Lección de pegada del líder

Moussa avanza con la pelota, ayer en el Nuevo Colombino./LOF
Moussa avanza con la pelota, ayer en el Nuevo Colombino. / LOF

Un Cartagena práctico se sobrepone al autogol de Míchel Zabaco y a la lesión de Pau Torres. Moussa hizo dos goles y falló otros dos ante un Recreativo que nunca se rindió y que acabó con nueve, por las expulsiones de Núñez y Santi Luque

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

A punto estuvo el Cartagena de salir trasquilado del Nuevo Colombino, convertido en la mañana de ayer -por momentos- en un manicomio. Eso parecía, más que un campo de fútbol. Jugadores desquiciados, dos de ellos autoexpulsados, público alterado, banquillos incandescentes y un lamentable incidente final en el que la Policía Nacional se llevó a Hugo Rodríguez por intentar repeler la agresión de un aficionado local. Como ya sucediera en el partido de la primera vuelta, saldado curiosamente con el mismo resultado a favor del Efesé, con una extraña trifulca al finalizar el partido en la explanada del Cartagonova y una surrealista reclamación del Decano por alineación indebida de Sergio Jiménez que evidentemente no prosperó, el Recreativo-Cartagena dio para escribir un libro. Otra vez.

2 Recreativo

Marc Martínez; Iván Malón, Sergio González, Diego Jiménez, Mario Marín (Traoré, minuto 70); Jonathan Vila (Víctor Barroso, minuto 79), De Vicente; Núñez, Santamaría (Santi Luque, minuto 51), Lazo; y Boris.

3 FC Cartagena

Pau Torres (Marcos, minuto 20); Josua Mejías, Aguilar, Míchel Zabaco, Jesús Álvaro; Sergio Jiménez, Chavero; Dani Abalo, Kuki Zalazar (Cristo, minuto 56), Hugo Rodríguez (Diego Benito, minuto 79); y Moussa.

Goles:
1-0, Míchel Zabaco, en propia meta (minuto 15). 1-1, Hugo Rodríguez (minuto 19). 1-2, Moussa (minuto 33). 1-3, Moussa (minuto 90). 2-3, Diego Jiménez (minuto 90+).
El árbitro:
Escudero Marín (manchego). Expulsó a los locales Núñez (minuto 50) y Santi Luque (minuto 83). Amarillas a los locales Boris y Lazo; y a los visitantes Aguilar, Sergio Jiménez, Míchel Zabaco y Marcos.
El estadio:
Nuevo Colombino. Unos 7.000 espectadores.

Lo importante, en todo caso, es que el Cartagena empieza el año con victoria y seguirá una semana más en lo más alto de la clasificación, manteniendo el punto de ventaja que tiene sobre el Extremadura, quien superó ayer el filial del Córdoba en otro duelo electrizante (3-4). Con su triunfo en Huelva, los albinegros encadenan además cuatro victorias consecutivas por vez primera desde que Alberto Monteagudo es su entrenador. Debutó en el Nuevo Colombino Diego Benito, quien jugó los diez últimos minutos echado al costado izquierdo. No pudo hacerlo Owusu, el otro refuerzo invernal, debido a que su ficha no pudo ser tramitada a tiempo.

Fue un partido loco. Los jugadores del Recreativo, a quien ya le deben tres mensualidades, saltaron al campo en un evidente estado de excitación. Su entrenador, Ángel López, ya se había encargado de calentar el ambiente con unas declaraciones disparatadas, en las que se quejaba de que el Decano no podía competir de tú a tú con el Cartagena, ya que la entidad albinegra pagaba unas cantidades desorbitadas. Olvidaba, ignoraba o simplemente omitía López que sus dos delanteros, Boris y Santamaría, son los mismos que Paco Belmonte quiso fichar en verano. Eran sus dos preferencias y no pudo contratarlos porque el Recreativo les ofreció bastante más dinero. Y se los llevó.

Predicar y dar trigo

Claro que el fútbol está como está y ahora a la plantilla del Recreativo le deben ya tres mensualidades. Esta semana destapaba la caja de los truenos Jonathan Vila, veterano centrocampista albiazul, denunciado una situación de impagos que todo el mundo creía ya olvidada en el club onubense, que sigue atravesando los momentos más delicados de su centenaria historia. Los mentirosos, los vendedores de humo y los prestidigitadores de andar por casa anidan en el mundo del fútbol desde hace mucho tiempo. No es de ahora y no es algo que solo suceda en Huelva. En toda España -en Segunda B y en Tercera- se repiten este tipo de hechos que al final nos vienen a confirmar lo que ya sabemos: que una cosa es predicar y otra muy distinta, dar trigo.

