Fútbol | FC Cartagena

Belmonte: «El míster nos ha pedido gente con experiencia»

Paco Belmonte, presidente del FC Cartagena, el pasado viernes en la tienda del club. /J. M. RODRÍGUEZ / AGM
Paco Belmonte, presidente del FC Cartagena, el pasado viernes en la tienda del club. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

«No hemos subido porque no estuvimos bien en los momentos claves. En el 'playoff' no hemos estado cerca de ascender», explica Paco Belmonte, presidente del Fútbol Club Cartagena

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Será que los golpes endurecen y los tres revolcones que se ha llevado, uno detrás de otro, en los tres últimos 'playoff' de ascenso no logran borrar por completo la sonrisa a Paco Belmonte (Murcia, 1977). Se le ve fuerte. Eso aparenta, al menos. Cansado, pero animado. No pasan diez segundos sin que su móvil se encienda. Mensaje o llamada. Llamada o mensaje. Es viernes al mediodía y el agotamiento de quien vive 15 horas al día pegado al teléfono es más que evidente. La tarde anterior salió una hora a correr por Cabo de Palos y al volver a casa tenía 78 mensajes nuevos de WhatsApp. Son días de vértigo para el dueño, presidente y director deportivo del FC Cartagena.

-¿Cree que esta plantilla ha sido la mejor de su etapa en el Efesé?

-Sin duda. No hay discusión. En Segunda B es muy difícil hacer una plantilla tan compensada y con tantos recursos como la que hemos tenido este último año.

-¿Era la mejor de las 80 de los cuatro grupos de Segunda B, junto a la del Racing de Santander?

-Para mí, sí.

-¿Y entonces cómo me explica que el equipo ni haya sido primero de grupo ni haya ascendido?

-No hemos ascendido porque en los momentos claves no hemos estado bien. Nos atascamos en esos seis partidos de la Liga regular, tal vez confiados en que el primer puesto estaba hecho y en que éramos muy superiores a los rivales. Y en Segunda B ese exceso de confianza se paga caro. Tardamos mucho tiempo en reaccionar. Y luego en el 'playoff', sinceramente, no hemos estado cerca de ascender. En los momentos importantes no hemos estado a nuestro nivel.

-Solo van a seguir entre tres y cinco jugadores, pero sí continúa el técnico, Gustavo Munúa. Deduzco que la responsabilidad de lo sucedido, en su opinión, es mucho más de los futbolistas que del entrenador y su cuerpo técnico. ¿Es así?

-Se van a producir muchos cambios por una serie de circunstancias que confluyen en este momento. Tenemos seis jugadores cedidos y otros seis terminaban contrato. Y luego hay otros cuatro o cinco que salen porque entendemos que se termina un ciclo. Han rendido bien y han hecho muchas cosas por el club, pero al final llevan tiempo aquí y no hemos conseguido el objetivo común de ascender. De los cedidos, queremos que sigan Joao Costa, Josua Mejías y Moyita. Y de los que terminan contrato hemos renovado a Cordero y Ayala. Después están los casos de los jugadores que cumplen un ciclo y queremos que salgan. Al final, se juntan 14 o 15 jugadores que tienen que marcharse. Y creemos que podemos sustituirlos con otros de plenas garantías.

-Jesús Álvaro y Antonio López han dicho que en cuanto se confirmó la renovación de Gustavo Munúa tomaron la decisión de irse. ¿Ha pasado algo grave en el vestuario este año y no nos hemos enterado?

-Que yo sepa, no. Y si hubiera pasado, yo lo sabría. Recuerdo que Sergio Jiménez, al irse, hizo unas declaraciones parecidas. El míster es muy exigente y a determinados futbolistas no les gusta ese nivel de exigencia tan alto los siete días de la semana. No sé si las reflexiones de estos jugadores vienen por ahí y no sé si esa característica de Munúa es buena o mala. A mí me parece buena, desde luego.

En 4 frases

Munúa
«Es muy exigente y a determinados jugadores no les gusta esa exigencia los siete días de la semana»
Fichajes del Murcia
«No los traemos porque sean del Murcia. Quieren venir, los conocemos bien y están adaptados a la zona»
Elady
«Por 150.000 euros no se va a ir. Es la oportunidad de su vida, pero no lo vamos a regalar, aunque le fastidie»
Toché
«Es nuestra prioridad y quiere venir, pero estamos lejos todavía y no vamos a hipotecar el club»

-¿Este año ha sido un fracaso?

-No. Ha sido una decepción no ascender, pero hemos disfrutado muchísimo esta temporada y durante muchas fases de la Liga el equipo jugó muy bien. Empezamos 80 equipos y suben 4. Es muy difícil ascender.

-El curso pasado acabaron campeones y se quedaron a 27 segundos de ascender. El entrenador tenía contrato y optaron por rescindirlo. Este año, sin ser campeones y quedándose mucho más lejos de subir, han renovado al entrenador, que no tenía contrato. Todo al revés. ¿Qué ha cambiado de un caso a otro?

