Fútbol | FC Cartagena

A seguir de fiesta ante un filial renacido

Elady Zorrilla, el viernes en La Manga Club. /J.M. Rodríguez / AGM
Elady Zorrilla, el viernes en La Manga Club. / J.M. Rodríguez / AGM

El Efesé, con su equipo de gala, quiere superar hoy la barrera de los 60 puntos y alejarse más de UCAM y Recreativo. El Sevilla Atlético ha ido de menos a más durante la Liga y se planta en un buen momento en el Cartagonova, un estadio que siempre se le dio bien

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Llega el Sevilla Atlético a Benipila y eso nos remite inmediatamente a dolorosas experiencias pasadas, como la derrota de finales de enero de 2016 que le costó el puesto a Víctor Fernández. O aquella otra de marzo de 2013 que llenó de dudas y cortó la progresión del equipo que entrenaba Pacheta, con aquel gol que se comió el meta rumano Savu tras un disparo desde su casa de un entonces jovencísimo Juan Carlos Menudo. Siempre se le dio bien el Cartagonova al filial sevillista y el balance en sus últimas diez visitas (tres triunfos locales, tres empates y cuatro victorias visitantes) le da alas al joven equipo que ahora entrena Luci Martín.

Saben también los cachorros de Nervión que esta temporada están cayendo todas las maldiciones que pesaban sobre el fútbol cartagenero y que las cosas ya no son como lo fueron toda la vida por aquí. Para muestra, la victoria con remontada incluida del equipo albinegro hace siete días en Melilla. Cayó el Álvarez Claro como antes lo hicieron Marbella, Murcia o La Línea de la Concepción. Le cayeron seis al Ibiza en Cartagena, donde toda la vida llamamos goleada a un 3-0. Lo de este curso es otra película.

Con todo, bien harán los hombres de Gustavo Munúa en no confiarse. Porque este Sevilla Atlético que ya opuso mucha resistencia en su campo en la primera vuelta -marcó Rubén Cruz a falta de trece minutos cuando se intuía un 0-0- ha ido de menos a más y es bastante mejor equipo que hace 19 jornadas. Entonces parecía un claro candidato al descenso. Hoy, pocos creen que el segundo equipo del Sevilla caiga a la Tercera División. Ha ganado en tres campos, Don Benito, Almería y Granada. Y rascó un punto en otros dos, Balompédica Linense y Real Murcia. Ha perdido en nueve de sus catorce desplazamientos, eso sí.

Ha sumado siete puntos de los últimos nueve, eso también. El empate de la semana pasada ante el CD Don Benito (1-1) y los dos triunfos anteriores, ante el filial del Granada (1-2) y la Balompédica Linense (2-0), ha colocado al filial sevillista en la decimotercera plaza con 31 puntos, tres por encima del descenso. Chris Ramos, con 6 goles, es su 'pichichi'. Destacan Pejiño, Bryan Gil, Curro y Mena. El juvenil cartagenero Juan Miguel García, hijo del exportero internacional Juanmi, entrena a menudo con el equipo, pero todavía no ha entrado en ninguna convocatoria. Es defensa central y juega con el juvenil de División de Honor sevillista.

Ambientazo

En el Efesé nadie se relaja y la idea es superar hoy la barrera de los 60 puntos e intentar abrir un poco más de hueco con UCAM y Recreativo. Ambos afrontan difíciles compromisos este domingo. Los murcianos reciben a un Melilla herido, mientras que el conjunto onubense visita el campo del Almería B, donde el Cartagena ya se dejó dos puntos recientemente. Entrar en las diez últimas jornadas con más de 60 puntos y una diferencia de 7 u 8 puntos con el segundo serían palabras mayores para el equipo blanquinegro. Pero está al alcance de la mano. Todo pasa por hacer los deberes esta tarde contra el Sevilla Atlético.

Son baja Óscar Ramírez, Josua Mejías e Igor Paim, lo que no impedirá a Munúa poner en liza a su 'once' de gala, con la duda de si Santi Jara seguirá en el banquillo o si, por el contrario, es Cordero quien sale del equipo. Un Miguel Ángel Cordero que curiosamente debutó en Segunda B con solo 18 años en el Cartagonova. Fue en un Cartagena-Sevilla Atlético jugado en marzo de 2006. El ambientazo está garantizado en el Cartagonova, donde se esperan más de 10.000 espectadores. El Efesé (doce jornadas sin perder) quiere seguir de fiesta y las 5.120 invitaciones que sus abonados han retirado durante la semana son el mejor ejemplo de que la afición también tiene ganas de prolongar la juerga.