«Nos merecimos los tres puntos»

Munúa, de pie, silbando a uno de sus jugadores. / antonio gil / agm
Munúa, de pie, silbando a uno de sus jugadores. / antonio gil / agm

Munúa, que acabó afónico de los gritos, asegura que el Efesé «propuso más» que el San Fernando, «fuerte y duro» pero con llegadas «puntuales»

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Gesticuló como siempre, pero gritó como pocas veces se ha visto esta temporada. Por eso, anoche, el entrenador del Cartagena Gustavo Munúa tenía la voz agrietada en la rueda de prensa posterior a la victoria de su equipo ante el San Fernando (2-0). El cuadro isleño exigió tanto a los albinegros que quedó evidenciado en la garganta del técnico uruguayo. «Buenas noches, ya ni me sale la voz», soltó delante de los micrófonos, antes de analizar la victoria, la cuarta consecutiva en el estadio Cartagonova, tras las ya logradas anteriormente ante Sanluqueño (3-0), Badajoz (1-0) e Ibiza (6-0). Doce goles a favor y ninguno en contra. Muy meritorio.

Si la voz del charrúa terminó perjudicado, en parte fue por el hecho de que el Cartagena se encontró delante a «un rival fuerte y duro, que tenía muy clara la manera de plantear el partido». El San Fernando lo hizo con unas líneas muy adelantadas (la retaguardia, que rozó la matrícula de honor, no se movía del centro del campo), reflejada en una salida de balón albinegra menos aseada de lo habitual.

«Nos presionaron muy arriba, replegaron bien y rápido y nos hicieron sentir muy incómodos», hasta el punto de que los futbolistas entrenados por Herrera hicieron desaparecer del mapa a los talentosos Julio Gracia y Moyita y al peleón Aketxe. No hubo rastro de la mejor versión del Efesé, apático, menos dinámico y alegre que en jornadas anteriores.

«El equipo supo insistir, madurar e interpretar el partido para desgastar al San Fernando»«El rival nos presionó muy arriba; replegaron bien y rápido y nos hicieron sentir muy incómodos» Gustavo Munúa Entrenador del Cartagena

Munúa también se detuvo a destacar «el poderío aéreo» del San Fernando, con futbolistas de gran talla como los centrales Colo y Oca, que mantuvieron a raya al frente de ataque albinegro. «Son fuertes hasta en los saques de banda, con Pau [Franch] buscando la segunda jugada [y el bigardo Buba Bakari, en la segunda parte]. En esas situaciones se sintieron cómodos, porque creen en ellas y al rival le hacen pasarlo mal. Si ganaban esos balones, nos lo podían poner complicado. No podíamos entrar en ese juego directo», dijo Munúa. De ahí que el Cartagena, pese a las dificultades, nunca renunciara a sacar la pelota jugada desde atrás.

Seriedad y contundencia

Lógicamente, «a medida que fueron pasando los minutos» esa presión tan alta del San Fernando desvaneció. Y ahí la aprovecharon los Gracia, Moyita, Vitolo y compañía, para dar un paso adelante en el tramo final de la primera parte y en el segundo acto. El equipo pisó más el área, con verticalidad y velocidad en la circulación de balón. «Estuvimos muy serios y contundentes. Vi jerarquía en los jugadores,que supieron interpretar y madurar el partido para desgastar al rival».

El preparador uruguayo no comentó el hecho de que tardara 71 minutos en mover el banquillo, lo que desatascó el partido de manera definitiva. «Seguimos dando saltos y creciendo. Nos llevamos tres puntos más que merecidos. Ellos, salvo a balón parado y algo puntual, no tuvieron ocasiones claras. Nosotros sí. Si había un ganador justo, era el Cartagena por su propuesta de insistir», aseguró.

 

Fotos

Vídeos