FC Cartagena

Mismo plan, distinta batalla

Rubén Cruz y Gustavo Munúa conversan durante la sesión de trabajo del viernes. / ANTONIO GIL / AGM
Rubén Cruz y Gustavo Munúa conversan durante la sesión de trabajo del viernes. / ANTONIO GIL / AGM

El Efesé quiere aprovechar la inercia de la histórica remontada ante el Castilla para someter hoy a la durísima Ponferradina, antes de visitar El Toralín

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Aprovechar la inercia positiva para volar de nuevo en un Cartagonova a rebosar, doblegar a la Ponferradina y poder visitar la semana que viene El Toralín con unas mínimas garantías de salir vivo. Ese es el objetivo del Cartagena, que hace siete días antes de arrancar su partido ante el Real Madrid Castilla era un equipo cadavérico y hoy está más vivo que nunca. No es favorito en esta segunda eliminatoria porque le toca pelear con un durísimo contrincante, pero la realidad es que ha salido el sol a orillas de Benipila y todo se ve de otra forma tras las histórica remontada del pasado domingo.

El ambiente volverá a ser de Primera y la ciudad está volcada con su equipo. Ni el puente festivo ni el hecho de que los abonados hayan tenido que pasar por taquilla por segundo fin de semana consecutivo han mermado la capacidad de movilización de una entidad que ya nunca caminará sola. La Efesemanía se ha desbordado en el momento crítico de la temporada. Ayudó a levantar una eliminatoria que estaba imposible y hoy su apoyo volverá a resultar clave en un encuentro que se presume difícil, cerrado y muy largo.

La Ponferradina es un señor equipo de Segunda B. Este año, tras dos temporadas sin jugar el 'playoff', la entidad berciana ha regresado al que ha sido su hábitat natural durante los tres últimos lustros, siempre que ha estado en la división de bronce. Y lo ha conseguido sin alharacas. No hizo demasiado ruido durante la Liga regular en un grupo en el que todo el foco estuvo puesto en el ya ascendido Fuenlabrada y en la extraordinaria racha del Atlético de Madrid B, ya eliminado. Tampoco le da mucho pedigrí la victoria en la primera ronda del 'playoff' ante el Cornellá, el último equipo en clasificarse para las eliminatorias por el ascenso. Pero ahí está la Ponferradina. Tapada. A cuatro partidos de regresar a Segunda, como el Cartagena. Menos expuesto pero igual de fuerte.

Ambos entrenadores repetirán el 'once' de la semana pasada; Yuri y Aketxe serán suplentes

Esto último -además- va acorde con la plantilla que dirige Jon Pérez Bolo. Solo el incombustible Yuri, autor de 18 goles camino de los 37 años, escapa al anonimato en una plantilla muy distinta a la de cursos anteriores. Menos nombres y mayor rendimiento. Se da la circunstancia de que entre enero y marzo un total de ocho jugadores llegaron para reforzar el plantel berciano. En enero se incorporaron el meta Manu García (Extremadura), el medio Larrea (Villarreal B) y los delanteros Carlos Bravo (Adarve) y Kaxe (East Riffa Club de Baréin). Los cuatro serán titulares esta tarde. También fueron dados de alta a mediados de enero el meta togolés Yorgan y el delantero colombiano Bolaños. Y más tarde fueron fichados Óscar Lozano (Almería B) y Zarzo (Ontinyent).

Una obra coral

La lesión que a finales de marzo sufrió en el sóleo el brasileño Yuri, quien salvo sorpresa hoy estará en el banquillo, hizo que sonaran todas las alarmas en el conjunto de El Toralín. Sin embargo, los de Bolo han ido haciendo de la necesidad una virtud y jugadores como Carlos Bravo, Kaxe, Dani Pichín y el ciezano Isi Palazón, ex del Real Murcia, han crecido muchísimo en el tramo final de la temporada. Es por tanto esta Ponferradina un equipo en el que lo colectivo pesa más que lo individual. Es una obra coral. Y eso en Segunda B suele ser sinónimo de éxito. Hoy jugarán los mismos que el domingo pasado remontaron ante el Cornellá. Sielva estará en el campo. Y Míchel Zabaco se quedará en el banquillo. Serán dos regresos radicalmente distintos.

