Sube la temperatura con Toché

Toché celebra un gol al Salamanca, en el partido disputado el 8 de enero de 2011 en el estadio Cartagonova. / pablo sánchez / agm
Toché celebra un gol al Salamanca, en el partido disputado el 8 de enero de 2011 en el estadio Cartagonova. / pablo sánchez / agm

El Cartagena intensifica las conversaciones con el jugador y su agente, que también es el de Mario

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Tanto va el cántaro a la fuente... El Cartagena tiene entre ceja y ceja el regreso de José Verdú, Toché: no es un secreto a voces de que es la prioridad de Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis en este mercado de verano, hasta el punto de que públicamente este último ya dijo en público que la idea es que sea «el delantero del Cartagena», el abanderado de un proyecto marcado por la experiencia que aportan futbolistas que saben lo que es ser profesionales. Por eso mismo, en el Efesé son muy comedidos a la hora de dar pistas sobre los próximos pasos que se van a dar en los próximos días. No se puede escapar, salvo que llegue una oferta muy fuerte que el santomerano no pueda rechazar.

El Efesé quiere cerrar su fichaje «lo antes posible», para que pueda entrenar ya con Munúa y esté a punto para el inicio liguero del 25 de agosto

Pero el romance está ahí desde hace meses y fue evidente a finales de junio, cuando Paco Belmonte, Manuel Sánchez Breis y el propio jugador se vieron en Cabo de Palos para empezar a negociar su regreso. Se le mostró el proyecto, el peso que él tendría y una suculenta oferta por formar parte de la estructura del club en un futuro. Este aspecto es uno de los que más valora el jugador, que salió hace ocho años del Efesé y marcó una época en esas dos temporadas en Segunda División con Juan Ignacio Martínez al frente: 38 goles en dos años gloriosos, para convertirse en uno de los delanteros más importantes de la historia del club.

Desde aquel encuentro, en el Cartagena han estado muy encima de Toché. Eso sí, sin avanzar nada porque primero debía rescindir con el Real Oviedo. Allí fue un absoluto referente, con 43 goles en 139 partidos durante cuatro temporadas. Ese primer paso para desengrasar la operación se dio el pasado viernes, cuando la entidad ovetense lo comunicó. Desde ese día, el santomerano es oficialmente libre para buscar un nuevo destino. Y desde ese día, sí hay motivos para el esperanza y creer en su regreso.

Hay cautela en el Cartagonova, porque hay otras ofertas y el Burgos intentó interferir

«Amistad»

La clave de todo es que la relación de Toché con Belmonte y Breis es muy estrecha, llevan años en contacto y el jugador, siempre que ha tenido la oportunidad, ha transmitido las bondades de los directivos albinegros allá por donde ha pasado. Y si ese 'feeling' no fuera suficiente, la tercera pata de la mesa es su agente: es José Manuel Espejo, que está al frente de la agencia de representación 'Simply First SL'. En esa 'cartera' de futbolistas está Toché y también lleva las gestiones con el portero Mario Fernández. Por eso, en el Efesé ya conocen a Espejo: a diferencia de otros agentes, el vínculo con él es diferente y en el club lo valoran como «muy bueno», hasta el punto de utilizar la palabra «amistad» con Toché y Espejo.

Desde que la rescisión de Toché es oficial, las conversaciones con Espejo se han intensificado más que nunca, vía telefónica y 'WhatsApp'. La comunicación es fluida y ayer mismo hubo otra llamada de Espejo, que está en el extranjero, a Belmonte. En las oficinas del Cartagonova son herméticos y, como están haciendo a lo largo del verano, mantienen muy guardado cualquier avance en la negociación, que ha subido de temperatura por más que las palabras que salen desde Benipila son de «ni cerca ni lejos». En el de Araujo, por ejemplo, hubo silencio hasta el último momento, pese a que el catalán estaba ya cerca desde mucho antes de rescindir en el Córdoba y de que muchos clubes preguntaran por él. El Cartagena siempre fue un paso por delante.

«Lo normal es que las partes lleguemos a un entendimiento», dicen en el club albinegro

En el caso de Toché no es distinto: son días decisivos. Con la buena relación entre todas las partes, en el Cartagena aseguran que «lo normal» es que todas esa negociaciones lleguen a buen puerto, y se dé el acuerdo en los próximos días. El Cartagena no quiere demorarse mucho más en su incorporación. Entre otras cosas, porque la intención de la directiva albinegra es que el santomerano, de 36 años, pueda incorporarse «cuanto antes a los entrenamientos» y ponerse a las órdenes de Gustavo Munúa, «para que pueda estar» en el inicio liguero del 25 de agosto con rodaje.

En cualquier caso, en el Efesé mantienen la cautela hasta el último momento, porque hay varios equipos interesados en Toché y hace unas semanas quiso interferir el Burgos, con Florentino Manzano en la sombra, aunque la opción que más suena allí es la de Pedro Martín.

Un 'ejército' para Munúa con menos piezas por alistar

La forma que está tomando la plantilla del Cartagena es la de gente veterana y experiemtnada, que sabe lo que es jugar fases de ascenso y tienen una actitud profesional, por su pasada en Primera o Segunda. Y a la misma vez, dar pinceladaas con jóvenes. Quieren un 'ejército' y nada de relajación, para evitar el acomodo de jugadores. La idea es reforzar la plantilla con un central sénior, o que también haga las veces de lateral; laterales sub 23, otro centrocampista y extrmo de esas edad y un delantero. Mario entrenó ayer y el club le ha dicho a Paim que se quede en Brasil, porque está descartado y no sería lógico hacerlo viajar.

El Efesé se desmarcó hace días de Donovan, ahora en el Burgos

A muy pocos aficionados les sorprendió el fichaje de Donovan Wilson por el Burgos, hecho ayer de manera oficial por una entidad que está tirando de cartera y en la que está vinculado Florentino Manzano y donde el cabeza visible es el empresario argentino Antonio Caselli. Tampoco sonó extraña la noticia en el estadio Cartagonova, donde hacía días que rompieron el interés por el delantero británico de 22 años. Le ofrecían dos años de contrato en propiedad, y hace unas semanas estuvo cerca de firmar esas condiciones con el Efesé, porque las conversaciones eran fluidas. Pero las relaciones se fueron enfriando y enrareciendo con el paso de los días. Tanto el jugador como el representante veían varias opciones y no tenían una idea fija. Tenían varios frentes abiertos y el Cartagena no estaba dispuesto a entrar en pujas. Por eso, se desmarcaron de esa operación hace unos días y se centraron en la búsqueda de otros jugadores. El Cartagena no se volvió loco por el inglés, que brilló medio año en el Jumilla, con 6 goles en 16 partidos.

Más