La Verdad
FC Cartagena
Mariano Sánchez durante el homenaje. / ANTONIO GIL

Capitanes de tres generaciones en un acto sencillo y emotivo

  • «Seguro que me he perdido muchas cosas, pero todo el sacrificio lo doy por bueno, ya que ésta ha sido la experiencia de mi vida», señaló el eterno capitán del Efesé

Como si de una metáfora de su propia carrera deportiva se tratara, el acto de despedida de Mariano Sánchez fue sencillo y emotivo. Duró media hora. Ni demasiado largo ni demasiado corto, como su andadura profesional. Capitanes de tres generaciones albinegras estuvieron en la sala, Perico Arango (1975-1984), Sívori (2003-2008) y el propio Mariano Sánchez (2008-2014). Y puede que sean cuatro, ya que Mariano Sánchez dejó muy claro que Sergio Jiménez debe ser su sucesor natural en el club. El chico de Los Belones es el futuro. Y Carlos David, a quien Mariano Sánchez renovaría cuanto antes, es el presente. Ambos estaban en la sala, junto al resto de la plantilla, cuerpo técnico y empleados del FC Cartagena.

¿Cuál es el secreto para aguantar nueve años en un mismo equipo en un fútbol cada vez más cambiante e inestable? «Trabajar, ser humilde y anteponer el fútbol a la familia. Seguro que me he perdido muchas cosas, pero todo el sacrificio lo doy por bueno, ya que ésta ha sido la experiencia de mi vida. Estar tanto tiempo en el Cartagena es compromiso y cariño a unos colores. Y yo veo que en este vestuario hay varios sustitutos. Tengo a dos personas en la cabeza [se refería al canterano Sergio Jiménez y a Carlos David] y no hace falta decir sus nombres. Todos sabéis de quién estoy hablando. Si conseguimos el ascenso, será mucho más fácil que los dos sigan y tomen mi relevo. Al menos, uno de ellos lo cogerá. Estoy seguro», dijo.

Sobre sus nueve años en el club, indicó que «hemos tenido de todo, ya que lo cierto es que después del Vecindario, pasamos un par de años duros. Tras el ascenso de Alcoy, vivimos la mejor etapa del fútbol cartagenero en toda su historia. Y ahora, el club está en un punto de inflexión importante. La afición y los estamentos públicos tienen que volcarse para que este nuevo proyecto salga. El club necesita encontrar una estabilidad que nunca ha tenido y, si todos remamos juntos, será mucho más fácil conseguir un FC Cartagena sólido, fuerte y con futuro».

Hubo presencias muy destacadas en el adiós de Mariano Sánchez, tales como la de Sívori, «mi primer capitán en el Cartagena»; la de Txiki, con quien vivió el ascenso y los tres años de Segunda; y la de Javi Matía, capitán del Futsal Cartagena, quien es cuatro años mayor que él. De momento, el cántabro sigue en activo. Estuvieron los padres, hermanos y tíos del gran protagonista de la mañana, quien se llevó una camiseta firmada por todos los presentes. Se la entregaron Paco López, Cristina Bustillo, Fran de Paula, Pedro Reverte y Luis Tevenet. Por cierto, su entrenador, que ayer cumplió 40 años, rompió el protocolo y se levantó para aplaudir al capitán tras su primer discurso. Eso hizo que todo el mundo se levantara de sus sillas.