La Verdad
FC Cartagena

El Naval, la fábrica perdida

Uno de los muchos partidos que el Naval jugó en Tercera durante su larga historia. La imagen está tomada en Los Juncos, en noviembre de 1990. / ARCHIVO LA VERDAD

  • Del equipo de Los Juncos, vinculado primero al 'Consejo' y luego a la Bazán, salieron algunos de los mejores futbolistas locales de la historia

Los aficionados cartageneros que tienen más de 25 años seguro que recuerdan muy bien los tiempos en los que el campo de Los Juncos era la casa del fútbol base local. Y el Club Deportivo Naval, la fábrica de jugadores más importante de la comarca. Por el Naval pasaron siempre los talentos que luego explotaron en el Almarjal (a partir del año 88 en el Cartagonova), ya con la camiseta del primer equipo. Todo acabó hace 12 años. En junio de 2002, la fábrica del CD Naval dejó de producir talentos. Y el campo de Los Juncos, una vez cerrado, se transformó en la principal zona verde del ensanche cartagenero. Es el parque más concurrido de la ciudad.

El CD Naval se convirtió durante cinco décadas en un icono del deporte local. Se fundó un 15 de diciembre de 1943, como un equipo de empresa, asociado al Consejo Ordenador de las Construcciones Navales Militares, conocido en Cartagena como el 'Consejo'. Arrancó con mucha modestia, con el único objetivo de representar al astillero de Cartagena en los Campeonatos de España de España de empresas.

Pero muy pronto, en 1947, el 'Consejo' decide que el Naval pase a competir en categoría regional federada, ya que en sus primeros años de existencia siempre estaba peleando con las mejores empresas de España por el título de campeón nacional. De hecho, en 1945 fue campeón de España al vencer en la gran final -dispuatada en el estadio de Vallecas- al Altos Hornos de Sagunto (5-0, con goles de Paquito, Alcántara, Márquez y dos de Luján).

En su primer año en Regional, el Naval se procalama campeón de Liga, por delante del Lorca, el Cehegín y el Ilicitano. Y en 1948 asciende a Tercera División, donde compite los tres años siguientes con equipos como Guadalajara, Rayo Vallecano, Talavera, Conquense, Ávila, Orihuela, Alicante, Imperial, Mestalla y Castellón, entre otros.

El Naval bajó a Regional en 1951, pero lo que hizo a partir de esta década de los 50 es intensificar su labor con los equipos infantiles y juveniles, de tal manera que en muy poco tiempo se convirtió en todo un vivero. El Cartagena, un club que siempre optó por fichar jugadores de otras provincias y vivió mucho de los jóvenes futbolistas que venían aquí a hacer el servicio militar, poco a poco fue cambiando de política y empezó a mirar cada vez más al campo de Los Juncos, un recinto que por cierto en estos años 50 se llenaba hasta la bandera para ver los partidos del Naval, ya fuera el equipo de Tercera, el de Regional o el juvenil. Allí cabían 3.000 personas y fue inaugurado en 1946. Su pared del lateral de Wsell de Guimbarda y los árboles del fondo que daba a Reina Victoria le daban un aroma especial a los partidos que se jugaban en Los Juncos.

Muchos canteranos

Este fenomenal trabajo en las bases hizo que jóvenes navalistas empezaran a triunfar en el Efesé y que muchos de ellos incluso acabaran fichando por equipos de Primera o Segunda División. Fue el caso de Paquirri, Tatono, Pepe Egea, Jesusín, Santos, Añil, Sornichero, Nito y Miguel Egea. Antes, habían brillado Bala, Charri, Olivares, Brau, Máiquez, Paquito, Segura, Alcántara, Vizcaíno, Quesada, Cuervo, Pepín, Moya y Boni.

Lamentablemente, tras el descenso del Naval a Regional de 1957, el equipo desapareció y durante 20 años solo se trabajaron las categorías inferiores. Hubo una época en la que otros clubes de base del municipio hicieron de puente entre los juveniles y el Efesé. Fueron años de plomo para el sentimiento navalista. Pero en 1978, rebrotó una nueva ilusión. El Naval volvió a competir en Segunda Regional. Seis años después, en 1984, el Naval retornó a Tercera División con un equipo entrenado por Juan Antonio Donayo y en el que destacaban José Antonio Fernández, Eduardo Egea, Nario, Serrano, Madrid, Reverte y Antonio Vicente.

Y al año siguiente, en junio de 1985, el CD Naval tocó su techo, al convertirse en campeón de España de categoría sub 23. Tras ganar en la final al Oviedo, todo el mundo pensaba que muchos de los chavales de aquel Naval serían subidos por Mesones al primer equipo del Cartagena, donde ya estaban Pedro Cordero y Juanma. Sin embargo, solo uno se quedó en Segunda A, el central Paco Sánchez. Los demás se perdieron. En aquel Naval campeón jugaban el meta Cayuela, los defensas Isidoro, Ángel Requena y Alfaro, los medios Jaime, Estevi, Julián y Reverte y los delanteros Nario, Chechu, Aroca, Mota y Serrano.

Luego siguieron saliendo algunos buenos futbolistas del Naval, sobre todo del juvenil, pero a mediados de los 90 comenzó la decadencia del club. Y la instalación se fue abandonando. Así, a principios de siglo, la pelota dejó de rodar para siempre en el inolvidable campo de Los Juncos.