Fútbol | FC Cartagena

Melilla, una 'bestia negra' en el camino

El goleador Yacine, ahora en el Elche, pugna un balón con Cordero, en la victoria del Melilla en el Cartagonova, en octubre./PABLO SÁNCHEZ / AGM
El goleador Yacine, ahora en el Elche, pugna un balón con Cordero, en la victoria del Melilla en el Cartagonova, en octubre. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

El FC Cartagena nunca ha ganado en el Álvarez Claro a un clásico de la Segunda B, que crece año tras año, es tercero y se enfrentó al Real Madrid en la Copa

RUBÉN SERRANO

No tiene el poderío de la Cultural Leonesa, el nombre del Racing de Santander ni el del Hércules, ni la billetera del Ibiza. Ni siquiera el talento del Villarreal B. Pero hablar de la Unión Deportiva Melilla y de su estadio, el Álvarez Claro, pone el vello de punta a cualquier aficionado del Efesé. El FC Cartagena jamás ha conseguido ganar allí. El conjunto norteafricano, en su casa, se atraganta. Siempre. Es un campo gafe y esta temporada, sin ir más lejos, solo han salido victoriosos dos equipos: el Real Madrid, en Copa, y el Real Murcia, en diciembre. El domingo toca volver. Lo bueno es que los de Munúa llegan líderes, tras once jornadas consecutivas sin perder, y podrían abrir brecha con una distancia de 10 puntos. Además, este curso ya acabó la mala suerte en los campos de Marbella y La Línea de la Concepción.

El problema es que este Melilla atraviesa uno de los momentos más dulces de su historia. En su 30ª temporada consecutiva en Segunda B (es el decano de la categoría), el equipo anda en tercera posición con 49 puntos. En el club melillense, acostumbrados a la parte media de la clasificación, no disfrutan de un 'playoff' de ascenso a Segunda desde el curso 2010-11. Ya ha caído chaparrón. Pero esta vez es distinto. El equipo empezó como un tiro al principio, pero empezó a caer a mediados de diciembre y no ha vuelto a su mejor momento. Solo ha sumado doce de los últimos treinta puntos en juego. Esos números, sumados a los del Efesé, han alejado a los norteafricanos: o ganan este domingo, o deberían empezar a preocuparse por el Recreativo y el San Fernando, que vienen por detrás con mucha fuerza.

Pero en el Melilla están en una 'nube'. La posición actual es el fruto de la directiva encabezada por Luis Manuel Rincón. El empresario fue el único que se presentó al puesto, vacante desde el verano de 2016 a raíz de un duro momento económico. Desde que está al frente, el equipo ha terminado en sexta y quinta posición y ha dejado atrás su deuda con la implicación de las administraciones. En este tercer año, los norteafricanos son terceros, disputaron una histórica eliminatoria de Copa contra el Real Madrid y cuentan con más de mil socios, una de las cifras más altas que se recuerdan.

El cuadro melillense lleva 30 cursos seguidos en Segunda B y no juega 'playoff' desde 2011. Es el tercer año de Rincón en el palco; fueron sextos, quintos y ahora terceros, con Copa ante el Madrid. Resisten el portero Dani Barrio, el defensa Soufiane y Mahanan, con más de 300 partidos A TENER EN CUENTA

Este curso es el de consolidación de un proyecto que, en lo deportivo, siempre apuesta por la continuidad de pesos pesados en el vestuario. Todos se conocen. En la portería está Dani Barrio, que llegó en 2015 y es uno de los guardametas mejor reconocidos de la categoría. Este verano, incluso el Efesé preguntó por él y lo descartó, porque su ficha era demasiado alta. También siguen otros de los históricos como el defensa Mahanan, que acumula más de 300 partidos con la elástica azul, y el central Soufiane. El club parecía irse a pique en verano de 2015, cuando el máximo goleador de la historia (con 106 dianas) decidió retirarse. Mustafá Abdesalam Mohand, Chota, se marcho dolido por el delicado momento económico. Con Rincón en el palco ha llegado la estabilidad y la posibilidad de ir creciendo.

«Hace tres años superamos un momento muy duro y hemos resistido. Por suerte, pudimos contar con futbolistas importantes que nos ayudaron a salir, y que nos han acompañado todo este tiempo. Siempre hemos apostado por la continuidad de jugadores que sienten este club, como es el caso de Dani Barrio. Lógicamente, todo esto no es flor de un día y los futbolistas que destacan no podemos retenerlos», recuerda el director deportivo del Melilla, David Torices, 'Dupi'. El Melilla ha conseguido mantener la competitividad a pesar de perder a grandes nombres que brillaron en su momento, como es el caso de Santi Luque y Boateng (ahora en el Alcorcón, tras pasar por el Oviedo).

Héber Pena brilla

El caso más reciente es el del delantero Yacine Qasmi, que en enero se marchó al Elche tras anotar 12 goles en la primera vuelta de Liga. En el club saben que estas salidas «son cosas normales en el fútbol, es lícito y no hay que reprocharle nada al Elche». El grupo dirigido por Carrión ha perdido músculo en la parte ofensiva, con la salida del franco marroquí, pero ha podido reforzarse con otras piezas, y con las que deberá andarse con ojo el Cartagena.

Sin duda, el que más brilla es Héber Pena. El extremo abandonó el Real Murcia en el mercado de invierno, al tener una de las fichas más altas, y ya lleva seis dianas en cuatro partidos. En el conjunto grana no marcó ninguna. El central Richi, otro de los históricos, es un futbolista contundente y con proyección ofensiva. Ha marcado dos goles y dieron los triunfos en Talavera (0-1) y La Línea (1-2). El exalbinegro Menudo no ha vuelto a marcar desde su doblete en el Cartagonova y, de momento, el refuerzo de Traoré, que coincidió con Carrión en el Córdoba, no arranca.

El medio defensivo Alfonso Martín, el joven lateral del Rayo Mario Hernández y el talentoso Otegui, cedido por el Osasuna, son titulares cada semana. Ya no lo es últimamente Óscar García, con más de cien partidos en la categoría y autor de ocho tantos este curso. «En casa, somos fuertes y no nos preocupa el rival. La gente está enchufada, con ilusión, y será un partido precioso en el que vamos a apretar al Cartagena. Ya lo demostramos en el Cartagonova», recuerda 'Dupi'.

Más