Y el caso es que está ya todo inventado. No hay equipo que haya ascendido con una plantilla en la que sus jugadores no cobren al día. Hablar es gratis. Cumplir con tu palabra es otra cosa. Día 1, pam. Día 1, pam. Día 1, pam. Día 1, pam. Y así hasta el infinito. Es la única manera de llegar a alguna parte. No te garantiza el éxito, desde luego. Pero te desbroza el camino. Por eso, con sus imperfecciones y su margen de mejora, hay que valorar en su justa medida el proyecto que lideran Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis en Cartagena. Ya son 30 meses cumpliendo cada día 1.

Los futbolistas del Recreativo saltaron al campo a todo gas. Estaban más intensos y más metidos que los del Cartagena, pero también algo desquiciados y agresivos. Con el paso de los minutos, fueron confundiendo la queja habitual en un partido de fútbol con la protesta desmesurada. Iván Malón, De Vicente, Núñez o Jonathan Vila parecían peleados con el mundo, presos de una permanente sensación de rabia e impotencia. Rascaron de lo lindo los locales y el resultado final fueron las justas expulsiones en el segundo acto de Núñez y Santi Luque. Esta última pareció casi buscada, ya que le dio una feísima patada sin balón a Chavero. Además, camino del túnel de vestuarios, se encaró con su propio público. Circense.

Moussa se reivindica

El Cartagena, en todo caso, entró mal al partido y se adelantó el Recreativo en una jugada muy desgraciada. Centró Núñez y la pelota no tenía ningún peligro, ya que Boris no llegaba al remate. Pero Míchel Zabaco se precipitó y metió el balón en su portería al intentar despejar. Lo peor de todo es que el meta Pau Torres se lesionó en esa acción al darse un golpe en la mano contra el poste. Y tuvo que entrar Marcos, quien en su primera acción evitó in extremis que Mario Marín hiciera el segundo en un centro chut. En una jugada intrascendente, el meta suplente del Efesé estuvo a punto de meterse en un buen jardín.

Entre una jugada y otra, Hugo Rodríguez había hecho el 1-1 con un precioso tanto de libre directo. Moussa, brillante en el Nuevo Colombino, había sacado una falta al borde del área de una acción en la que no había nada. Y Hugo Rodríguez demostró su clase a la hora de ejecutar las faltas directas al borde del área. Poco después llegó el 1-2, anotado por Moussa. Remató picado un excepcional servicio desde la derecha de Dani Abalo. Los locales se volvieron locos pidiendo fuera de juego, pero el ariete guineano estaba en posición correcta. Supo aprovechar que un central se había quedado clavado a la hora de tirarlo.

Se quejaron mucho aficionados, futbolistas y técnicos del Decano de esta acción, pero no había motivos para la protesta. Es más, a renglón seguido, le anularon el tercero a Kuki Zalazar, por un fuera de juego de Josua Mejías que no era. Con el partido convertido en un ida y vuelta demasiado peligroso para el líder, casi empata el equipo onubense antes del descanso. Fue, de hecho, en la última jugada del primer tiempo. Un derechazo del lateral local Iván Malón, quien hizo un primer tiempo sensacional, impactó en la madera.

A los cinco minutos de la reanudación vio la segunda amarilla el veteranísimo Núñez, por una patada alevosa a Sergio Jiménez. El capitán del Recre, a escasos días de cumplir 39 años, se quitó del medio con una entrada digna de un juvenil. Pero no se arrugó con uno menos el Recreativo, quien tuvo alguna ocasión para empatar gracias a la movilidad de Santi Luque, capaz de lo mejor y de lo peor, y del trabajo de Boris, quien le dio mucha tarea a Zabaco y Aguilar.

No obstante, el Cartagena pudo sentenciar a la contra. Pero Moussa falló dos uno contra uno muy claros con el portero del Recreativo, Marc Martínez. En el primero, dejó atrás a Iván Malón y Sergio González con una arrancada fantástica, pero su remate se fue rozando el palo. En el segundo, directamente se le hizo de noche ante la buena salida del meta Marc Martínez. Así las cosas, Moussa pudo irse del Nuevo Colombino con cuatro goles. Claro que si su efectividad fuera del 100% no estaría jugando en Segunda B. Se fue con un doblete, que no es poca cosa, por cierto. Y de hecho le sirve para enfriar el debate sobre el fichaje de un 'nueve' en este mercado invernal e incluso para abrir uno distinto. ¿Será titular el domingo ante El Ejido o volverá Aketxe?

Porque a la tercera fue la vencida. Después de una salida en falso de Marcos en la que pudo tocar el balón con la mano fuera del área, los visitantes montaron una rápida contra. Dani Abalo habilitó a Moussa y el guineano esta vez sí tuvo la pausa necesaria para colocar el tranquilizador 1-3 en el marcador. Era el minuto 90 y ya jugaba con nueve el Recreativo, tras ser expulsado Santi Luque. Sin embargo, en la siguiente acción, el central Diego Jiménez hizo el 2-3 en una jugada en la que el Cartagena pecó de relajación defensiva. Menos mal que no hubo tiempo para más y el equipo de Monteagudo terminó saliendo vivo de Huelva en una mañana de auténtica locura.

 

Fotos

Vídeos