Lorena Luján: «Munúa está seguro: rendirán un 30% más si comen mejor»

Lorena Luján, ayer en las oficinas del Cartagonova, con un plato de fruta. / antonio gil / agm
Lorena Luján, ayer en las oficinas del Cartagonova, con un plato de fruta. / antonio gil / agm

«Fallamos en la hidratación y haremos seguimientos cada semana; el jugador puede sufrir calambres e incluso lesionarse»

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Entra y sale continuamente del estadio Cartagonova. Pasa totalmente desapercibida. Muy pocos aficionados saben quién es Lorena Luján (Cartagena, 1988), pero su trabajo, invisible, es fundamental para un equipo de fútbol. Habla día a día con el entrenador Gustavo Munúa y con el preparador físico Félix Martínez. Está presente en las charlas y, de hecho, muchos futbolistas la miran con miedo. Los tiene a todos a raya. Firmes. Estudió en Carmelitas y luego encaminó su futuro hacia la Universidad de Alicante. Allí continuó su formación, para después ponerse manos a la obra en la escuela de fútbol de Santa Ana. Desde octubre de 2016, Luján, apasionada de las carreras de montaña, es la nutricionista de la cantera del Efesé, y desde ayer oficialmente también lo es del primer equipo, aunque ya echaba una mano anteriormente. Ahora tendrá más presencia en el vestuario albinegro. Hoy, a las 20 horas, imparte un taller en la escuela de Agrónomos de la UPCT, dentro de unas jornadas de formación organizadas por la Fundación del Cartagena, la UPCT y la AFCT, y dirigidas a padres, tutores y entrenadores, para darles pautas.

«Los días de partido evitamos el trigo. Puede generar inflamación. Mejor el puré, fácil de digerir»

-Lleva más de dos años trabajando en las bases del club, desde que se creó el departamento. ¿Qué ha conseguido mejorar en este tiempo?

-Hemos conseguido que los chicos sean conscientes de lo importante que es la alimentación en el deporte. Transmitir la influencia que tiene lo que comes antes y después de los entrenamientos y los partidos. No es fácil acertar con la alimentación cuando tienes que recuperar energías después de un esfuerzo así. Antes, en las bases, en Ciudad Jardín, los niños comían casi lo que pillaban, en alguna confitería en ese momento. No es lo correcto y en eso hemos hecho hincapié en este tiempo, con charlas a los diferentes entrenadores de cada categoría. Nos hemos centrado más en la cantera, aunque esta temporada ya estoy más en contacto con el primer equipo. La nutrición también se entrena.

«Tenía que ponerse las pilas. Es constante, ha mejorado en la hidratación y se siente mejor»

-¿Cómo?

-Un futbolista tiene que darle prioridad a los hidratos de carbono de absorción lenta, como la pasta, el arroz y las patatas, antes de jugar un partido. Lógicamente, hay que evitar los alimentos envasados. No benefician en nada. Todo lo contrario a los vegetales. Pero en los partidos que hay nervios de más es importante eliminar esa concentración de fibra. Después de los noventa minutos, los jugadores toman mucha proteína, porque ayuda al cuerpo a recuperarse muscularmente. Hay un error muy común: pensamos que la fruta después de un entrenamiento es buena. Estamos inculcando que, llevado al desgaste deportivo, con eso no es suficiente. El típico bocadillo de toda la vida es más productivo.

-¿Cómo es su día a día en el Efesé?

-Organizamos muchas charlas en la cantera, a los diferentes equipos. Pero ahora, para llegar mejor y a todo el mundo, formamos a los entrenadores. Ellos son el hilo conductor, para dar las pautas correctas y que todos sigamos la misma filosofía. Poco a poco, en Ciudad Jardín vemos que los chavales rinden mucho más. Hay una disciplina y se nota en las segundas partes, cuando no aparece la misma fatiga. En el primer equipo hacemos exactamente lo mismo: les doy charlas a los jugadores para que comprendan que la nutrición forma parte de su rendimiento, ayuda a tener menos lesiones y se evitan menos fatigas.

