Owusu Kwabena: «Mis primos y mis tíos no saben que soy futbolista en España»

Owusu Kwabena, en el parque anexo al estadio Cartagonova./J. M. Rodríguez / AGM
Owusu Kwabena, en el parque anexo al estadio Cartagonova. / J. M. Rodríguez / AGM

«En África las cosas son diferentes y mi madre y mis hermanas no van por ahí diciendo lo que yo estoy haciendo aquí», dice el jugador del FC Cartagena

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Es serio y educado. Esa es la primera impresión que deja tras charlar tres cuartos de hora con él. Mide cada una de las palabras que dice. Acompañado de Joni Di Giosía, miembro de la agencia de representación que lleva su carrera desde el año pasado, Owusu Kwabena (Acra, Ghana, 1998) hace esfuerzos por entender el castellano, aunque habla en inglés durante la entrevista. Parece tímido, aunque poco a poco se va soltando y cuenta cómo un chico que, como tantos otros, empezó dando patadas al balón en los suburbios de Acra, la capital de Ghana en la que viven dos millones de personas, ha terminado convirtiéndose en el extremo izquierdo de un Cartagena que aspira a volver al fútbol profesional más pronto que tarde.

- ¿Cómo le va?

- Ahora, bien. En el primer partido no fui yo. Fue difícil asumirlo porque no era el debut que yo esperaba. Pero todo el mundo, compañeros, técnicos y aficionados, me dijeron que estuviera tranquilo y ahora, tras los dos últimos partidos, me siento mucho mejor, con ganas de ayudar al equipo y cumplir con el objetivo que tenemos, que es el de subir con el Cartagena a Segunda.

Su llegada «Pasé por Santander, Conquense y Alcorcón y fue Onésimo el que me dio la oportunidad en Toledo»

Del Leganés hasta 2022 «Creen que puedo jugar en Primera y mi objetivo es hacerme un sitio allí la próxima temporada»

- ¿Qué es lo que más le gusta de estar en Cartagena?

- El clima es muy bueno, mucho mejor que el de Oviedo, donde siempre está lloviendo. Y hace menos frío que en Toledo. Se está muy bien aquí. Y en el vestuario me han acogido muy bien. Con quien más tiempo estoy es con Akexte. Y también con Moussa, Moises y Dani Abalo.

- ¿Es lo más parecido a África, en lo climatológico, que ha conocido en España?

- No. Esto es distinto. En mi país [Ghana] hace mucho calor. No he estado aquí en verano, pero allí hace demasiado calor. Todos los meses del año hay más de 30 grados.

- ¿Cuándo y por qué empezó a jugar al fútbol?

- Mi padre era un apasionado del fútbol. Él lo amaba y me transmitió ese amor por este deporte. Desde pequeño, siempre me inculcó fútbol, fútbol y más fútbol. No me gustaba estudiar y tampoco me gustaba trabajar. Todo el tiempo lo dedicaba a jugar. Desde pequeño me veía con condiciones para ser futbolista y sabía que mi oportunidad de ser profesional iba a llegar.

Un mes en Cartagena «Es la primera vez que siento que los compañeros y los técnicos me prestan atención. Tengo confianza»

- ¿Cuándo lo vio claro?

- Con 15 años. Llevo jugando al fútbol desde que tengo uso de razón, pero fue con 15 años cuando me di cuenta de que estaba cerca de conseguirlo y de que podía llegar a ser profesional. Ahora tengo 20.

- ¿Y cómo se gestó su llegada a España?

- Organizaron un torneo en Acra y los jugadores que destacaron en ese campeonato vinieron a Europa. Es una forma bastante habitual de salir de mi país. Y no es sencillo destacar en un torneo puntual, con tantos otros jugadores buenos y sabiendo que en ese momento no puedes fallar. En 2016 vine a los juveniles del Racing de Santander y allí estuve tres meses. Luego me llevaron al Conquense y al Alcorcón, a prueba. Al final terminé en el filial del Toledo y enseguida salté al primer equipo.

- Fue Onésimo, ex entrenador del Toledo, el que apostó por usted.

- Sí, porque ni en el Conquense ni en el Alcorcón me ofrecieron la oportunidad de quedarme. Y en el Toledo fue todo muy rápido. Estuve muy poco tiempo en el filial. Onésimo fue a verme a los entrenamientos del filial durante tres semanas y habló conmigo. Me dijo que me iba a subir a la primera plantilla y lo hizo enseguida. En el primer partido de Copa del Rey [curiosamente ante el Conquense que no quiso ficharlo] salí a falta de media hora, hice los dos goles de la victoria y nos clasificamos para la siguiente ronda. Eso fue un miércoles, el siguiente domingo ya jugué los 90 minutos y me quedé todo el año en el primer equipo del Toledo [disputó 38 partidos y marcó 10 goles en un conjunto que jugó la promoción de ascenso].

