Fútbol | FC Cartagena

Un guaje muy fiel a Gustavo Munúa

Santi Jara. /Javier Carrión / AGM
Santi Jara. / Javier Carrión / AGM

Santi Jara, formado en la cantera del Sporting, es el único futbolista del Efesé indiscutible para el técnico uruguayo

RUBÉN SERRANOCartagena

Llega puntual a los entrenamientos, ya sea en el Barrio Peral, en Pinatar Arena, en la Hacienda del Álamo o en el Cartagonova. Y es tan impaciente, que sale al terreno de juego antes que casi el resto de sus compañeros, para ensayar faltas o hacer paredes con los miembros del cuerpo técnico, cuando ni siquiera han terminado de colocar los conos y las barreras. «Es como un niño pequeño, le encanta estar en contacto con la pelota», reconocen en el Efesé. Por eso, a los miembros del cuerpo técnico, a los directivos y a los empleados del club, que lo tratan a diario, no les sorprende cuando llega el domingo y Santi Jara (Almansa, Albacete, 1991) las pone de miedo al punto de penalti. «Es uno de los mejores futbolistas de la plantilla a balón parado», aseguran en el Cartagena.

No sorprende entonces que Jara sea el único jugador indiscutible para Gustavo Munúa, que acostumbra a rotar una y otra vez en sus alineaciones: ha sido titular en todos los partidos, ha marcado cuatro goles (los mismos que en toda la temporada pasada con el Real Murcia) y lleva cinco asistencias, la última cuando le sirvió a Rubén Cruz un saque de esquina exquisito al primer palo. Antes ya había abierto la lata, con un derechazo tremendo a la escuadra. Su caso, por el hecho de ser intocable para Munúa, es único. Pero en el club tienen muy claro que no es casualidad, que se lo ha ganado desde el primer día y detrás de su rendimiento hay una explicación: su profesionalidad. «Es un jugador que se cuida muchísimo, que es muy estricto y, por lo tanto, está en un estado de forma muy bueno. Eso le permite llegar y aguantar los partidos a buen nivel, durante los noventa minutos», admiten en el Efesé.

A TENER EN CUENTA

1236. Son los minutos que ha jugado
Los 15 de titular y 10 de ellos completados hasta el último segundo.
5. Es el número de asistencias
También 4 dianas, las mismas que en el Real Murcia.
El físico
Siempre es de los que saca mejor nota en los test físicos. Se cuida mucho y aguanta los partidos a buen nivel.
La personalidad
Aunque no es de los más bromistas del vestuario, en el club destacan su «tranquilidad» y trato «espectacular».
El golpeo
Lo domina como pocos en el equipo. Calidad y profesionalidad que valoran.

Buena nota en los test

Lo de Jara viene de lejos. Destacó desde el primer día, ya en las primeras sesiones de entrenamiento en Pinatar Arena: en los test físicos siempre estaba entre los mejores del vestuario. «Las valoraciones son positivas y él está muy contento. No es casualidad». Eso se refleja en su forma de ser, por su «carácter tranquilo», su trato «educado y espectacular» y el hecho de que sea «muy amigo de sus amigos», con los que siempre le gusta estar rodeado. En sus días libres, cuando Munúa da descanso, suele aprovechar para ir a ver a la familia en Almansa, una comodidad que agradece y de la que no podía disfrutar, por ejemplo, cuando estaba en el Sporting de Gijón y en el Racing de Santander.

Con esos ingredientes, y lo que aporta al equipo a balón parado, resulta extraño que «un futbolista como él no esté en el fútbol profesional». Tal vez esa personalidad e ilusión del primer día la adquiriera en Gijón, cuando dio sus primeros pasos en Mareo. Allí despuntó, hasta el punto de consolidarse en el primer equipo y debutar en un partido de Copa en Pamplona, contra el Osasuna: Sandoval le dio doce minutos y lo volvió a convocar unos meses después, en febrero de 2013, para disputar los noventa minutos en la derrota contra el Racing de Santander (1-2).

La foto con Quini

En El Molinón coincidió con Pedro Orfila, amigo y compañero también en el Real Murcia y ahora en el Efesé. De aquella etapa en Asturias, Jara guarda un bonito recuerdo: aprovechó aquellos años para conocer y fotografiarse, con una enorme sonrisa, con una leyenda como Quini. La tiene publicada en sus redes sociales, al igual que otras con algunos de sus excompañeros como Víctor Curto. También con Antonio López, uno de los primeros compañeros con los que coincidió en sus primeros días en Cartagena.

Porque él, desde el primer día, «con su cabeza asentada», siempre dejó claro que no existía pique alguno por su pasado grana. «No soy murciano y por eso vengo al proyecto del Cartagena», dijo el día de su presentación como primer fichaje del Efesé. Entonces, a principios de julio, ya dejó caer que a sus 27 años tenía esa ilusión que ahora ven en el club a diario. «Pasan los años y tengo más ilusión por el fútbol que cuando era joven. Hay gente que va perdiendo las ganas, pero a mí me pasa al contrario. Tengo ganas de que todo empiece ya y estoy deseando competir de nuevo», dijo el de Almansa, que sueña con Segunda y ya acumula 85 partidos en esa categoría. En el club esperan y desean que haga carrera aquí.

Más

 

Fotos

Vídeos