Fútbol | Segunda B

El líder perdona, sufre y ríe en el Nuevo Arcángel

Owusu controla el balón ante la presión de Esteve./Agencia LOF
Owusu controla el balón ante la presión de Esteve. / Agencia LOF

Un gol de Rubén Cruz da al Cartagena los tres puntos y le mantiene primero por duodécima semana consecutiva. Los de Monteagudo brillaron en una gran segunda mitad, en la que tuvieron media docena de oportunidades y al final casi pierden dos puntos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El Cartagena sumó anoche los tres puntos en el Nuevo Arcángel en un notable partido, en el que los de Alberto Monteagudo ganaron por la mínima al filial del Córdoba -antepenúltimo- y mantuvieron un liderato que el Marbella había ocupado provisionalmente durante más de 24 horas. Los costasoleños, que visitan este domingo el Cartagonova, siguen siendo una amenaza importante. Pero, de momento, también siguen siendo segundos. Valió el tanto de Rubén Cruz, anotado en el minuto 27, después de una fantástica contra iniciada por Hugo Rodríguez y mejorada luego por Jesús Álvaro (asistente) y el propio Rubén Cruz (goleador).

0 Córdoba B

Marcos Lavín; Éric Ruiz (Graví, minuto 54), Esteve, Copete, Mena; Jordi Ortega, Ghan; Waldo (David Moreno, minuto 60), Quiles, Sebas Moyano; y Chuma (Sillero, minuto 79).

1 FC Cartagena

Marcos; Óscar Ramírez, Moisés, Míchel Zabaco, Jesús Álvaro; Cordero, Chavero; Hugo (Josua Mejías, minuto 90), Cristo, Owusu (Dani Abalo, minuto 62); y Rubén Cruz (Aketxe, minuto 80).

El árbitro:
Lou Ballano (aragonés). Amarillas a los locales Graví y Esteve; y a los visitantes Moisés, Cordero y Dani Abalo. También fue amonestado el técnico visitante, Alberto Monteagudo.
Goles:
0-1, Rubén Cruz (minuto 27).
El estadio:
Nuevo Arcángel. Unos 100 espectadores.
el detalle:
José Gaspar, que estuvo en el banquillo, no llegó a debutar. Por su parte, el defensa sevillano Moisés, una vez recuperado su sitio en el eje de la defensa, llevó anoche el brazalete de capitán. Lamentablemente, vio una tarjeta amarilla que le impedirá jugar este domingo ante el Marbella.

Desde el inicio se vio que los jugadores del Cartagena estaban metidos en el partido, esforzados, concentrados e intensos, con el fin de no repetir un inicio tan devastador como el de Melilla y hacer ver a su joven rival que delante tenían un muro imposible de escalar. Los visitantes forzaron cuatro saques de esquina en los doce primeros minutos, en una evidente declaración de intenciones de lo que querían hacer a lo largo de los 90 minutos. Y a base de toque y empuje, metieron al Córdoba B en su parcela. El nuevo césped del Nuevo Arcángel era una alfombra, el oponente tenía miedo, el campo era ancho y largo y no había ninguna presión ambiental. Todo estaba de cara para el Cartagena. Y aquello parecía pan comido.

Chuma asusta

Sin embargo, tras un desajuste entre Míchel Zabaco y Jesús Álvaro, Waldo se coló en el área y dio medio gol a Chuma, fichado el mes pasado por el filial del Córdoba tras marcar 13 dianas en la Tercera andaluza con el Lebrijana. Pero Chuma entendió en esa jugada que las cosas en Segunda B cuestan más. Puso el pie para empujar la pelota a la red y, sin embargo, el balón se marchó fuera. Marcos estaba batido. Fue el gran susto del partido para los visitantes en el tiempo reglamentario. Porque luego, en el minuto 93, llegó otro. Y bien gordo.

Se repuso el Cartagena e hizo su gol en una brillante jugada en la que Rubén Cruz anotó su tercera tanto en cinco partidos y Hugo Rodríguez y Jesús Álvaro conectaron de maravilla. También acertó Owusu en el movimiento de arrastre para dejar solo al lateral canario. Lo intentó Owusu más tarde, con un par de cabalgadas marca de la casa, y aún hubo tiempo para que Óscar Ramírez sacara dos centros con mucho peligro al corazón del área.

Dio un paso más el Cartagena tras el descanso, con Cordero y Chavero dominando la parcela ancha de un modo insultante. Juntos son imparables. Casi todos los albinegros brillaron en un segundo tiempo excelente. Solo una queja: el Efesé perdonó (de nuevo) una goleada. Cristo ya pudo hacer el segundo a los 50 segundos de la reanudación, pero remató muy mal dentro del área, tras un bella incursión de Hugo.

El extremo jerezano hizo un partido sensacional para festejar su reciente renovación hasta 2019. Solo le faltó rematarlo con un gol. Desperdició tres claras oportunidades en el tramo inicial del segundo periodo. En la primera, tras robarle la cartera al lateral Mena y plantarse solo delante del portero, chutó al muñeco, aunque lo cierto es que tenía poco ángulo. En la segunda, la pelota se le fue alta tras hacerse con un pase interior en el borde del área. Y en la tercera, su zurdazo tocó en un defensa y se marchó lamiendo el larguero. Se sumó a la fiesta el central Míchel Zabaco, con un testarazo cruzado en un saque de esquina ejecutado por el omnipresente Hugo que no fue gol de pura casualidad.

Lavín, salvador

Con todo, llegados al minuto 55, el 0-1 era un resultado milagroso para el Córdoba B. Y aún más lo fue poco después, cuando el meta local Marcos Lavín salvó a su equipo con tres paradas descomunales. Dos de ellas fueron en remates de un desatado Jesús Álvaro y la tercera, sacando una mano fabulosa para evitar el gol de Dani Abalo, quien volvió a ofrecer media hora de buen nivel. Un centro suyo lo quiso rematar de tacón Aketxe y lo sacó un defensa.

Como el Cartagena no sentenció, tocó sufrir. En los instantes finales ya no tuvo tanto la pelota y el filial cordobesista se lo creyó en el tiempo añadido. Así, en el minuto 93, el portero visitante Marcos salió mal en un balón colgado al área por los blanquiverdes y su defectuoso despeje de puños propició un remate franco de Sillero que Moisés sacó bajo palos. Fue un susto que no resta mérito al buen encuentro de un Cartagena que se aferra al liderato antes de recibir este domingo al Marbella. En el Cartagonova se verán las caras primeros contra segundo, con un solo punto de diferencia entre ellos.

Más

 

Fotos

Vídeos