La Verdad
FC Cartagena

Paco Gómez: «Me siento engañado»

Paco Gómez, junto a Paco López, en una rueda de prensa en su etapa como presidente. / ANTONIO GIL / AGM
  • El expresidente del Efesé se mantiene al margen del fútbol, pero está triste por la forma en la que están transcurriendo los acontecimientos. El alicantino admite sentirse dolido con quienes le dijeron que el club quedaba en buenas manos

El lunes se empezarán a conocer los detalles del proyecto de Sporto Gol Man 2020 para el Cartagena. Eso y las conclusiones de este final de curso tanto en lo deportivo como en el resto de asuntos. Hay muchas dudas y preguntas sin contestar que en el inicio de la próxima semana podrán empezar a ser disipadas.

Javier Martínez debía ser quien los explique y detalle que planes tiene para el club en la próxima temporada y desde ese mismo momento habrá que ir dejando al pasado atrás y enfocando las miradas hacia el futuro. Lo hará la próxima semana. El presente, tras la última sesión de trabajo de los profesionales del pasado jueves, casi no existe. El presente es solo incertidumbre y ansiedad por conocer y ganar de creer.

Las dudas son generalizadas en la afición y en prácticamente todos los cartageneros, porque todos quieren ser optimistas y a la vez prudentes. No saben qué esperar. Hay una persona que además de la incertidumbre sufre una gran decepción en estos días.

Paco Gómez ha sido el responsable del proyecto albinegro en los últimos diez años. Lo fue hasta que estampó la firma en el contrato de compraventa por el que cedía la Sociedad Anónima a Javier Martínez. Para él era un desconocido que se comprometía a solucionar la deuda con Hacienda y a darle viabilidad al proyecto albinegro.

Gómez vive ahora alejado del fútbol o eso pretende. No quiere saber nada de un deporte, que le ha dado alegrías, tristezas y que le ha costado dinero hasta casi el final de su mandato. «Estoy dolido porque a mí me aseguraron que se vendía el club porque iba a quedar en buenas manos. Ese fue el motivo porque el firmé y ahora la verdad es que estoy viendo cosas raras. No habría firmado de saber como iba a ir la cosa» admite el empresario. Su dolor es importante porque considera que le han engañado personas en las que confió. «Ahora soy un mero espectador, pero sí que me duele porque me engañaron personas que contaban con mi confianza» comenta Gómez.

La figura de Florentino Manzano y su retorno al proyecto, al menos como consejero del nuevo dueño, no le provoca ningún tipo de comentario cuando se le pregunta por él. No quiere saber nada. Quiere alejarse de los malos recuerdos, aunque siempre mantendrá el cariño por el Cartagena y lo asume.

Su idea es distanciarse del mundo del fútbol y no prestar mucha atención a lo que ocurre. Eso sí, su deseo sigue siendo que al Cartagena le vaya bien. «De verdad que ya no quiero saber nada, pero sí que los que lleven al club lo hagan bien y que lo lleven arriba. Es lo único que deseo al que ha sido mi club tantos años». Lo dice con melancolía e intentando no pensar en ello.

Paco Gómez asegura que no conoce nada de los nuevos propietarios, pero sí habla del dinero que han puesto para cumplir con los trabajadores y también aprovecha para aclarar un asunto que le molesta. «Hasta ahora han pagado con el dinero de la taquilla del día del FC Barcelona y con lo que han recaudado en las jornadas en las que los abonados pagaron. Yo no vi ni un euro de la taquilla del día de la Copa. Este año he puesto dinero, pero de verdad que no me he llevado ni un euro de lo que se ha generado en la temporada» comenta rectificando a quienes dicen que el dinero de la taquilla frente al Barcelona fue a parar a sus manos. Está triste, pero intenta pasar página y zanjar cuestiones que le han dolido.

Los pagos

Paco Gómez ha sido una figura controvertida desde el mismo día en el que aterrizó en Cartagena. Sus palabras casi siempre han estado hechas desde el corazón y desde la vehemencia, pero las cifras son las cifras y se pueden interpretar, pero no cambiar. Es cierto que poco antes de vender definitivamente el club el empresario pagó una pequeña cantidad para hacer frente a la denuncia de Asier Goiría. Precisamente a ese fin, a cumplir con el jugador vasco, con el malagueño Manolo Gaspar y con Dimas Delgado se destinó polémica taquilla de la jornada copera más ilusionante de los últimos años. No haber pagado esa cantidad habría supuesto no poder darle refuerzos a Tevenet y la viabilidad de la entidad habría estado, ya en aquel entonces, muy en entredicho. También se usó el dinero para pagar la mitad del gasto de los autobuses y una parte de la deuda con el filial. Quedaron 30.000 euros para parte de la nómina de enero.

Con la cantidad generada en concepto de abonos se había pagado la otra mitad de los desplazamientos en autobús y lo que se debía de la anterior campaña en cuanto a las denuncias de exfutbolistas.

En cuanto al método de pago de las nóminas posteriores a su marcha del Cartagena hay matices importantes que hacer. Desde la llegada de Sporto Gol Man 2020 se han pagado a los jugadores y trabajadores dos nóminas y parte de la tercera. En números eso supone un pago de alrededor de los 166.000 euros más el 20% de la nómina de marzo.

Para realizar esos ingresos es cierto que se ha contado con parte de lo recaudado en las jornadas económicas. Una cantidad salió del choque disputado ante el Cádiz (liga regular) y ante el Real Avilés (fase de ascenso a Segunda División) han servido para afrontar la deuda con el personal. Alrededor de 70.000 euros es lo que se ha destinado al pago de las mensualidades invirtiendo el dinero que abonados y espectadores pagaron. El resto hasta llegar al total es lo que ha depositado el nuevo dueño del Cartagena destinado a cumplir con sus trabajadores en estos meses.