La Verdad
FC Cartagena

Paco Gómez. / efe

Paco Gómez redujo a la mitad el capital social sin avisar a nadie

  • El CSD pregunta por qué las acciones bajaron un 50% en diciembre de 2011, solo medio año después de la conversión del Cartagena en SAD

Los nuevos propietarios del Cartagena, Javier Martínez y sus socios de Sporto Gol Man, van a tener que armarse de paciencia para recibir el 'ok' definitivo del Consejo Superior de Deportes (CSD), quien lleva ya ocho semanas analizando la documentación que le han mandado desde Cartagena relativa al acuerdo de compraventa del Efesé, firmado ante notario el pasado 11 de marzo. Cada semana, en el CSD descubren algo nuevo. Y eso está ralentizando todo el proceso. Mientras tanto, la situación de interinidad de Sporto Gol Man en el club cartagenero sigue prolongándose.

Lo último que han descubierto en Madrid ha sido que el anterior presidente, Paco Gómez, ordenó reducir a la mitad el capital social de la SAD albinegra en una Junta General Extraordinaria celebrada el 30 de diciembre de 2011, con el equipo todavía en Segunda A. Sin avisar a nadie -ni al CSD ni a la LFP ni a los propios directivos del club, más allá de su mano derecha Manolo Grau-, Gómez decidió disminuir el valor nominal de las acciones, en la cantidad de 3.850.000 euros, «con la finalidad de restablecer el equilibrio entre el capital y el patrimonio neto de la sociedad disminuido por consecuencia de pérdidas», alegaron los abogados de Gómez tras aquella secreta operación.

Además, el valor nominal de las acciones (que habían costado mil euros en julio de 2011) pasó a ser de 500 euros solo seis meses después, en enero de 2012. Y el CSD, alertado ante las sorpresas que está deparando la revisión de documentación, ha pedido explicaciones al club, tal y como pasó hace unas semanas, cuando averiguó que el verdadero dueño del FC Cartagena SAD no era Paco Gómez, sino un empleado suyo de toda la vida, Félix Lozano, quien a su vez es el administrador único de Bahía de Guardamar, una de las cuatro empresas que compró acciones del club.

«El capital social fijado por el CSD en primera instancia era de 7,7 millones de euros, que era el doble de los 3,8 millones que el Cartagena debía. Casi toda esa deuda era del club a la persona de Paco Gómez, heredada de las seis temporadas en Segunda B, de 2003 a 2009. Pero el verdadero valor de la SAD era mucho menor. El Cartagena no valía 7,7 millones. Lo que los asesores de Paco [Gómez] decidieron a finales de 2011 fue reducir a la mitad ese capital social, al entender que la deuda ya estaba pagada. No entro a valorar si estuvo bien hecho o si era el momento de hacerlo», explicó ayer a este periódico Salvador Rincón, abogado de Paco Gómez durante sus años en el Efesé.

Temas