Paco Belmonte, cuatro años y un solo lunar

Paco Belmonte /J.M. Rodríguez/ aGM
Paco Belmonte / J.M. Rodríguez/ aGM

El periodista murciano desembarcó en el Efesé un 27 de abril de 2015; ha dado estabilidad a falta de un ascenso

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Corría la primavera del año 2015, con un caluroso atardecer en Cádiz de fondo, cuando Paco Belmonte (Murcia, 1977) subió a las redes sociales una fotografía del túnel de vestuarios del estadio Ramón de Carranza. «Aquí comienza un sueño», dijo aquel 26 de abril, cuando el periodista murciano acompañó al Cartagena de Manolo Palomeque a su visita a la 'Tacita de Plata'. Un día después, 27 de abril, hizo oficial su entrada en el Efesé, en régimen de alquiler hasta final de temporada, para salvarlo de la agonía en la que estaba con Sporto Gol Man. Belmonte fue la luz en una de las etapas más oscuras del fútbol local. Literalmente. Hoy se cumplen cuatro años exactos de aquel desembarco, repleto de alegrías, de un proyecto cocinado a fuego lento que conviene repasar ahora, cuando el equipo dirigido por Gustavo Munúa vuelve a tener muy cerca del ascenso. Precisamente la Segunda División es el único lunar que se le puede poner al propietario y presidente albinegro. Es la única meta que se le resiste.

En todo este tiempo, la inversión global en el club contando los presupuestos ha sido de 4,8 millones de euros; él ya ha puesto unos 1,8 desde que llegó

Y no será por no intentarlo. Paco Belmonte llegó con su mano derecha, el también periodista Manuel Sánchez Breis, y lo primero que hicieron fue salvar del descenso (y de la posible desaparición) al Cartagena, con aquel gol de Carlos Martínez en Las Palmas. El tándem, la B&B, como muchos la conocen, levantó después a una afición muy descontenta. Recuperaron la ilusión del personal y, en cuatro años, la Efesemanía no cesa en su calor en la rutinaria Segunda B. En el verano de 2014, con Javier Marco en la presidencia y Julio Ribas como entrenador en la distancia, el club alcanzó los 4.200 abonados.

El verano pasado, a pesar del tremendo doble golpe ante Majadahonda y Extremadura, el Efesé batió su propio récord de simpatizantes en la categoría, despachando 7.124 carnés. Menos de un lustro para arrastrar a casi 3.000 fieles al Cartagonova. Precisamente, el añejo estadio municipal tiene 31 años de vida y, desde la gestión de los actuales dirigentes, se han hecho muchos más avances que los que hicieron sus antecesores en el cargo. La primera sustitución del césped en la historia, inaugurado el 15 de octubre de 2017 ante el San Fernando, fue la mejora más visible para los aficionados. También las mejoras en vestuarios, despachos y oficinas.

Plantilla y empleados del club cobraron ayer el mes, por adelantado, como es habitual con la B&B

La imagen del club es otro de los aspectos que ha mejorado considerablemente, con Manuel Sánchez Breis como cabeza visible de un proyecto que ha convencido a buena parte del tejido empresarial de la Región. Jamás en su historia el Efesé había hecho tanto hincapié en acercarse a las empresas, ni siquiera en la época de bonanza en Segunda División.

Cifras de récord

El año antes de la llegada de Belmonte, el Cartagena apenas llegó a los 48.000 euros por ingresos publicitarios. El curso pasado se alcanzó la cifra del medio millón de euros. Y en el actual, se ha batido el récord: la tienda de deportes Pistasport, de La Unión, ha sido la última del casi medio centenar de empresas que se han sumado a mostrar su imagen en la entidad, ya sea en vallas, en el autobús o en la camiseta. Talasur, Jimbo Fresh, Virgen de la Caridad y Teatro Romano de Cartagena son las puntas de lanza en este apartado. La cifra es de 575.000 euros, el récord.

Esos ingresos por patrocinio, lo recaudado en la campaña de abonados (530.000) y la entrada de dinero por otras vías (como taquillas) ha permitido esta temporada tocar el techo en cuanto a presupuesto. Es de unos 1,5 millones, el más alto de la etapa de Belmonte. En estos cuatro años, la inversión total sumando todos los presupuestos es de 4,8 millones de euros. A principios de octubre del año pasado, en una entrevista concedida a 'La Verdad', el dueño del Efesé aseguró que había aportado 1,6 millones. Esa cantidad ronda actualmente los 1,8.

Pero sin duda, uno de los grandes logros que ha conseguido Belmonte en estos cuatro años ha sido dejar la deuda del club a casi cero. Cuando desembarcó en abril de 2015, se encontró con un montante de 5,5 millones, la 'herencia' de Paco Gómez y Sporto Gol Man. Hubo una quita del 70%, se cuadraron cuentas y más de un millón a Hacienda. El resultado es que la deuda actual es de 878.188 euros. De esa cantidad, 608.620 es del crédito subordinado a la Agencia Tributaria y no hay que empezar a abonarlo hasta 2023. Esta temporada toca pagar 28.000 euros y ya se han quitado de encima 20.000. En cualquier caso, toda esa cantidad se podría quitar de un plumazo si hay ascenso.

La entidad ya ha pagado 20.000 de los 28.000 euros que tocan este curso del proceso concursal

«Insistir»

En marzo de 2016 se cerró un acuerdo con el Ciudad Jardín, para contar con unas bases propias. Y se creo una Fundación y se recuperó la subvención municipal. El trabajo de cantera, y el ascenso, es una de las tareas pendientes. «El ascenso no lo definiría como un lunar. Todos sabemos de qué depende, de detalles. Hemos colocado al club donde queríamos, en lo económico, en lo social y también en lo deportivo, por aspirar año tras año a Segunda. Hay que insistir hasta que el fútbol nos premie, pero siempre bajo la línea de estos cuatro años. Vamos a seguir. El reto es subir y, el siguiente, la ciudad deportiva. La próxima temporada hay que darle un giro de tuerca a la cantera, en tipo de instalaciones y material. Y Segunda lo cambia todo», explicó ayer Belmonte a este diario.

Sus primeras palabras: «Hemos venido a cumplir, sin mentiras»

'Belmonte toma ya el mando. El murciano adelanta su llegada al Cartagena y mañana pagará a unos futbolistas todavía escépticos'. Así tituló 'La Verdad' la información del desembarco de Paco Belmonte al Efesé, en su edición del día 28 de abril y tras conocerse su entrada en régimen de alquiler hasta final de temporada. El actual presidente y dueño del club entró con el respaldo económico del propietario del Leganés, Felipe Moreno, y en sus primeros días ingresó en la cuenta de los futbolistas una de las nóminas atrasadas. En sus primeras semanas al frente del Efesé, Belmonte no se separó del administrador concursal, Ramón Madrid, que le fue indicando cuáles eran los pagos inmediatos.

En un principio, la idea del periodista murciano era la de desembarcar en junio. Tuvo que adelantar los planes: o entraba ya o el club se iba a pique. Dos días después de su llegada, charló con los Prosi, Luque, Palomeque y compañía, y compareció por primera vez en la sala de prensa del estadio Cartagonova. «Venimos a cumplir, sin mentiras», aseguró. Dicho y hecho. Ese día, ya trajo debajo del brazo a dos patrocinadores: fueron Apuestas de Murcia y Montakit.

Más