-Con Alberto [Monteagudo] la situación estaba crispada. Las dos partes nos entendíamos y la confianza en su trabajo era total. Pero existía esa crispación en el entorno. Con Gustavo [Munúa] es distinto. La sintonía que tiene con la afición es buena y tenemos margen de mejora con él. Gustavo nos puede aportar la temporada que viene mucho más de lo que nos ha dado este año, una vez que ya conoce el grupo, el entorno y la idiosincrasia del club. Seguro que vamos a crecer de su mano.

- Viene Fucile y pueden llegar, entre otros, Chumbi y Toché. ¿La idea es apostar este año por una plantilla con gente más veterana?

-Sí. La idea es esa. Para los partidos de verdad vamos a necesitar futbolistas de verdad. Si no es así, no subes. De nada sirve meterle seis al Ibiza o ganar 1-3 en La Condomina, si al final cuando tienes que estar no estás. Buscamos gente con jerarquía, veteranía y aplomo. Hemos jugado ya siete eliminatorias de 'playoff' de ascenso en estos tres años y creemos que nos ha faltado eso. Hacemos plantillas con talento, versatilidad y jugadores de clase. Ahora, el míster nos ha perdido experiencia y saber estar en los momentos importantes. Si somos capaces de sumar esto a lo que ya tenemos, entendemos que el ascenso estará mucho más cerca.

-Estamos asistiendo a un cambio de ciclo, con la marcha de Moisés, Rubén Cruz, Jesús Álvaro y Cristo y la probable salida de Aketxe y Óscar Ramírez. ¿Con estos jugadores se tenía que haber ascendido?

-Sí. Hemos perdido una oportunidad y ellos lo saben. No es fácil mantener a un futbolista cuatro temporadas seguidas en un mismo club en Segunda B y nosotros hemos apostado fuerte por todos ellos. Esto es que como un divorcio. Creíamos que lo teníamos todo para ser felices y durante mucho tiempo lo hemos sido. Pero el final no ha sido el esperado y hay que separar nuestros caminos. Había jugadores con la batería a cero, que tenían que salir obligatoriamente. Y el club necesitaba también que se fueran. Había que cambiar de ciclo.

-Gonzalo, Limones y Míchel Zabaco, descartados por usted, han subido a Segunda. ¿Esto le afecta?

-A Limones le felicité el otro día. A Zabaco le deseé suerte tras el partido de Ponferrada. Y Gonzalo Verdú es de los que manda mensajes de ánimo en cada palo duro y yo se lo agradezco. No me lamento de que ellos lo hayan conseguido. Es normal que si cada año cambiamos a 14 jugadores, por pura lógica matemática, alguno suba. Son tres jugadores buenos que fueron a buenos equipos. Y seguro que alguno de los que se va ahora la rompe este año. Estas son las cosas del fútbol.

-¿Es un bálsamo para usted que la respuesta de la afición ante estos batacazos sea tan distinta a la del Cordobazo, Vecindariazo o Caudalazo, cuando incluso se ponía en duda la continuidad del proyecto?

-Sin duda que lo es. La forma que tiene la gente de levantarse ante estos golpes es admirable. Este año hemos vivido cosas muy bonitas. La remontada ante el Castilla no la olvidaremos nunca. Y cuando en el primer partido de Liga llegue el primer córner y nos pongamos con la 'haka' nos vamos a dar cuenta de que la [temporada] 18-19 nos ha dejado cosas muy chulas. Eso ya es una ventaja competitiva con respecto a nuestros rivales. La gente ya es del Cartagena, antes de que del Madrid o del Barça, y presume de serlo. Antes te daba un poco de vergüenza, por aquello de las deudas y los líos que eran casi constantes. Hoy [por el viernes] bajando a mis perros en Cala Flores, el del camión de la basura me ha gritado que cuándo sacamos los carnés. Que él ya se quiere abonar.

-Lo veo animado...

-Lo estoy. Estamos ante el mejor Cartagena de la historia, aunque saliendo de mi boca pueda quedar feo. Somos un club modélico, de referencia en Segunda B. La gente presume de que su equipo paga y quiere ser de ese Cartagena que le quita jugadores al Murcia, que siempre está entre los cuatro primeros y que siempre juega el 'playoff'. Estamos entre los tres equipos con más puntos sumados en Liga regular en las tres últimas campañas. Esto es cojonudo. Y es muy diferente a lo que nos encontramos al llegar a Cartagena en 2015. Hemos avanzado mucho en el camino, aunque es cierto que nos falta el ascenso. Es obvio.

-¿Esto se nota en el mercado?

-Sí. Hay futbolistas que me escriben directamente, sin representante ni nada, porque quieren venir. Hay jugadores que acabaron el 'playoff' la semana pasada y tienen oferta de renovación de su club encima de la mesa. Pero no la firman hasta saber si nosotros estamos interesados en ellos o no. Da gusto. Esto denota que somos un equipo señor de la categoría.

