Otro Jumilla, el mismo juez

Juan Carlos Ceballos, ahora en el Jumilla, con la camiseta del Efesé en el decisivo partido del año pasado en el Cartagonova ante los del Altiplano./Antonio Gil / AGM
Juan Carlos Ceballos, ahora en el Jumilla, con la camiseta del Efesé en el decisivo partido del año pasado en el Cartagonova ante los del Altiplano. / Antonio Gil / AGM

El equipo que en la antepenúltima jornada de la pasada temporada le quitó dos puntos de oro al Cartagena vuelve a amenazar a los albinegros en un momento crítico

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Este sábado se juega media vida el Cartagena en el Cartagonova (18.30 horas). Y el destino ha querido que el rival en un partido de especial trascendencia vuelva a ser el Jumilla, el equipo que le apartó hace un año de manera definitiva del primer puesto con un empate a última hora (2-2), que dejó el liderato definitivo a tiro de piedra del Lorca. Los de David Vidal lo sellaron matemáticamente una semana después, ganando en Mancha Real (0-1) y aprovechando la derrota del Efesé en La Línea de la Concepción (2-0).

En esta ocasión, estamos en la jornada 31. La pasada campaña, el Cartagena-Jumilla se disputó en la 36. La diferencia es que ahora las urgencias son totales en los dos bandos. El Efesé, tras encadenar dos empates en las dos últimas jornadas y observar cómo el Marbella le saca dos puntos más el average, se puede quedar muy rezagado en esa pelea por la primera posición si no suma los tres puntos contra el Jumilla. E incluso se vería obligado a volver a mirar hacia atrás, ya que Real Murcia, Extremadura y -tal vez- Melilla y UCAM podrían acercarse peligrosamente en la clasificación.

Oferplan

Para el Jumilla se trata también de un partido dramático. Los de Pato ocupan ahora mismo puesto de 'playout' y tienen por delante, a tiro de un partido, a tres equipos. Y por detrás, también a tiro de un partido, a otros cuatro rivales. Todo lo que no sea sumar en el Cartagonova se traducirá casi con total seguridad en volver a caer a zona de descenso directo a Tercera División. Y gracias a que los cuatro equipos que tiene por debajo en la tabla afrontan compromisos delicados este fin de semana.

Porque Las Palmas Atlético va a Nueva Condomina, el Lorca recibe al líder Marbella, el Córdoba B juega a domicilio ante la Balompédica Linense y el Betis Deportivo se enfrenta en su campo al San Fernando. No lo van a tener fácil los cuatro equipos que ahora mismo están en la zona de descenso y a eso se puede agarrar el Jumilla para afrontar con cierta calma su visita al Cartagonova, un estadio en el que puntuó el año pasado y en el que su actual técnico, Pato, ganó en su última visita. Fue en abril de 2015, con el Arroyo extremeño (1-2).

Regresa Pato y también vuelven con el Jumilla el lateral Juan Carlos Ceballos y el extremo Óscar Rico, quien el año pasado le marcó al Cartagena. Fue cuando vino con el Mérida, en un encuentro que los albinegros acabaron perdiendo (1-2). Eso fue en febrero de 2017 y desde entonces el extremo ilicitano solo ha marcado un tanto. Pese a ello, desde que llegó al Jumilla en el mercado invernal procedente del Atlético Baleares, Óscar Rico es un fijo en las alineaciones de Pato, quien ya lo tuvo a sus órdenes en el Cartagena en el año 2012. Ceballos, por su parte, también es titular habitualmente en el conjunto del Altiplano.

El gol de Verdú y la prima

En el Cartagena saben cómo se las gasta el Jumilla y las apreturas clasificatorias son motivo más que suficiente para evitar un exceso de confianza o de relajación que este sábado sería nefasto para los intereses del equipo entrenado por Alberto Monteagudo. El Jumilla ha cambiado bastante del año pasado a este, ya que solo Robles, Neftalí y Fran Moreno se mantienen en la plantilla, de los que estuvieron en el encuentro del año pasado en el Cartagonova. Un partido que Monteagudo no olvida. Hace unos días, en la previa del choque ante el Granada B, lo recordó. «Marcó Llorente, nos pusimos 2-1 y éramos líderes. Nos empató [el defensa cartagenero] Luis Verdú, el hermano de Gonzalo, a falta de cinco minutos, perdimos dos puntos que eran clave y dos semanas después acabamos cuartos», recordó.

Aquel partido de hace un año ante el Jumilla dejó otra historia que no es muy frecuente en el fútbol de Segunda B, a pesar de que siempre se habla de ello en las últimas jornadas de cada campeonato. Xu Genbao, dueño del Lorca, entregó una prima de 5.000 euros a los futbolistas del Jumilla por empatar en Cartagena. Si hubieran ganado, se habrían repartido 8.000 euros. Ese pinchazo del Efesé, de hecho, fue determinante para que los de Monteagudo se olvidaran para siempre del primer puesto.

Más

 

Fotos

Vídeos