«Humildad» para romper el gafe en Marbella

Cordero, en primer plano, con Gustavo Munúa hablando con el analista Ricardo Redondo al fondo, en el entrenamiento del pasado miércoles en Barrio Peral. / J. M. Rodríguez / AGM
Cordero, en primer plano, con Gustavo Munúa hablando con el analista Ricardo Redondo al fondo, en el entrenamiento del pasado miércoles en Barrio Peral. / J. M. Rodríguez / AGM

El Efesé, a siete puntos del líder Melilla y sin bajas, juega hoy en uno de sus campos malditos, donde no gana desde 2008

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

El entrenador del Cartagena lo ha repetido una y mil veces: el equipo ha entrenado con «humildad y compromiso» para afrontar un partido complicado como el de esta tarde, a las cinco, en el Municipal de Marbella. Humildad y compromiso. Tal vez sean esas las herramientas necesarias para romper de una vez el gafe que tiene el Efesé con este estadio, donde no gana desde febrero de 2008 y siempre, de una u otra forma, acaba patinando ante el cuadro marbellí: dos empates y dos derrotas son el resto de resultados en las siguientes temporadas. Gustavo Munúa también sabe que tal vez ese histórico 6-0 al Ibiza les pasó factura en la última salida a El Ejido, saldada con una derrota, y de ahí que esta semana haya insistido en la palabra humildad. El Cartagena es un gallito, está claro, pero nadie mejor que este club sabe lo escurridiza e injusta que es la Segunda B. Cautela y sin bajar el pistón. Esa es la receta.

No le queda otra al Cartagena que remangarse cada domingo. En el club son conscientes, desde antes del comienzo de temporada, que todos los rivales van a querer dar lo mejor de sí contra el equipo de Munúa. No es un título extraordinario, ni mucho menos, pero el Efesé es el vigente campeón del grupo IV y un claro favorito al ascenso de categoría. Todos van a estrujar al máximo sus virtudes para darles un susto. Sin ir más lejos, lo hizo el San Fernando la semana pasada, planteando un partido de alta exigencia, con una presión asfixiante, que sometió a los albinegros. De no haber sido por el gol en propia isleño, la tarde se hubiera complicado. Hay que saber gestionar eso. No es fácil ser un campeón y no mirar por encima del hombro a los demás. Munúa, eso es cierto, lo está consiguiendo.

Si el San Fernando lo puso complicado, el Marbella no será menos. Por su situación en la clasificación y por el alivio que supondría, en unos meses de auténtica tormenta en los despachos. El equipo malagueño no va bien, es decimotercero y a estas alturas de la temporada, sin ni siquiera llegar al ecuador, ya ha perdido el mismo número de partidos (8) que en todo el curso anterior. Aquello fue una bonita excepción, desde luego: con el doctor Fernando Estévez al frente de la nave pelearon de tú a tú el liderato al Cartagena en una temporada probablemente irreptible para el Marbella.

Ahora, el proyecto es más endeble: los futbolistas que más destacaron se marcharon en verano, al fútbol profesional o a otros clubes más potentes de la categoría. Y eso se nota. El gigante Álvaro Montero, ex del Cartagena, es un chico muy aplicado, le salen las cosas bien y es el máximo artillero, con 4 goles. Pero le falta el cuajo, la astucia y el olfato de Francis Ferrón, que se marchó al Badajoz tras hacer 14 en 34 partidos. Otros jugadores que formaban la columna vertebral, como Carlos Julio, Corpas, Riojas, Catena e Indiano, dejaron paso a otros con menos pedigrí, como el central José Cruz, el lateral Gallar y el delantero Sillero, con menos nombre en la categoría.

Añón, el abanderado

Lo bueno es que al menos mantienen un buen bloque atrás, suficiente para no pasar apuros: siguen por segundo año los defensas Pavón (hoy será baja por sanción) y Peris, y cumple ocho Marcos Ruiz. Y diez el capitán Añón. Poca broma, en todo caso. El entrenador Padilla, segundo de Estévez la temporada pasada, no podrá contar con el argelino Mustafá, ex de San Roque de Lepe, Alcoyano, Villanovense, Mérida y Melilla, entre otros, por acumulación de tarjetas. Aunque tiene molestias el lateral zurdo Peris, Padilla comentó en la rueda de prensa previa al partido que tal vez sí pueda llegar. El Marbella, en el aire tras la salida del ruso Grinberg y la entrada de una empresa de Hong Kong liderada por el chino Zhao Zhen, podría encadenar dos triunfos seguidos tras llevarse los tres puntos de Don Benito hace siete días.

El Efesé, por su parte, hizo ayer noche en Marbella. Munúa dejó fuera de la convocatoria a Igor Paim, que aún arrastra problemas de su fascitis plantar, y tampoco ha querido adelantar los plazos con Álvaro Queijeiro. El medio gallego entrena con normalidad, tras su lesión en la primera jornada de Liga, y poco a poco deberá ir cogiendo ritmo. Carrillo se ha quedado fuera: ha jugado 8 partidos, 6 de ellos de titular, y el técnico uruguayo no le suele dar continuidad. Tampoco está en la expedición Rui Moreira, sin sitio en la medular con Cordero y Vitolo acaparando todos los focos. Sí recibió la llamada, como en El Ejido, el futbolista con menos minutos de la plantilla: Juan Moreno, con 21. No juega desde el estreno liguero ante el Granada B y no sorprendería su salida en el mercado de invierno. Lo normal es que esta tarde jueguen los mismos que ante el San Fernando. La única variación podría ser la entrada de Rubén Cruz por Aketxe.

Más