Celebración a lo CR7 «Es mi ídolo de toda la vida y por eso imito su forma de celebrar los goles. Es una señal de respeto hacia él»

- ¿Qué supuso en su carrera que el Leganés, un equipo de Primera, pagara por usted 300.000 euros el pasado verano y le hiciera un contrato de cinco temporadas?

- Es bueno porque indica que ellos creen en mí. Si han pagado ese dinero por mi fichaje es que porque piensan que yo puedo estar en la primera plantilla del Leganés. En verano me llamaron muchos equipos, pero lo que yo quería era estar en Primera o Segunda. Y por eso fiché por el Leganés.

- ¿Qué pasó en Oviedo? ¿Por qué no tuvo minutos?

- Yo no sé si Anquela [entrenador del Oviedo] creía o no en mi trabajo. No me dio ninguna oportunidad y yo pienso que si me la hubiera dado habría estado al mismo nivel de otros extremos de la plantilla. Pero como no tuve esa ocasión de demostrarlo, nunca podremos saber si estaba o no al nivel. Anquela no me dijo nada al respecto estando yo en Oviedo, pero tengo la sensación de que no creía en mí.

- Sus dos primeros partidos en Cartagena fueron malos, pero la tarde del UCAM se desató. El reto ahora es mantener el nivel que mostró contra el UCAM. ¿Se ve capaz?

- Estoy muy contento en Cartagena, porque es la primera vez desde que estoy en España que siento que los compañeros y los miembros del cuerpo técnico se preocupan por mí, me prestan atención y toman interés en entenderme, tanto dentro como fuera del campo. Los jugadores no somos máquinas y yo venía de sufrir en Oviedo. Vine sin confianza y en el primer partido aquí quise demostrarlo todo en 20 minutos, muy ansioso. Y todo me salió mal. El apoyo que he tenido en Cartagena tras ese primer partido ha sido clave. He cogido confianza y soltura y ahora me veo recuperando mi mejor nivel.

-¿Qué le ha parecido el club?

- Es un gran club de Segunda B. No existe la locura que hay en Oviedo, donde todo el mundo está enamorado del equipo, pero noto el calor y la pasión de los aficionados. El problema es que hay mucha diferencia entre Segunda A y Segunda B en España. La Segunda A es muy profesional y en la Segunda B se ven campos muy malos y menos profesionalidad. Yo pienso que si el Cartagena sube a Segunda, aquí se vivirá algo parecido a lo de Oviedo y vendrá mucha más gente aún al estadio. Aquí hay mucha afición también.

- ¿Cartagena se parece más a Oviedo a Toledo?

- Ni una cosa ni la otra. Está en la mitad. Es menos que Oviedo y más que Toledo. En Oviedo van 13.000 personas. Aquí, entre 6.000 y 7.000. Y en Toledo, entre 2.000 y 3.000.

- ¿Qué le dice su familia?

- Solo mi madre y mis hermanas saben lo que estoy haciendo en España y que soy futbolista.

- ¿Por qué?

- Porque en África las cosas son muy distintas y hay que llevar cuidado. No es bueno que la gente sepa que soy futbolista profesional en Europa. Mis primos y mis tíos no lo saben. En África es así.

- ¿Usted se ve jugando en Primera División en el futuro?

- Sí, me siento capacitado. De hecho, lo que yo quiero es subir con el Cartagena este año y hacerme un hueco en la primera plantilla del Leganés la próxima temporada.

- ¿Y cuando sus tíos y sus primos lo vean por televisión y descubran lo que está haciendo en España?

- Es diferente. Si ellos se enteran, es otra cosa. Pero nosotros, ni mi madre ni mis hermanas, vamos por ahí diciendo lo que hago aquí.

- ¿Qué tipo de fútbol se juega en su país?

- Ghana, como Egipto, destaca porque sus equipos tocan la bola y tienen juego combinativo. Mali y Senegal, por ejemplo, son países donde se apuesta más por el juego físico.

- ¿Por qué imita a Cristiano Ronaldo cuando marca un gol?

- Cristiano Ronaldo es mi ídolo y por eso celebro los goles como él. Es una señal de respeto a un jugador que sigo desde que empezó en el Sporting de Lisboa. Cuando marqué con el Toledo en Valdebebas, ante el Castilla, celebré el gol a su manera y la gente me pitaba. Algunos jugadores del Castilla pensaban que era una burla o que estaba haciendo una tontería. Al contrario, es una señal de respeto a él.

 

Fotos

Vídeos