Elady no se rinde

Elady Zorrilla, en el entrenamiento de este martes en La Torre Golf. / antonio gil / agm
Elady Zorrilla, en el entrenamiento de este martes en La Torre Golf. / antonio gil / agm

El jienense rechaza varias ofertas de Segunda y renueva hasta 2021 con el Cartagena, que le mantiene la cláusula y lo convierte en el jugador mejor pagado del equipo

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Por fin una alegría que echarse a la boca. Paco Belmonte, presidente y director deportivo del Cartagena, consiguió ayer lo que hace solamente una semana parecía un imposible: renovar a Elady Zorrilla y lograr que el atacante jienense siga en el equipo albinegro. El jugador, de 29 años, firmó ayer a mediodía un nuevo contrato que lo liga al Cartagena hasta el 30 de junio de 2021 (un año más de lo que tenía) y lo convierte en el futbolista mejor pagado de la plantilla. Se mantiene su cláusula de rescisión, que es de 500.000 euros, aunque el club se compromete con el futbolista a darle facilidades para marcharse el próximo verano, siempre y cuando el Cartagena no suba y él tenga ofertas de Segunda A.

Las últimas 72 horas del culebrón Elady fueron de infarto. Todo comenzó el domingo por la noche, cuando el Tenerife se retiró de la puja al entender que era imposible llegar a los 500.000 euros que el Cartagena exigía para que el futbolista se marchara. Tampoco llegaba a esa cantidad el Fuenlabrada, el otro club de Segunda que más interés puso en la última semana por fichar a Elady. Del Alcorcón no había noticias desde hace 20 días. Y otros clubes que tenían en su agenda al futbolista ni siquiera se planteaban pagar un traspaso al Cartagena para ficharlo.

El dato

21
goles hizo Elady la última campaña, una cifra que nunca antes había logrado ningún jugador en la historia del FC Cartagena.

Así las cosas, Belmonte y Elady se reunieron el lunes por la tarde en el Cartagonova y el primero le puso sobre la mesa al segundo su propuesta de renovación, en la que destacaba la subida de sueldo planteada y la ampliación del contrato por una temporada más. Le repitió, de nuevo, lo que ya sabía: no saldría salvo que un equipo de Segunda depositara los 500.000 euros de su cláusula. Y ambos quedaron en volver a verse a lo largo de la semana.

El futbolista valoró la oferta con su representante, José Antonio Martínez, y en la mañana de ayer ambos se reunieron en el Cartagonova con Belmonte y Sánchez Breis. En medio de esa cita, el jugador salió del despacho del presidente y bajó al vestuario con los responsables de comunicación del club, Antonio Martínez y Pedro José Pérez, 'Pecis', para grabar el vídeo con el que el club anunció ayer el acuerdo, a las 14:14 horas. Con la renovación de Elady, el club cartagenero da un golpe en la mesa y empieza a olvidar el disgusto que supuso el 'no fichaje' de Toché. Hay poquísimos futbolistas del nivel de Elady en el mercado de Segunda B. Junto a Santi Jara y Quim Araujo, el jienense formará una línea de tres mediapuntas de muchos quilates para esta categoría.

Está cómodo

La noticia es fantástica para los intereses del Cartagena. Sobre todo, porque el jugador se veía fuera del club al terminar la temporada. Y Belmonte y Sánchez Breis confesaban en privado que iba a ser muy difícil retenerlo. Porque la realidad es que Elady quería marcharse. «Se me vino todo abajo cuando caímos en Ponferrada. Sabía que al no ascender se me iba la vida», confesó con su habitual espontaneidad tras la eliminatoria contra la Ponferradina. Tras anotar 21 goles en una temporada para enmarcar, algo que nunca antes había hecho un jugador en el Cartagena, él sabía que estaba ante la gran oportunidad de su vida para dar el salto al fútbol profesional.

A sus 29 años, era el momento de hacerse un hueco en Segunda, tras una carrera discreta, con pasos por Orcera, Villacarrilo, La Hoya Lorca, Jaén, Linares, Mancha Real, Real Murcia y KS Cracovia. No le hace justicia a Elady su hoja de servicios, ni mucho menos. Demasiados años en Tercera, a pesar de que siempre hizo goles y destacó mucho en los equipos en los que estuvo. De hecho, hasta enero de 2017, cuando fichó por el Real Murcia con 27 años, no pudo dedicarse exclusivamente al fútbol. Hasta ese momento, lo compaginó con diferentes trabajos. Fue albañil a jornada completa y trabajó en las tierras con olivos que tiene en su pueblo, La Puerta de Segura, una localidad ubicada a 137 kilómetros de Jaén y situada en un cruce de caminos, donde lindan las provincias de Jaén, Ciudad Real, Albacete y Murcia.

El pueblo de Elady -buen amigo de Santi Jara y Forniés, con los que ya coincidió en el Murcia- está a tres horas de Cartagena. Siempre que hay día libre, él va para allá. «Tengo que cuidar mis olivos. Me encargo de gestionarlos, recogerlos y arreglarlos», ha explicado en varias entrevistas el atacante albinegro. Y así seguirá siendo, ya que Elady no se rinde y volverá a liderar el proyecto del Cartagena, con la esperanza de que en esta ocasión sí haya ascenso y poder disfrutar, de una vez por todas, de la experiencia de competir en el fútbol profesional.

Más