La Verdad
FC Cartagena
Jorge Luque, en el último choque entre el Cádiz y El Palo.
Jorge Luque, en el último choque entre el Cádiz y El Palo. / La voz de Cádiz

Hola Luque, adiós Segura

  • El Cartagena ficha al mediocentro cordobés, procedente del Cádiz, y comunica al sevillano que no cuenta con él aunque tiene contrato en vigor

Jorge Luque, de 33 años, por Diego Segura, de 30 años. Ese es el cambio fundamental que prepara el Fútbol Club Cartagena para su centro del campo de cara al próximo ejercicio. El relevo ya se ha consumado, aunque todavía no se ha hecho oficial que Diego Segura tiene que irse. De momento, el club albinegro anunció ayer la contratación del notable mediocentro cordobés, de 33 años, que viene de jugar 35 partidos a buen nivel en el Cádiz (33 en Liga y los dos de la primera eliminatoria de la fase de ascenso ante el Hospitalet).

Jorge Luque, quien está un escalón por debajo del gran futbolista que fue en sus años en el Xerez, el Córdoba y el Elche, sigue siendo un excelente organizador del juego, de los mejores que hay en Segunda B. Ha perdido llegada y empuje, pero sigue siendo un centrocampista de mucho nivel para la tercera categoría del fútbol nacional. Físicamente anda bien, aunque en sus últimos meses en el Cádiz ha tenido algunos problemas y le ha costado mucho terminar los partidos. Aun así, Jorge Luque ha acumulado 2.128 minutos en esta última campaña (27 partidos de titular y 8 de suplente) y ha sido uno de los destacados en un Cádiz que se ha vuelto a quedar sin ascenso tras un año tumultuoso, en lo deportivo, en lo económico y en lo institucional.

El fichaje de Jorge Luque es una apuesta personal de Florentino Manzano, quien lo conoce perfectamente porque él lo fichó en enero del año pasado para el Cádiz -pujó con más fuerza que el Cartagena- y él ha visto cómo Jorge Luque se ha echado el equipo a sus espaldas, sobre todo en Carranza, cuando las cosas se han puesto feas. A Julio César Ribas le agrada lo que ha visto de Luque -en vídeo- y lo que Manzano le ha contado de él. Es, sin duda, un muy buen refuerzo para el conjunto cartagenero. A estas alturas, con 33 años y diez en la élite, nadie va a descubrir al nuevo futbolista del Efesé.

Cumplió en todos sitios

Jorge Luque se formó en las bases del Sevilla y se quedó en el segundo equipo hispalense. Ese fue su tope en el club del Sánchez Pizjuán. Con 21 años, sin sitio en un Sevilla en el que empezaban a destacar Reyes, Dani Alves y Casquero, se fue al Mérida, entonces en Segunda B, donde demostró que tenía futuro (32 partidos y 2 goles). Y eso le sirvió para fichar por el Alicante de Pepe Bordalás, un gallito de Segunda B entre 2003 y 2006. Eran los años de la 'burbuja futbolística', asociada al boom del ladrillo, y en Alicante ganó mucho dinero Jorge Luque. Rozó el ascenso, pero no pudo subir a Segunda con el segundo equipo de la ciudad de Alicante, donde jugó 95 partidos en tres temporadas.

Su magnífico rendimiento en Alicante le llevó al Xerez. Y con 25 años debutó en Segunda A. En su tercera campaña en el cuadro de Chapín (solo jugó 13 partidos), el Xerez subió a Primera. Y Jorge Luque se quedó sin sitio en el cuadro jerezano. Lo fichó el Córdoba, el equipo de su tierra. Y con 28 años cumplió su sueño de volver a casa. Había empezado a jugar al fútbol en el Séneca, un club de base de la capital cordobesa. En el Arcángel jugó otros dos años a muy buen nivel -fue fijo en las alineaciones para Lucas Alcaraz- y lo contrató el Elche, hace ahora tres veranos. Fue una petición expresa de Pepe Bordalás, con quien había explotado en el Alicante unos años antes.

En el cuadro ilicitano tuvo mucha competencia en su puesto: Acciari, Generelo, Mantecón, Rúper y Kike Mateo. Pese a ello, Jorge Luque fue capaz de jugar 23 partidos en el Elche (15 de titular). En julio de 2012, el nuevo ténico ilicitano, Fran Escribá, anunció que no contaba con él y el Cartagena, recién descendido a Segunda B, lo quiso fichar. Pero Jorge Luque no vino. Tampoco lo pudo convencer Pedro Reverte, ex director deportivo albinegro, para que viniera unos meses más tarde, desvinculado ya del Elche y tras unos meses en los que se entrenaba en el Lucena de Falete -sin ficha- para no perder la forma. En enero de 2013, entre la del Cartagena y la del Cádiz, Jorge Luque eligió la oferta del equipo amarillo.

Segura tiene que salir

Ahora, a la tercera oportunidad, Jorge Luque ya puede decir que no se retirará sin vestir la camiseta del Cartagena. Los que le conocen bien aseguran que el centrocampista cordobés jugará hasta los 37 o 38 años, ya que se cuida mucho y está en su plenitud física. Como tiene calidad y no se arruga, lo normal es que él sea uno de los hombres del año en el Cartagena. Ahora lo tiene que demostrar en el campo. Dicen de él que es un tipo comprometido y un líder dentro del vestuario. Ha sido el último capitán del Cádiz.

La llegada de Jorge Luque acarrea la salida de Diego Segura, quien tiene un año más de contrato en el Cartagena, pero no cuenta para el nuevo mánager general, Julio César Ribas. Un portavoz del club albinegro confirmó ayer a este periódico que Diego Segura no entra en los planes del técnico uruguayo y que el club ya ha advertido al futbolista y a su representante que no tendrá ficha si se queda en el Cartagena. Por eso, el club le ha pedido al jugador sevillano que se busque equipo.

No obstante, ningún equipo de Segunda B le pagará a Diego Segura la ficha anual que tiene en el Cartagena (ronda los 35.000 euros) y lo normal es que haya problemas más adelante, cuando llegue la hora de rescindir el contrato que une a ambas partes hasta junio de 2015. Cuando toque hablar de dinero, se verá la capacidad negociadora del nuevo presidente del consejo de administración, Javier Marco. Evidentemente, el club quiere evitar que se repita un caso como el de Rueda o el de Fernando Martín, jugadores que fueron despedidos a finales de agosto del año pasado y cuyas demandas acabaron en sendos juicios que el Cartagena luego perdió. El Efesé quiere llegar a un acuerdo con Segura y que su salida sea amistosa.

Su caso ha sido muy especial -y demasiado extraño-, ya que el '7' albinegro fue el mejor jugador del Cartagena la pasada temporada, junto a Florian. Jugó 34 partidos (30 de titular) y marcó un gol. Pato lo puso en el doble pivote y él se adaptó de una manera formidable. Se ganó la renovación y, en principio, iba a ser el catalizador del juego ofensivo con Tevenet. Pero no ha sido así. Este año solo ha disputado 10 partidos de titular (901 minutos) y su rendimiento ha sido muy bajo.