Juanmi llega al Olimpo

El meta cartagenero Juanmi recoge una pelota en su debut con la selección española absoluta en el Cartagonova, en un amistoso ante Polonia, el 26 de enero de 2000. / antonio gil / agm
El meta cartagenero Juanmi recoge una pelota en su debut con la selección española absoluta en el Cartagonova, en un amistoso ante Polonia, el 26 de enero de 2000. / antonio gil / agm

Camacho hizo debutar en 2000 al portero cartagenero en el Cartagonova, aprovechando el vacío dejado por Zubizarreta

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

En la noche más importante de la historia del fútbol local, un ciezano como José Antonio Camacho posibilitó que la fiesta fuera redonda. Fue la primera (y última) vez que la selección española absoluta de fútbol jugó en la trimilenaria y también fue la primera (y última) vez que un futbolista cartagenero se convirtió en internacional absoluto con España. El protagonista de aquella historia fue Juan Miguel García Inglés, Juanmi (Cartagena, 1971). Del barrio de San Ginés al cielo.

Juanmi llegó al Olimpo. Aquello duró poco. Concretamente, solo ocho minutos, los que le concedió un 26 de enero de 2000, en un amistoso ante Polonia jugado en el Cartagonova, el entonces seleccionador Camacho. Pero Juanmi disfrutó como un niño chico. Ya no volvería a jugar nunca más con España. Eso dio igual.

Un Cartagonova a reventar (15.000 espectadores que dejaron más de 30 millones de pesetas de recaudación) le aplaudió como solo se aplaude a la gente que de verdad se quiere. Y la afición cartagenera siempre quiso mucho a Juanmi, a pesar de que se marchó a la cantera del Real Madrid con solo 17 años y ya nunca más jugó en el Efesé. Sí lo hizo, ya en la recta final de su carrera, en el Real Murcia. En La Condomina estuvo tres años y medio y vivió un descenso a Segunda (2004) y un ascenso a Primera (2007).

«Munúa fue portero y eso importa mucho. Seguro que mima especialmente todos los mecanismos

¿Qué sucedió para que Juanmi debutara con España? Se juntaron varios factores. Que el amistoso, a beneficio de la AFE, se disputara en Cartagena influyó tanto como que Camacho fuera de Cieza y quisiera contentar al público local, al de su Región. Estábamos además en pleno proceso de búsqueda de un sustituto de garantías para Andoni Zubizarreta, retirado en el 98 tras su fatídica actuación ante Nigeria en el Mundial de Francia. Cañizares y Molina se disputaban el legado de Zubi, mientras un jovencísimo Iker Casillas ya asomaba. Pero Camacho aún no lo tenía claro de cara a la Eurocopa de Holanda y Bélgica. Era época de pruebas.

En ese escenario, emergió Juanmi, quien en ese año 2000 era el portero menos goleado de la Liga con el Zaragoza. Konrad y Mondragón, fichados por el cuadro de La Romareda para ser titulares, calentaban banquillo ante el gran estado de forma del cartagenero. Por tanto, Camacho no lo dudó y metió en la convocatoria de 20 futbolistas a Juanmi. El otro portero citado fue Molina, entonces en el Atlético de Madrid y con quien después compartiría vestuario en el Deportivo. Raúl, Hierro y Guardiola lideraban aquella selección.

«Sin sentimentalismos»

«Puede ser que haya influido que el partido se juegue en mi ciudad, pero de todas formas este es el premio a mi trayectoria y a mis muchas horas de trabajo. Además ya ha dicho públicamente Camacho que no se casa con nadie y que no toma las decisiones en base a sentimentalismos», dijo Juanmi cuando se conoció la lista de convocados para aquel duelo ante Polonia que acabó 3-0 (con dos goles de Urzaiz y uno de Raúl).

«En cualquier caso, es una bonita casualidad. Si lo sueño así, no me hubiera salido tan redondo. Si de ya por sí debutar en la selección nacional es algo muy grande, la gente se puede imaginar lo que es para mí hacerlo ante mi familia, mis paisanos y en mi patria chica», añadió el portero entonces del Zaragoza y quien después pasó por Deportivo, Real Murcia y Nástic de Tarragona.

Tras retirarse, fue entrenador de porteros del Cartagena entre 2008 y 2012. Después estuvo de coordinador de la cantera del Ciudad Jardín, fue partícipe de la fusión del club del Juan Ángel Zamora con el FC Cartagena y abrió el centro deportivo Ilusión Sport en lo que antes era la Casa de la Juventud. El pasado verano se mudó a Sevilla con toda la familia, ya que su hijo Juan fue fichado por el club de Nervión. Es defensa central y está jugando en el juvenil de División de Honor del Sevilla en su primer año allí.