Carlos David: «Quiero sacarme la espina del ascenso»

Carlos David, ayer, posa para 'La Verdad' en la tienda oficial del Efesé, en el Cartagonova, tras el acto de presentación. / pablo sánchez / agm
Carlos David, ayer, posa para 'La Verdad' en la tienda oficial del Efesé, en el Cartagonova, tras el acto de presentación. / pablo sánchez / agm

El emeritense ha hecho la pretemporada en Bélgica, ha jugado amistosos y está a punto para Munúa

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Carlos David se marchó hace un lustro pero, realmente, siempre estuvo vinculado al Efesé por las amistades que hizo esa temporada 2013/14, una de las más completas de su carrera y que le permitió vivir dos ascensos con el Huesca, a Segunda y a Primera. Ahora, aquel fiable pivote defensivo que brilló con Tevenet regresa con 33 años pero con el ritmo competitivo más que suficiente: estaba jugando en el Royal Union belga y allí la competición arranca en agosto. Por eso, está entrenando desde junio y ya ha jugado algún amistoso. «El fichaje se demoró un poco, porque allí tenía contrato hasta 2021. Estoy muy contento de poder volver, estuve super a gusto», dijo ayer en su presentación, asombrado por el cambio de imagen que ha sufrido el Cartagonova, como la zona mixta y las oficinas.

El emeritense, que tiene permiso del Efesé hasta el lunes para recoger sus pertenencias en Mérida, no podrá debutar mañana ante el Levante

El emeritense, por tanto, está a punto para poder ponerse la camiseta albinegra cuando Gustavo Munúa lo considere oportuno. No obstante, el club le ha dado permiso hasta el lunes para ir a Mérida y recoger sus pertenencias, porque compareció en el Cartagonova directo desde Bélgica. Allí disputó 20 partidos la pasada temporada y decidió apostar por esa experiencia por «la duración del contrato» y la «espinita» que tenía de su última etapa: en 2009 probó en el Excelsior de Djukic, pero solo aguantó seis meses por los impagos. Ahora, la insistencia de Paco Belmonte y Manuel Sánchez y los «asuntos personales» de su pareja le han hecho replantearse la vuelta a España, y a un club donde fue muy querido.

Porque Carlos David dejó un buen sabor de boca a los aficionados albinegros en su primera etapa en el Cartagena: lo jugó todo con Luis Tevenet [42 partidos] y encima marcó 7 goles, la cifra más alta de toda su carrera. Solo bajó su rendimiento en aquella eliminatoria contra el Real Avilés. «No lo pudimos lograr, y es la espina que tengo. Estuvimos muy cerca y nos llevamos una desilusión». Al menos, el emeritense pudo disfrutar de la histórica eliminatoria contra el Barcelona de Tata Martino, y de irse a Huesca con Tevenet y sacarse la espina del ascenso. En El Alcoraz vivió los mejores años del club, con 116 partidos [73 en el fútbol profesional] y otro memorable ascenso a Primera.

«Soy polivalente y estoy a disposición del míster para jugar como centrocampista o como central»

La estabilidad en el palco

Carlos David cree que su primera etapa en el Cartagena estuvo marcada por la inestabilidad en el palco, cuando empezó a asomar Sporto Gol Man. «Claro que influye la estabilidad en el palco. Ahora, la estabilidad ha cambiado para bien. Y la suerte influye, como ha podido comprobar este club en los últimos años: en un segundo te cambia todo», dijo, en referencia a Majadahonda. «He seguido al equipo desde que me fui, porque es de los lugares donde más a gusto he estado. Siempre he estado en el día a día».

«Siempre he seguido el día a día del club porque es uno de los mejores lugares en los que he estado»

El futbolista brilló en el Efesé como pivote defensivo, aunque después ha destacado como central. Él aseguró que es «polivalente» y, por lo tanto, está «a disposición» de lo que considere más oportuno Munúa. Por su experiencia, sabe que para salir de Segunda B [el Cartagena va a por el octavo intento] «hace falta un vestuario unido e ir todas a una». Esta vez, la plantilla tiene a muchos veteranos. «Hay experiencia y, por los fichajes que se han hecho desde entonces, vienen todos en esa dirección. Es impresionante y hay que estar fuertes en los momentos difíciles, para lograr ese empujón y esa pizca de suerte que se necesita para lograr el objetivo que todos queremos», aseguró el de Mérida, que pasó por las canteras de Valencia y Celta. Su etapa con Tevenet fue la que le hizo destacar y crecer.

«Aquí ya se sabe que las cosas cambian en un segundo. Hay que ser fuertes y estar unidos»

Un cable desde la distancia

El futbolista estuvo acompañado por el mánager general, Manuel Sánchez Breis, en el primera toma de contacto del jugador delante de los micrófonos. «Conocemos perfectamente a Carlos David y para nosotros es muy importante tenerlo de nuevo en este club. Durante los últimos años, no voy a decir que ha hecho de secretario técnico del Cartagena, pero siempre nos ha echado una mano. La relación ha sido muy buena durante todos estos años y, por el nivel en el que estaba, era imposible firmarlo. Pero, al igual que en otros casos, conseguimos que esté aquí».