-¿El hecho de continuar en Segunda B significa que hay que olvidarse de la ciudad deportiva?

-Estoy seguro de que en la temporada 19-20 vamos a dar pasos y así se lo he transmitido a la vicealcaldesa, Noelia Arroyo. La ciudad deportiva de los 5 millones de euros tiene que esperar, pero a partir de septiembre nos tenemos que poner en marcha. Cartagena tiene que tener un centro de entrenamiento chulo, para la cantera y el primer equipo. E insisto en que el sitio y el proyecto del FC Cartagena para la ciudad deportiva está listo. Solo falta ascender y disponer del dinero suficiente para acometer la obra.

-¿Ve posible superar los 615.000 euros ingresados este año en patrocinios privados y públicos?

-Estoy segurísimo de que vamos a superar esa cantidad. Hay muchísimos empresarios que no están con nosotros y quieren sumarse.

-Me pinta usted un panorama idílico, pese a que va a comenzar su quinto proyecto en Segunda B. ¿No hay fecha de caducidad? ¿No teme que la gente acabe por cansarse?

-Tanto los aficionados como los patrocinadores son inteligentes. Y valoran lo que se hace. Eso podría pasar si la gente viera que nos abandonamos o que vamos a hacer una plantilla para ser octavos. Pero el Cartagena va a poner toda la carne en el asador para volver a hacer una gran plantilla y luchar por estar entre los cuatro primeros.

-Ya no habla de ser campeón y ascender. Se refiere a terminar entre los cuatro primeros. ¿Y eso?

-Hay siete u ocho equipos que vamos a estar muy parejos. Vamos a luchar, pero no te puedo decir que vamos a ser campeones porque este año va a ser mucho más dificil. El objetivo a 30 de junio es subir. Pero no queremos presionarnos de más hablando del primer puesto a 7 de julio. Quizás seamos el cuarto o quinto presupuesto del grupo IV. Badajoz, Córdoba, Melilla, Sevilla Atlético y Melilla, si al final está en el grupo, van a gastar más dinero que nosotros, que vamos a volver a estar alrededor de los 1,9 millones de presupuesto.

-¿No percibe agotamiento?

-Para nada. Seguimos estando en crecimiento. Estoy seguro de que el Cartagena va a tener entre 7.300 y 7.400 abonados. No veo un escenario en el que perdamos mil socios. Al revés, yo creo que vamos a tener más.

-¿Ve como una amenaza el proyecto en Tercera del Cartagena FC, de Gómez Meseguer? ¿Cree que ambos equipos podrían cohabitar si ellos ascienden a Segunda B?

-No he hablado mucho de ese proyecto desde que llegamos. Y prefiero seguir así.

-El juvenil y el filial han sufrido de lo lindo esta temporada. Entiendo que ambos se van a potenciar.

-Sí. En el juvenil vamos a dar un salto y creemos que se puede luchar por el ascenso a División de Honor, aunque tampoco es una obsesión personal. De juveniles para abajo es la selva. A nosotros nos quitan jugadores el Mallorca, el Valencia o el Granada. Y al Leganés se los quita el Madrid o el Atlético. Y estás vendido. Con un cambio de residencia se van. En cuanto al filial, nuestro jugador 21 y 22 de la primera plantilla tienen que ser del B. Eso nos ahorra un dinero en fichas que se puede destinar al presupuesto del filial, que es de 130.000 euros.

-El verano pasado vinieron Santi Jara, Elady y Orfila. Este año ha llegado Forniés, posiblemente fichen a Chumbi y han negociado con Charlie Dean. ¿No hay más equipos en el mundo aparte del Real Murcia?

-No es algo buscado, aunque es posible que en estos cuatro años sea el club del que más jugadores hemos fichado. El Murcia es un equipo grande de Segunda B y tiene grandes jugadores. Además, sus circunstancias económicas hacen que no puedan pagar fichas muy altas y están sacando jugadores. Y son futbolistas que quieren quedarse en esta zona. Y eso es una ventaja. No los fichamos porque sean del Murcia. Los fichamos porque los conocemos, están adaptados a la Región y quieren venir al Efesé.

-¿Por cuánto dinero se irá Elady?

-Por 150.000 euros no se va a ir del Cartagena. Encontrar a un jugador de banda que nos dé 21 goles es imposible. No podemos regalarlo, por mucho que le fastidie a él. No concibo que pueda tener un acto de rebeldía, entre otras cosas porque se lo corto en cinco minutos. Entiendo que es la oportunidad de su vida y no voy a perjudicarle. Creo que esta semana, al final, vamos a encontrar una solución satisfactoria para todas las partes.

-¿Va a venir Toché?

-Él tiene una oferta nuestra encima de la mesa. Me consta que quiere venir, pero todo va despacio. Estamos lejos aún y tiene que rescindir en el Oviedo, donde tiene un salario alto. Es nuestra prioridad, pero no vamos a hipotecar el club para que venga Toché. No podemos volvernos locos.