«Cometerán algún 'pecado' y no pasa nada. Van en buena línea pero cuidado con las grasas»

-¿Solo con charlas?

-No. Les hacemos análisis, para medir su complexión corporal y ver en qué fallan y qué tipos de alimentos les benefician más por sus características. Con el análisis en la mano, les preparamos un menú individual. En general, los Aketxe, Santi Jara, Moyita y compañía siguen la misma línea: evitan los procesados y les digo que defiendan el guiso de toda la vida, el de casa. Legumbres, pasta, estofados, carne a la plancha... Todo lo que hacen en el partido está previamente estudiado, no se inventa nada. Cada uno lleva su rutina. Los días de partido, evitamos el trigo. Puede generar inflamaciones. Hay que elegir mejor otros, de fácil digestión, como patatas, ya sean cocidas, asadas o en puré. También arroz, sobre todo, con pocas verduras, y algo de carne o pescado. Y dos horas antes, siempre.

-¿Qué jugador le ha sorprendido?

-De ahora en adelante vamos a hacer un seguimiento más específico a la plantilla. Antes solo pasaban por la consulta [que tiene en la calle Juan Fernández] los que tenían más necesidades. Como vemos resultados, y no hay inflamaciones, vamos a trabajar con todos a partir de ahora. Aketxe lo está haciendo muy bien, por ejemplo. Es una persona constante e implicada. Hemos mejorado ciertos aspectos de su día a día, como la hidratación, y él se siente mejor. Es un claro ejemplo de progreso. Tenía que ponerse las pilas, eso es cierto. Así rinde mucho mejor.

-¿En qué va consistir ese seguimiento específico a la plantilla?

-Vamos a hacer un seguimiento semanal a los futbolistas, a fin de evitar las inflamaciones tras los partidos. Vamos a darles facilidades, que nos expliquen cómo cocinan en casa y de qué manera podemos ajustarlo a lo que necesita cada uno. Antes de que se marchen de vacaciones, vamos a explicarles lo importante que es la hidratación, con una charla de veinte minutos. Fallamos mucho en ese aspecto. Pasamos de no beber agua a hincharnos. Así generamos retenciones de líquido, fatiga, pérdida de electrolitos y, a su vez, generamos ansiedad por ciertos nutrientes, como dulces y salados. Tienes más antojo por eso. El rendimiento baja a niveles brutales. El futbolista puede padecer calambres e incluso lesionarse por culpa de una mala gestión de la hidratación. Hay que beber, y durante todo el día, no cuando nos acordamos por la noche. Es algo general, en toda la población. Vamos a hacerles mediciones para que, durante un partido, sepan qué cantidad deben beber.

-¿Qué porcentaje de importancia tiene la alimentación?

-Más de un 80%, desde luego. La alimentación te da energía. Soy puntillosa y tiendo a asustar cuando los jugadores me ven aparecer. «¡Lorena, que lo estoy haciendo bien!», me dicen. Actualmente estoy en contacto con Gustavo Munúa y con Félix Martínez. Son las personas más cercanas a los jugadores, de ahí esa sinergia entre los tres. Munúa me ha dado un apoyo muy grande. Tiene las ideas claras y se nota que viene de clubes profesionales: sabe de la importancia de la nutrición y lo ha experimentado. Está totalmente convencido de que si mejoramos la alimentación de los jugadores, el rendimiento va a subir un 30%. Me ha dado esa parte de apoyo. Entre los tres, queremos sacar el rendimiento del futbolista al completo.

-Llega la Navidad... ¿Les dará un respiro a los futbolistas?

-No hay que preocuparse. Cometerán algún 'pecado' y deberán tener cuidado con las bebidas alcohólicas y las grasas saturadas. Al final, se asume que estamos en vacaciones y puede pasar. Pero llevan una buena línea durante toda la temporada y pueden hacerlo. No pasa nada.

Más

 

Fotos

Vídeos