En el Cartagena también formarán los mismos que tumbaron al Real Madrid Castilla hace siete días. Otra cosa no hubiera tenido ninguna lógica, ya que esa energía que demostraron merece una recompensa. Sabe Munúa que si Vitolo y Josua Mejías ven una tarjeta no estarán el sábado que viene El Toralín, pero a estas alturas de la película no cabe especular. El uruguayo tiene frescos a Moisés y Ayala, que han sido titulares durante todo el año. Si cae Mejías, volverá uno de los dos. Y cumplirá a la perfección. Rui Moreira, Julio Gracia y Fito Miranda, habituales reservas, están preparados para reforzar el centro del campo en el caso de que Vitolo vea hoy su tercera tarjeta del 'playoff'. Hay que competir al 100%. No hay otra.

Es verdad que la situación de hoy no tiene nada que ver con la del domingo pasado, pero bien haría el Efesé en aplicar el mismo plan de entonces. Porque lo que toca es saltar al terreno de juego a apretar al rival en su campo, poner las revoluciones a todo trapo, mostrar pierna dura y demostrarle al oponente que vas en serio. La Ponferradina no es un filial. No se arrugará. Pero eso no cambia las cosas. El Toralín, con sus 8.800 butacas ocupadas, será un infierno para el Efesé, por lo que hoy la tarea de los locales debe estar centrada en convertir el Cartagonova en un infierno para la Ponferradina.

«No hemos hecho nada»

El Cartagena está vivo porque en el último partido se aferró a un imposible y lo hizo posible. Pero aquello, que fue increíble, solo le ha servido para colarse en las semifinales del 'playoff' de ascenso. «No hemos hecho nada. Estamos todavía muy lejos del objetivo que nos marcamos al principio de la temporada», insistió Munúa el pasado viernes, con el objetivo de que no haya resaca ni bajón. Tampoco quiere exceso de euforia el uruguayo. «Necesitamos una grada como la del otro día, sabiendo que es un partido diferente y que aún tendremos que jugar 90 minutos más en su campo. La eliminatoria se decidirá en Ponferrada», señaló el técnico del Cartagena. El de la Ponferradina, Jon Pérez Bolo, prefiere aislarse de todo lo que rodea a este primer encuentro. «No me paro a leer la prensa y no sé lo que se comenta por allí. Sí sé que va a haber un gran ambiente porque hemos visto el partido del Castilla y será parecido, pero tenemos jugadores con experiencia», afirmó.

Ya hay vendidas más de 12.000 entradas y se rozará el lleno

Más de 12.000 entradas ha vendido el Cartagena a lo largo de la semana, sumando las despachadas en la mañana de ayer en las oficinas del club, y esta tarde volverá a rozarse el lleno en el Cartagonova. La entidad albinegra espera una entrada que ronde los 13.500 espectadores, sobre un aforo de 14.500. Las 250 enviadas a Ponferrada se han agotado, más otras 50 de protocolo que fueron cedidas al conjunto leonés. Los hinchas blanquiazules serán ubicados en el fondo norte bajo, junto a tribuna baja.

El equipo entrenado por Jon Pérez Bolo, por cierto, viaja hoy mismo en un vuelo chárter que saldrá del aeropuerto de León y llegará al de Corvera antes del mediodía. La expedición berciana quedará concentrada en el hotel Alfonso XIII. A las 15.00 horas habrá comida de directivas en el restaurante La Tasca del Tío Andrés. Las peñas albinegras, por su parte, se reunirán por la mañana en el pub Joker de Los Dolores, a partir de las 12.00. Por la tarde, a las 17.45, se concentrarán en la explanada del estadio para recibir al equipo de Munúa por todo lo alto.