La remontada empieza en la grada

Un peñista pone en pie a la grada, ayer, en el entrenamiento a puerta abierta en el Cartagonova, en el momento del saludo vikingo. / pablo sánchez / agm
Un peñista pone en pie a la grada, ayer, en el entrenamiento a puerta abierta en el Cartagonova, en el momento del saludo vikingo. / pablo sánchez / agm

Más de mil aficionados acuden a la sesión a puerta abierta para animar de cara al partido ante el Castilla

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Una afición fiel es aquella que se levanta una y mil veces, a pesar de las adversidades, y que nunca arroja la toalla por muy empinado que sea el reto. La del Cartagena, que pide fútbol profesional a toda costa desde hace años, dio ayer un auténtica lección de fidelidad a unos colores, como rara vez puede verse en las mazmorras de la Segunda B. Más de mil personas llenaron ayer el anillo inferior de la tribuna, y una parte del superior, en el primer entrenamiento de la temporada a puerta abierta en el Cartagonova. La excepción mereció la pena, para llenar de adrenalina a los futbolistas de cara a la remontada necesaria mañana (al menos un 2-0) ante el Real Madrid Castilla. Es eso o decir adiós al curso y afrontar un octavo año consecutivo en el tercer escalón del fútbol español.

La gente se vuelca en una jornada laborable y deja un repertorio de fidelidad con cánticos, bengalas, petardos y hasta ensayos de saludos vikingos

La afición es consciente de ello y por eso ayer acudió en masa a respaldar a su equipo. Lo hicieron adultos, jóvenes, niños y todos los chavales de la cantera. Y hasta las parejas de las futbolistas, como la del venezolano Josua Mejías, que minutos antes de las siete de la tarde ya apuraba un café con leche en la cafetería del estadio. Ahí también estaba, zapatillas de baño y café en mano, un Elady Zorrilla sonriente. «Entonces somos ya más de once mil, ¿no? Vamoa a tener un buen ambiente, ¿eh?», le preguntó inquietado el 'pichichi' albinegro a Cristina Inglés, una de las empleadas del club.

Medidas anunciadas

Primera
Una entrada adicional a precio de abonado y otra gratis para todos los socios del club.
Segunda
Prohibida la entrada al Cartagonova con camiseta del Real Madrid.
Tercera
Entrenamiento el viernes a puerta abierta, recibimiento al autocar del equipo el domingo y estadio lleno media hora antes.
Cuarta
Se repartirán 14.000 globos blancos y negros.
Quinta
Los jugadores han empapelado toda la ciudad con carteles del partido.
Sexta
Recoge, pega y sube a Twitter una foto en tu negocio con el cartel del partido.
Séptima
Canta el himno a capela a la salida de los jugadores al terreno de juego.
Octava
Animar al equipo con el saludo vikingo al terminar de sonar el himno.

Lo cierto es que el cartagenerismo se volcó en el entrenamiento. No es habitual el trasiego de gente un viernes por la tarde laborable. No es habitual que Gustavo Munúa permita la entrada libre. Por abrir, abrieron hasta las cantinas de dentro, con empanadillas y refrescos en una tarde con 23 grados a la sombra. Pasadas las siete, el primero en salir del túnel de vestuarios fue el técnico uruguayo, visiblemente sorprendido y que no dudó en alzar el puño delante de la hinchada. Él reunió a toda la plantilla en el centro, y vieron un resumen con los mejores momentos de la temporada en el videomarcador. De fondo, la afición cantaba el himno. En esas, un niño le soltó a otro a pie de grada: «Que sí, que la remontada es posible». Belmonte y Breis, en el palco y en el césped, respectivamente, siguieron toda la sesión con una sonrisa.

El club ha vendido 12.021 entradas y las oficinas abren hoy, de 11 a 14 horas, con precios generales

La implicación de Breis

El manager general, de hecho, estuvo muy implicado y fue uno de los encargados de arengar a la grada a levantar los brazos: la Federación de Peñas ensayó con los presentes el clásico saludo de Islandia en la Eurocopa, y que ya han imitado clubes de la categoría como el Mirandés. También lanzaron petardos, portaron bengalas y menearon banderas albinegras, bajo las indicaciones de Pencho Angosto y el tambor de José Manuel Ortiz.

Gran parte de la sesión de entrenamiento, muy liviano y sin táctica, corrió a cargo del preparador físico Félix Martínez. Él puso a la plantilla (a excepción de Cristo, Paim y Jesús Álvaro) a realizar ejercicios, como driblar una fila de picas, saltar vallas y trabajar en un rondo. La sesión empezó alrededor de las 19.15 y finalizó en menos de una hora. En la parte final, los jugadores afinaron la puntería con centros laterales al punto de penalti y disparos a puerta desde el borde del área.

Los centros de Berman

Los que más trabajaron en ese primer ejercicio fueron los laterales: Óscar Ramírez y Orfila la pusieron desde la derecha y Luis Mata, por la izquierda. Sin Jesús Álvaro, el segundo entrenador, Cristian Berman, también lanzó envíos desde ese costado. Los remataron los Rubén Cruz, Aketxe y compañía. La grada se vino arriba cuando los arietes introducían el balón en la portería. Belmonte no dejó de asomarse a la tribuna baja, sonriente pero consciente de que ya no está en sus manos, ni en la de la grada, pasar la eliminatoria.

«No soy del Barça ni del Madrid, y ni muchos menos del Murcia. Del Efesé hasta morir», cantaron los fieles, casi al final, antes de que los jugadores repartieran balones y camisetas a los presentes.

El club ya ha despachado 12.021 entradas. La temporada pasada, ante el Majadahonda, acudieron 13.000. Y contra el Extremadura, 13.517, mil de ellos visitantes. Las oficinas abren hoy, de 11 a 14 horas. A las 11 horas, las Peñas saldrán del estadio en caravana y pasarán por Alameda, calle Real, Paseo del Muelle, Puertas de San José y Paseo de Alfonso XIII.

Más