le salgan las cuentas. Es cierto que el conjunto norteafricano estará arropado por un grupo de aficionados, y necesita ganar al igual que el Cartagena y el Decano. Pero el cuadro grana también se juega el honor, el escudo de una entidad centenaria que no puede permitirse el lujo de salir al campo de paseo. La televisión autonómica '7TV' dará el partido en Talavera y conectará puntualmente con la Nueva Condomina.

Fran Alcoy: «El Cartagena fue mi casa y le deseo lo mejor»

«El Cartagena fue mi casa y les deseo lo mejor. Allí tengo muchos amigos, pero intentaremos llevarnos los tres puntos. Hemos logrado el objetivo, no hemos estado en descenso y es un partido de agradecimiento a nuestra gente. Ha sido una temporada difícil, sufrida y de cierta tranquilidad, que no facilidad, y hay que acabar bien», dijo en la previa de partido Juan Francisco Alcoy, en la que es ya su quinto curso como entrenador del Talavera. El de Massanassa (Valencia) pasó por el Cartagena en cuatro etapas diferentes, entre 2003 y 2007, como gerente y entrenador. «El Cartagena viene a luchar para ser campeón y tiene una de las mejores plantillas de la categoría», aseguró.

Más