Fútbol | FC Cartagena

Con Elady no basta contra un insolente Almería B

Elady Zorrilla celebra su segundo gol, ayer en Almería. / lof
Elady Zorrilla celebra su segundo gol, ayer en Almería. / lof

El equipo de Munúa mantiene la distancia de cinco puntos con el segundo gracias a otro pinchazo del Melilla en su campo

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Cartagena se dejó dos puntos en el campo más inesperado, ante el penúltimo clasificado y en un estadio desierto donde estuvo como en casa. Había más aficionados visitantes que locales y ninguna presión, por tanto, para los Elady, Aketxe, Cordero, Vitolo, Ayala y compañía. Al revés. Todo fueron vítores, mimos y cánticos de ánimo del medio millar de efesistas desplazados a la vecina provincia, al calor de un liderato sólido y una formidable racha. Llevaba cuatro victorias seguidas a domicilio el conjunto albinegro, triunfos obtenidos en sitios tan inhóspitos como Marbella, La Línea de La Concepción, Granada y Murcia. Cada desplazamiento era una fiesta blanquinegra y de victoria en victoria se tumbaban récords y se esfumaban gafes. Así eran las cosas.

2 ALMERÍA B

Jero Lario; Navas, Engonga, Javi Alonso, Dani Hernández; Abenza, Callejón; Javi Moreno, Cristian Herrera (Lin, minuto 84), Sergio Pérez (Lozano, minuto 54); y Toril (Dani Albiar, minuto 90).

2 CARTAGENA

Joao Costa; Óscar Ramírez, Moisés, Ayala, Luis Mata (Fito Miranda, minuto 79); Vitolo; Paim (Santi Jara, minuto 28), Julio Gracia, Cordero, Elady; y Aketxe (Jesús Álvaro, minuto 54).

Goles
0-1, Elady (minuto 11). 1-1, Cristian Herrera (minuto 40). 1-2, Elady (minuto 43). 2-2, Moisés, en propia meta (minuto 65).
Árbitro
Garcelán Docio (valenciano). Expulsó al visitante Vitolo en el minuto 9 y al local Navas, por doble amarilla, en el minuto 60. Amarillas al local Javi Alonso; y a los visitantes Moisés, Julio Gracia, Cordero y Ayala.
El estadio
Juegos del Mediterráneo. 943 espectadores, unos 500 de ellos llegados desde Cartagena.

Hasta que llegó el cuadro de Munúa al estadio Juegos del Mediterráneo, uno de esos recintos que siempre se le han dado mal. Tampoco se le daban bien, eso sí, Marbella o La Línea. Y aquello terminó. Pero, en esta ocasión, no acabó con el gafe el Cartagena. Y eso que a priori lo tenía todo a su favor. Se enfrentaba a un débil filial del Almería, penúltimo clasificado y que solo ha sido capaz de ganar un partido en las quince últimas jornadas. Carne de Tercera. Nada podía torcerse. Pero se torció. Primero, porque el joven conjunto local tuvo descaro, velocidad y atrevimiento. Se le subió a las barbas al Cartagena desde el primer instante y le puso las cosas muy difíciles a los de Munúa en un partido agitado y en el que pasaron muchas cosas, demasiadas para pensar en sacar otros tres puntos a domicilio. Y segundo, porque el choque cambió por completo por la rigurosa expulsión del visitante Vitolo en el minuto 9. El juego estaba parado tras un fuera de juego de los locales y le soltó una patada a un rival a un palmo del árbitro. Este entendió que había agresión y echó al tinerfeño.

Vitolo se defiende

Vitolo, un veterano de guerra, no puede cometer una torpeza así ante un rival lleno de niños. Las imágenes no aclaran qué intención llevaba el jugador del Cartagena. La jugada había muerto por fuera de juego en el área de Joao Costa y es cierto que el canario suelta su pierna izquierda muy alegremente y derriba al rival, que hace teatro del bueno. Vitolo recordó después del partido que en los casi 20 años que lleva de profesional no ha agredido a nadie y que, obviamente, con 36 no se va a poner a inventar cosas extrañas y hacer tonterías de este tipo. Añadió que no tiene que pedir perdón a nadie porque no «he hecho nada malo». Ni mil palabras más. Aunque lo expulsaran todos los domingos de aquí a mayo, tendríamos que dar las gracias por habernos encontrado por el camino -aunque sea con 36 primaveras ya a cuestas- a un tipo de la grandeza de Vitolo, dentro y fuera del campo. Asunto finiquitado.

El Cartagena no encajaba dos goles desde el partido con el Melilla en el Cartagonova (0-2), en la octava jornada

Pese a quedarse con uno menos antes de los diez minutos, se adelantó el Cartagena muy pronto. Solo necesita dos pases (a veces ni eso) este equipo para plantarse en el área rival y marcar un gol. Lo demuestra cada semana y lo atestiguan sus 51 dianas en lo que llevamos de temporada. En el 0-1, ni siquiera hizo falta un pase. Elady aprovechó un fallo de un errático Navas, un chollo para los visitantes durante toda la mañana, se fue de todos los que salieron a su paso y marcó con un derechazo de los suyos.

Paim se va pronto

Con el 0-1 y uno menos, los visitantes tiraron del manual de instrucciones para este tipo de casos. 4-4-1. Todos juntos, a defender y esperar un contragolpe. No llegaba esa rápida salida porque solo Elady se quedaba con la pelota. Tan mal vio Munúa a Igor Paim que lo quitó antes de la media hora de juego. El uruguayo le dio una oportunidad desde el inicio al joven extremo brasileño, como premio a su trabajo diario. Cree mucho en él, además. Pero lo cierto es que ayer, en cuanto la cosa se puso fea, lo mandó a la ducha. Y obviamente el muchacho se fue del terreno de juego con cara de pocos amigos. Santi Jara, por cierto, tampoco mejoró mucho las cosas en un costado derecho irrelevante durante toda la mañana. El de Almansa lleva semanas muy lejos de su mejor nivel.

Antes del descanso, empató el filial del Almería en una buena jugada cosida en la banda izquierda por Dani Hernández y Sergio Pérez. Toril, en el segundo palo, asistió con la cabeza a Cristian Herrera y el '10' local no falló ante Joao Costa, quien antes había hecho dos grandes paradas para mantener su portería a cero. Especialmente buena fue una mano que sacó para repeler un zurdazo a bocajarro del peligroso Javi Moreno, el más activo del filial del Almería en toda la mañana. También hay que subrayar que Moisés y Ayala, al igual que después en la jugada del 2-2, estuvieron muy blandos en esa acción del momentáneo 1-1.

Respondió muy pronto el Cartagena, a lo campeón. Sin tiempo para lamentarse por el gol de Cristian Herrera, de nuevo mojó Elady, en esta ocasión al empujar a la red un gran servicio de Aketxe. El ariete vasco recogió un balón dentro del área, muy escorado, y lo hizo todo bien. Su centro fue fabuloso. Elady, otra vez favorecido por una grave desatención de Navas, se desmarcó perfectamente y empujó a la red el pase de Aketxe.

Fuerzas igualadas

Las cosas estaban controladas en el segundo tiempo con el 1-2 para el Cartagena. Dominaba el Almería B, pero no tiraba a puerta. Y mejor se puso el asunto cuando el local Navas remató la -mala- faena, vio dos amarillas en un minuto y se fue a la calle de un modo tan justo como absurdo. Minuto 60. Diez contra diez y por delante en el marcador, parecía que lo peor ya había pasado y que los tres puntos no se le iban a escapar al Efesé. Error.

Porque Moisés marcó en propia meta cuando intentaba evitar que Toril fusilara a Joao Costa. Pudo incluso llegar el tercero del Almería B, cuando Lozano soltó un zapatazo que se estrelló en el larguero. No se adaptó el Efesé a la nueva situación. Y sufrió, a pesar de que también se encontró con la madera Julio Gracia en el tramo final. Fito Miranda hizo el último intento del líder, que al final tuvo que conformarse con sumar solo un punto en Almería. No ganó al penúltimo. Pero sigue el primero, con cinco puntos de ventaja sobre el segundo, que ahora es el UCAM.