Fútbol | FC Cartagena

En Melilla, por los pelos

Elady Zorrilla, en el partido de la primera vuelta ante el Melilla. / pablo sánchez / agm
Elady Zorrilla, en el partido de la primera vuelta ante el Melilla. / pablo sánchez / agm

Una avería en el avión tuvo a la expedición del Efesé cuatro horas en la terminal de Málaga, pero el partido se jugará hoy con total normalidad

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Sigue la maldición del Cartagena en sus viajes a Melilla. Ni siquiera saliendo el viernes y planificando un desplazamiento con escala en Marbella, más propio de Primera que de Segunda B, pudo librarse el Efesé de los habituales sustos que proporcionan las complicadas visitas a tierras norteafricanas. Tan mal se puso la cosa ayer por la tarde que incluso se puso en duda que el partido ante el Melilla pudiera jugarse este mediodía en el Álvarez Claro, ya que la expedición albinegra se quedó tirada durante cuatro horas en la terminal del aeropuerto de Málaga y nadie supo durante ese tiempo si el equipo podría volar o no hasta la ciudad norteafricana.

A las 16.45 debía partir el vuelo Málaga-Melilla, de la compañía Iberia, que iba a trasladar a los futbolistas del Efesé hasta Melilla, donde hoy se enfrentan al tercer clasificado, en lo que es el partido de la jornada del grupo IV. Sin embargo, el avión se rompió y tocó esperar. Resulta que en el aeropuerto de Melilla no hay luz artificial y no se puede aterrizar de noche. Por tanto, si el avión no despegaba de Málaga antes de las 19.00 horas (el trayecto es de unos 40 minutos), ya habría que posponer el vuelo a la mañana del domingo.

Sin embargo, a las 19.40 horas finalmente llegaba un segundo avión a Málaga y la expedición ponía rumbo a Melilla. Llegaron, ya de noche, a las 20.30 horas. Pero al fin y al cabo llegaron. Quedaron concentrados en su hotel y el encuentro se jugará, como estaba previsto, a las 12.00 horas. En el caso de que el Cartagena finalmente se hubiera quedado en tierra, el equipo habría hecho noche en un hotel cercano al aeropuerto de Málaga y volado este domingo por la mañana, por lo que el encuentro, previsto para las 12.00 horas, se hubiera pospuesto a la noche. Ya pasó algo parecido hace unas semanas cuando visitó Melilla el Talavera, también porque se averió su avión, y aquel encuentro acabó jugándose a las 20.00 horas del domingo.

Afortunadamente, no hay que cambiar los planes. Los albinegros han podido descansar convenientemente durante toda la noche en el hotel y no hay excusas, más allá del contratiempo que supuso pasar la tarde esperando en la sala de embarque del aeropuerto de Málaga. «El viaje no es excusa. Tampoco el estado del césped. Sabemos que el campo no está en muy buenas condiciones y que es más pequeño que el nuestro. Pero hay que adaptarse a todo y competir como lo estamos haciendo, ante un rival que es muy bueno y que lleva arriba todo el año», comentó Gustavo Munúa, entrenador del Cartagena, en la previa de un partido que puede dejar al Melilla a diez puntos de los albinegros.

Tres regresos

En el Cartagena se dan por seguros los regresos de Vitolo, Julio Gracia y Óscar Ramírez al 'once' titular. Fito Miranda y Orfila volverán al banquillo y está por ver quién sale para que entre Julio Gracia. Moyita, Santi Jara y Cordero son tres jugadores para dos puestos. Uno de ellos será reserva hoy en el Álvarez Claro. Elady y Aketxe son fijos arriba. Luis Mata, Carrillo, Rui Moreira y los lesionados Josua Mejías y Paim se han quedado fuera de una convocatoria en la que repite Cristo Martín.

El conjunto de Munúa llega a su campo maldito en uno de los mejores momentos de su historia, tras once partidos sin perder (nueve victorias y dos empates) y siendo el mejor equipo de España, junto a Barça y Atlético de Madrid B, en las diez últimas semanas. Ha sumado 26 puntos de 30 posibles, marcando 19 tantos y encajando solo 4.

Por su parte, el Melilla afronta el duelo como una final. El club ha pedido a la afición que responda en una mañana en la que los de Carrión pueden volver a meterse de lleno en la pelea por el primer puesto. Y lo ha hecho, a través de su web oficial, de un modo peculiar. «Lo ideal sería, si no es mucho pedir, que la afición correspondiese en las gradas, ya que ese aliento único ha de conseguir que el todopoderoso Cartagena vuelva a caer en su plaza maldita», se puede leer en la web oficial de la entidad melillense. Su única baja es Jordi Ortega.