La 'haka', de la ACB a Benipila

La grada de lateral, con los brazos en alto, preparada para el saludo vikingo, en el partido ante el Real Madrid Castilla. / pablo sánchez / agm
La grada de lateral, con los brazos en alto, preparada para el saludo vikingo, en el partido ante el Real Madrid Castilla. / pablo sánchez / agm

Francisco López, peñista del UCAM, ha popularizado el saludo vikingo en el Efesé

RUBÉN SERRANOCARTAGENA.

Aquello parecía una locura. Pero funcionó. Fue un éxito rotundo y erizó la piel de aficionados, directivos y hasta de los propios jugadores, que lo sintieron antes, durante y después de la histórica remontada ante el Real Madrid Castilla. Hay vídeos en las redes sociales, con miles de interacciones y reproducciones. Ha calado tanto, que ayer mismo los fieles que fueron a sacar su entrada amenizaron la espera en la cola con los brazos en alto y dando palmadas, al ritmo del bombo. Es la 'haka' albinegra, al estilo del saludo vikingo que popularizó Islandia en la Eurocopa. Y en Cartagena ha sido un exitazo. Por eso, muchos simpatizantes del Efesé se preguntan de quién fue la idea y quiénes la ejecutaron para hacerla posible.

Animador en el Palacio, es diseñador gráfico y no dudó en echar un cable a Breis, su amigo desde hace años, de cara a la remontada ante el Castilla

La clave la tiene el mánager general, Manuel Sánchez Breis. Y hay que remontarse al domingo 27 de mayo para encontrar la respuesta. Esa mañana, con el golpe reciente del 3-1 en el Alfredo Di Stéfano, Breis decidió ir al Palacio Deportes de Murcia, para ver la victoria del UCAM al Gran Canaria. Entre canasta y canasta, vio salir a la pista a Francisco López Meseguer, bombo en mano, para levantar el ánimo a los aficionados del equipo de Sito Alonso. A Breis le encantó. Tanto, que habló con él y le propuso llevarlo a cabo en el Cartagonova. Acertó.

«Conozco a Breis desde hace muchos años. Mucho antes de estar en el Cartagena. Ese día, me pidió ensayar esa 'haka' en el entrenamiento a puerta abierta y luego, el día del partido. Yo soy miembro de la Peña de los Sufridores, del UCAM, y hacemos el saludo vikingo desde que vimos un partido de la 'final four' contra un equipo griego. Allí se lleva mucho y ahora lo hacemos en el Palacio», resume este aficionado al basket, de Molina de Segura y que es músico y trabaja como diseñador gráfico.

El mánager general del club tuvo la idea, un éxito que erizó la piel de aficionados y jugadores

La amistad que le une a Breis ha hecho que López, aficionado al baloncesto, se deje ver a menudo por el Cartagonova. «Yo soy de basket, pero esta temporada he ido un par de veces al Cartagonova. El otro día, después del partido, le di las gracias a Breis por la experiencia que pude vivir. Pude estar en el túnel de vestuarios y salir al campo. En el Cartagonova, la acústica es mejor. No me pongo nervioso, porque lo mismo te da saltar con más o menos gente. La afición del Cartagena respondió sin haber hecho nunca ese saludo vikingo. Eso me llena, me da vida. Este domingo no podré ir al partido, pero ya me ha dicho Breis que volveré en la final del 'playoff' de ascenso», asegura.

«A la gente le ha gustado mucho. Al principio, la afición se vino arriba con el bombo. Y luego, durante el partido, hizo el saludo vikingo sin ayuda de nadie, en cada jugada de peligro y saque de esquina. Fue muy bonito y lo repetiremos este domingo», recuerda Breis, que ideó la iniciativa y la incluyó como una de las diez medidas de esa operación remontada que triunfó entre los hinchas albinegros.

Un beso a la Patrona

Aunque no estará López con su bombo, el club ya se ha encargado de que la Federación de Peñas conozca las directrices, para que alguno de sus integrantes pueda tomar el testigo y repetirlo este domingo. «Breis me pidió que fuera el día del entrenamiento a puerta abierta, para ensayarlo y mostrárselo a los peñistas», recuerda. Como el campo estaba lleno, López salió al césped del estadio con José Manuel Ortiz, joven pero un veterano de guerra de la peña Frente Aladroke, que lleva años siguiendo al Efesé. Él, que no olvida la experiencia de la semana pasada, repetirá de nuevo ante el Ponferradina y ya calentó ayer, en las oficinas del estadio.

«En el estadio nunca se había hecho algo así y la gente respondió; eso me llena y me da vida»

«Todavía estoy emocionado. No había vivido una cosa así. Creo que iniciar el partido así ayudó bastante para empujar al equipo. La gente estaba eufórica, empujando como nunca, y yo me llevé una experiencia única, de salir por el túnel de vestuarios y besar a la Caridad antes de salir. Con Paco me coordiné muy bien. Por eso, el domingo vamos a repetirlo de nuevo. Es emocionante ver a 14.000 personas coordinadas a tu ritmo», rememora Ortiz.

Más