Fiero por delante y tierno por detrás

Jaume Grau, centrocampista valenciano del Real Madid Castilla, avanza con el balón en el partido del domingo ante el Pontevedra. / helios de la rubia / realmadrid.com
Jaume Grau, centrocampista valenciano del Real Madid Castilla, avanza con el balón en el partido del domingo ante el Pontevedra. / helios de la rubia / realmadrid.com

El Castilla, primer rival del Efesé en el camino hacia el ascenso, tiene un ataque poderoso pero sufre en defensa, sobre todo a domicilio

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Será el Real Madrid Castilla, el que nadie quería. Pesa el escudo del club más grande del planeta y la gigantesca estructura de una entidad que está obligada a ganar siempre. Nadie puede fallar, desde el primer equipo hasta el último benjamín. Ya sabemos además que las mejores promesas del fútbol español siempre están en el Real Madrid y en el Barça. Eso es indiscutible. Este filial blanco, no obstante, no es el Madrid tricampeón de Europa ni el de la 'Quinta del Buitre'. Claro que no. Es un equipo de Segunda B que ha terminado en su grupo por detrás de Fuenlabrada, Ponferradina y Atlético de Madrid B. No todo está perdido. Pero en el Cartagena a nadie le hace demasiada gracia tener que arrancar el camino hacia el ascenso enfrentándose al que posiblemente sea uno de los conjuntos que más talento acumula en su plantilla de toda la Segunda B.

El Castilla, en cualquier caso, se ha metido en cuartos de final del 'playoff' de ascenso como cuarto del grupo I, encajando goles en 15 de sus 19 partidos a domicilio de la Liga regular. Con 44 tantos recibidos, es el equipo más goleado de los 16 que van a jugar la fase de ascenso. Son 17 más de los que ha encajado el Efesé (27). Ambos han anotado los mismos 62. El filial blanco sufre especialmente en defensa lejos de Valdebebas. Le metieron tres en Ponferrada, Pontevedra y Salamanca, por ejemplo. Y cuatro en La Coruña. En su campo, el Alfredo Di Stéfano de la Ciudad Deportiva de Valdebebas, es bastante más fiable y seguro. Domina los partidos, comete menos fallos atrás que como visitante y acumula muchas victorias (12, las mismas que el Efesé).

Este Real Madrid Castilla empezó la Liga como un tiro, con Santiago Solari en el banquillo y el brasileño Vinicius Júnior abusando de sus rivales. Así, sumó 19 de los primeros 27 puntos en disputa. Pero la rápida destitución de Julen Lopetegui y el ascenso al primer equipo del técnico argentino afectó bastante a los jóvenes del segundo conjunto blanco. Solari se llevó con él a Vinicius Júnior, el atacante de 18 años por el que Florentino Pérez pagó el verano pasado 45 millones de euros al Flamengo. Y vinieron las dos primeras derrotas -seguidas- ante Fuenlabrada y Ponferradina.

La marcha de Solari y Vinicius afectó a un filial que despertó a tiempo en la segunda vuelta

Mejoró al final

Ya nunca fue el mismo equipo un Real Madrid Castilla que, al menos, fue capaz de encontrar cierta regularidad tras el parón navideño, mejoró sus prestaciones en la segunda vuelta y apretó en el tramo final para quedarse con la cuarta plaza de su grupo, por delante de los aspirantes Cultural Leonesa y Pontevedra. Han sido decisivos los 20 goles anotados por el tinerfeño Cristo González, quien presumiblemente jugará cedido en un equipo de Primera la próxima campaña.

Ha tenido problemas Manolo Díaz, veterano entrenador de la cantera madridista que fue rescatado por el club tras el salto a la élite de Solari, en la zona izquierda de su ataque, una posición en la que tanto le dio Vinicius al Castilla en los dos primeros meses de la Liga. Y es que hasta tres extremos de gran nivel han caído lesionados de gravedad a lo largo de la temporada. Primero fue César Gelabert, después le tocó el turno al argentino Franchu, y finalmente se ha roto Alberto Fernández, un chico nacido en Moratalla que andaba muy bien. Como sus otros dos compañeros, Alberto Fernández se ha roto el ligamento cruzado de su rodilla derecha.

De Frutos y Ayoub

Así, Manolo Díaz le ha dado mucho carrete a Jorge De Frutos, la estrella del Rayo Majadahonda que ascendió el pasado curso. Hay otro ex del cuadro del Cerro del Espino que fue reclutado por el filial del Real Madrid. Se trata del centrocampista marroquí Ayoub Abou, aquel que se dirigió de malas formas y en tono provocativo hacia los aficionados del Cartagena cuando Míchel Zabaco se marcó en propia meta, en vez de correr a celebrar el tanto del ascenso de su equipo junto a sus compañeros. Se lo reciminó Sergio Jiménez, con quien tuvo una discusión. Y el de Los Belones fue expulsado.

Es el equipo que más goles ha encajado (44) de los 16 que van a disputar el 'playoff' de ascenso

Ha sido titular en 15 ocasiones Ayoub en un centro del campo de muchos quilates, formado por tres jugadores de 21 años que llevan compartiendo vestuario varias campañas. Son Jaume Grau, Seoane y Fidalgo. Sin Tejero (Albacete), Quezada (Córdoba) y Reguilón (primer equipo), su defensa se ha visto mermada en este curso. El central De la Fuente fue expulsado el domingo ante el Pontevedra y será baja en el partido de ida. Luca Zidane es fijo bajo los palos.

Se da la circunstancia de que la última vez que ambos equipos se vieron las caras fue el año del ascenso del Cartagena en Alcoy, hace una década. Compartieron grupo y eran los dos principales candidatos a ser primeros. Lo fue el Efesé, que ganó los dos partidos de Liga a un Castilla entonces entrenado por Julen Lopetegui. En el Cartagonova, 1-0, con gol del fallecido Miki Roqué. En Valdebebas, en un duelo que acabó resultando clave, 0-1, con un gran tanto de Carmona. El Castilla ni siquiera jugó el 'playoff'. Acabó sexto.

Más