Fútbol | FC Cartagena

La hora de hacer camino en casa

Carrillo, uno de los mejores en Sevilla, es presionado por el central Mauro, del filial, esta semana en el Barrio Peral./Pablo Sánchez / AGM
Carrillo, uno de los mejores en Sevilla, es presionado por el central Mauro, del filial, esta semana en el Barrio Peral. / Pablo Sánchez / AGM

El Efesé, que ha perdido tres de sus cuatro partidos en el Cartagonova, recibe esta tarde al recién ascendido Sanluqueño

RUBÉN SERRANO

Consumida casi una cuarta parte del campeonato, ya va siendo hora de que el Efesé empiece a hacer camino, que diría Serrat, y a espabilar en un estadio Cartagonova del que han picoteado prácticamente todos los visitantes: en cuatro partidos van tres derrotas. Tres puntos de doce. Los números son demoledores, el lastre que impide al equipo escalar posiciones en el grupo IV de Segunda B. Olvidada la última caída ante el Melilla, gracias a un balsámico triunfo en Sevilla, nada debería estropear la cita de esta tarde, a las 19 horas, contra el recién ascendido Atlético Sanluqueño.

La verdad es que los chicos de Munúa merecen ya la recompensa en el Cartagonova. Jugaron a las mil maravillas frente al UCAM Murcia y cayeron en una estrepitosa segunda parte contra el Melilla. Semana a semana, hay mejoras, menos grietas y números de campeón lejos de la ciudad portuaria. El Cartagena es uno de los mejores visitantes de la categoría, pero de poco le vale ese título si luego, delante de su afición, resbala una y otra vez. Pero la hinchada está acostumbrada, desde luego: esta temporada ni hay silbidos ni nadie lanza las campanas al vuelo. Con el doble varapalo de Rayo Majadahonda y Extremadura, la cautela del público es máxima.

Más brillo y menos grietas

También andan con pies de plomo, sin mirar más allá del día a día, los jugadores entrenados por Munúa. El equipo mejora semana a semana, saca brillo a sus virtudes y cierra poco a poco las grietas de sus vicios. Los errores defensivos ya no penalizan como al principio y los delanteros, como Rubén Cruz, empiezan a afinar la puntería en un juego cada vez más orquestado. El técnico uruguayo es el primero en repetir en bucle que están «construyendo», y advirtió en la rueda de prensa previa al partido que «los objetivos hay que alcanzarlos a final de temporada». No le falta razón: a estas alturas de la película, de poco vale el liderato o acabar campeón de invierno. Distinciones menores que no sirven de nada si se falla a la hora de la verdad.

Pero aunque hay tiempo para alcanzar la cima, y pese a que la afición sigue confusa por los golpes de la temporada pasada, no conviene perder el carrete con los puestos altos de la clasificación. El Efesé es noveno con 14 puntos, a solo dos del cuarto puesto y a un par de victorias del líder Melilla. Por eso, abrir más la brecha empezaría a ser peligroso. Con la buena imagen mostrada en Sevilla, no se entendería otra cosa que no fuera sumar los tres puntos. Pinchar de nuevo en el Cartagonova, ante un rival de peso ligero, sería preocupante y una pena por la buena cosecha recogida en Don Benito, Huelva, Jumilla, Málaga y Sevilla.

Güiza y Abel Gómez

Sí que es cierto que el modesto Sanluqueño tiene colmillo como visitante; Falete es un entrenador que conoce al detalle de la categoría; ya logró mantener durante varios años al Lucena, y en Sanlúcar de Barrameda tiene material de sobra para no pasar apuros. Sin duda, la estrella es el aún mediático Güiza, que a ratos, cuando encuentra el punto físico, sigue marcando diferencias: la semana pasada dio la victoria ante el Don Benito, con una asistencia y un gol. Poca broma para un campeón de Europa con España y máximo goleador de la Liga, en la 2007/2008, con 27 dianas. También habrá que prestar atención a Abel Gómez, un tipo infatigable, de la vieja escuela, que sigue haciendo descosidos a sus 36 años. Son baja el extremo Edu Oriol, el lateral Sergio Ceballos y el ariete Valenzuela.

Lo normal es que Munúa afronte las amenazas visitantes sin uno de sus sostenes: Vitolo arrastra molestias físicas desde el miércoles y lo normal es que pueda descansar. Ahí, en el doble pivote con Cordero, se abre un abanico de posibilidades: desde la titularidad del artista Julio Gracia a la del portugués Rui Moreira. Mario sigue con problemas en la rodilla y estará Joao Costa en la portería. Está por ver si el charrúa mantiene al prometedor Carrillo, destacado en Sevilla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos