El Efesé no se mudará al Mundial 82

Panorámica del campo Mundial 82, en el barrio de San Ginés. / pablo sánchez / agm
Panorámica del campo Mundial 82, en el barrio de San Ginés. / pablo sánchez / agm

Paco Belmonte rechaza el ofrecimiento del Ayuntamiento, ya que el solar tiene 15.000 metros cuadrados y el club necesita el triple

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Mundial 82 no se convertirá en la nueva casa del FC Cartagena. El Ayuntamiento veía con buenos ojos la opción de que el primer equipo de la ciudad se quedara con la concesión de la instalación, que en unas semanas dejará de ser de la Federación de Fútbol de la Región de Murcia (FFRM) y volverá a manos municipales un cuarto de siglo después. De hecho, en una reunión que mantuvieron este lunes miembros del equipo de Gobierno local con el presidente del club albinegro, Paco Belmonte, se puso sobre la mesa la posibilidad de que fuera el primer equipo de la ciudad quien se encargara de la remodelación del vetusto recinto y levantara allí su futura ciudad deportiva. Belmonte rechazó el ofrecimiento.

El dueño del Cartagena razonó su 'no' en que los 15.000 metros cuadrados del solar del Mundial 82 se quedan escasos para el proyecto que él maneja. Solo para llevar a cabo la primera fase de la ciudad deportiva que quiere construir se necesitan cerca de 45.000 metros cuadrados, el triple de espacio del que ofrece el campo de la barriada de San Ginés, que de esta manera tendrá que se ser renovado por el Ayuntamiento. En el barrio esperan como agua de mayo una solución definitiva para su campo de fútbol, que lleva años cayéndose a pedazos.

El dato

2
El planteamiento del Cartagena es construir dos campos de césped natural en la primera fase de su ciudad deportiva, aunque en el club buscan 90.000 metros cuadrados de terreno pensando en una segunda fase y en una hipotética expansión de esas futuras instalaciones.

Manuel Sánchez Breis, mánager general del Efesé, avanzó hace tres semanas en la reinauguración de la sala de prensa del Cartagonova que lo que el club está planteando ahora es «la construcción de una ciudad deportiva con dos campos de hierba natural, una residencia con entre 30 y 40 habitaciones para futbolistas del primer equipo y de la cantera, gimnasio, sala de prensa y un centro médico en el que los jugadores sean tratados, ya sean del primer equipo o de las bases. Es decir, nuestro proyecto es hacer algo que se hace en el fútbol profesional», aseguró Sánchez Breis.

Dos velocidades

Todo pasa por un ascenso de categoría. Si el Efesé da el salto, todas las gestiones se van a acelerar, especialmente porque la caja se llenará y las vías de financiación se multiplicarían. Pero en el club albinegro llevan un tiempo deslizando en privado que, incluso en el caso de que el Cartagena no suba, también se va a acometer el proyecto. La diferencia está en que en Segunda B solo se desarrollaría la primera fase, en la que se contemplan dos campos. La inversión sería menor. Y los tiempos serían otros, obviamente.

Si el primer equipo del Cartagena está en junio en Segunda, todo iría más rápido. Y una hipotética permanencia de varios años en la Liga 123 abriría la puerta a una segunda fase, con una expansión en la que se construirían cuatro o cinco campos más, algunos de ellos de césped artificial, y que serían de uso exclusivo de los equipos de fútbol base. Ese futuro recinto deportivo, una vez acabado, se podría ir finalmente a los 90.000 metros cuadrados.

Antes de todo, lógicamente, está el hallazgo de unos terrenos. Esa es la labor fundamental. Y la primera. Y en eso están Belmonte y Breis. «Si el Gobierno local no nos ofrece un terreno porque no hay suelo municipal, lo haremos solos y de manera privada. Hay gente dispuesta a abrir otras vías. Y, por tanto, si tenemos que ir solos, sin el Ayuntamiento, iremos solos», anunció Sánchez Breis en su comparecencia ante los medios del pasado 22 de febrero. Dejó claro que hay trabajo adelantado, a la espera de encontrar (o no) algún punto de acuerdo con el Ayuntamiento. El hecho de que haya elecciones municipales el próximo 27 de mayo lo ralentiza todo.

Un sueño postergado

Belmonte y Breis, sin duda, están dispuestos a tirar para adelante, aún siendo conscientes de las dificultades que habrá en el camino. Todos los presidentes del Cartagena hablaron de la ciudad deportiva y soñaron con construirla. Con José Luis Belda, Florentino Manzano y Paco Gómez, siempre fue un tema muy recurrente. Pero nadie cogió el toro por los cuernos. El que más cerca estuvo fue el bodeguero y constructor de Orihuela, pero siempre vinculó el proyecto a otro paralelo que le diera la oportunidad de levantar un barrio residencial de lujo en los terrenos (1.600.000 metros cuadrados) de Peñarroya, que en 2004 compró al consorcio alemán Metaleurop por 31 millones de euros. Y no se hizo nada, fundamentalmente porque Pilar Barreiro, entonces alcaldesa, no estaba por la labor de que Paco Gómez construyera en el monte que en su día albergó una fundición de la que se llegó a extraer el 54% de la producción nacional de plata, el 42% de galena y el 33% de blenda. Y nada se hizo.

Ayuda municipal

Hay que recordar que el convenio de colaboración entre la Concejalía de Deportes y el Fútbol Club Cartagena (que se renueva anualmente) es bastante ventajoso para la entidad que preside Paco Belmonte. A la subvención de 100.000 euros (dinero en metálico) hay que sumar los 75.000 que este año recibirá por lucir el logo de 'Cartagena, Ciudad de Tesoros' en su equipación. Y luego están los casi 400.000 euros que el Ayuntamiento se gasta cada año en el mantenimiento del estadio Cartagonova, en conceptos como el cuidado del césped, la compra de butacas, la limpieza general de la instalación y las nóminas de los tres funcionarios que se dedican exclusivamente a estas labores.

Además, la concejalía regala cada temporada la explotación de las cantinas y las vallas publicitarias de la instalación. Por supuesto, paga todos los recibos de la luz y el agua que se consume en el estadio. Y la temporada pasada financió la sustitución del viejo césped por uno nuevo.

Hoy, amistoso en Algorfa contra el OH Leuven belga

Mientras llega la ansiada ciudad deportiva, jugadores, técnicos y empleados del Cartagena siguen haciendo kilómetros a diario (como toda la vida) para completar sus entrenamientos y, en contadas ocasiones, disputar partidos amistosos. En las últimas semanas, el trabajo se está concentrando en La Manga Club, donde los hombres de Munúa disfrutan de unas instalaciones de cinco estrellas y una privacidad absoluta. Hoy saldrán de allí, ya que la plantilla albinegra se desplaza esta mañana a la localidad alicantina de Algorfa, situada a 73 kilómetros de Cartagena, para jugar un amistoso ante el OH Leuven, de la Segunda división belga. Empieza a las 11.00 horas y se disputa en las instalaciones de La Finca Golf Resort, cuyos dos campos de fútbol son gestionados y explotados por Pinatar Arena.