Fútbol | Segunda B

Al Efesé no le vale la reacción

Aketxe coge el balón de la portería depués del gol de Fito Miranda./José María Rodríguez / AGM
Aketxe coge el balón de la portería depués del gol de Fito Miranda. / José María Rodríguez / AGM

Los de Munúa mejoran la imagen de los dos últimos partidos pero no pasan del empate ante el Villanovense, suman 2 puntos de 9 y Melilla y Recreativo están a 3 de distancia

RUBÉN SERRANOCartagena

A este Cartagena le ha dado por invernar en los primeros coletazos de la primavera. Lo hizo hace tres semanas, con el buche lleno tras ganar en Melilla. Pero las reservas acaban, las jornadas pasan y el resto de lobos (Recreativo y Melilla) siguen de caza. Cada vez más. El Efesé recibió un toque contra el Sevilla Atlético y un golpe en Sanlúcar de Barrameda. Y esta tarde, no dormido del todo pero sí desperezado, no le sirvió para pasar del empate (1-1) contra el Villanovense. Son 2 puntos de 9. El colchón con onubenses y norteafricanos es de 3. Faltan 24. La semana que viene toca Badajoz, tierra de pocos garbeos. Hay que despertar.

1 FC Cartagena

Mario; Ramírez, Moisés, Ayala, Jesús Álvaro; Vitolo; Fito (Paim, minuto 77), Cordero (Cristo, minuto 66), Gracia, Jara; Aketxe (Rubén Cruz, minuto 66).

1 Villanovense

Ismael; Navarro, Javi Sánchez, Espín, Romero (Sergio Domínguez, minuto 77); Diakité, Pajuelo; José Ramón, Poley (Xavi Puerto, minuto 50), Pedro Montero; Carrasco (Moussa, minuto 71).

Goles:
0-1, José Ramón (minuto 28); 1-1, Fito Miranda (minuto 57).
Árbitro:
Silvestro Cerdá (valenciano). Amonestó a los locales Moisés y Aketxe; y a los visitantes Javi Sánchez, Diakité y Pedro Montero.
Incidencias:
Estadio Cartagonova, ante unos 6.000 espectadores.

Al Cartagena le tocó afrontar la papeleta de esta tarde sin sus capitales. El goleador Elady y el sostén Joao sancionados; y el artista Moyita, de baja de última hora por unas molestias. Pero el equipo encajó bien las ausencias y su carta de presentación alegró al personal: el radar de Gracia permitió menear la pelota de orilla a orilla y el candado de Vitolo, para mantener al Villanovense en su rancho. Sin Elady, Jara puso la directa en el carril izquierdo y Cordero, la precisión con pases de quilates desde la frontal del área. Uno del lebrijano dejó solo al exgrana, que no supo definir delante del portero Ismael.

En el otro extremo, Munúa dio vuelo al actor secundario Fito Miranda, alma gemela de un Óscar Ramírez acostumbrado a soltar envíos con la pierna derecha. Uno lo remató Fito en el primer palo; otro, Jara en el segundo. También se apuntó a la fiesta Aketxe, revoltoso con un Javi Sánchez amonestado desde los primeros pestañeos del partido. Le buscó las cosquillas, por alto y por bajo. Al final, jugó tanto con fuego que también terminó sancionado. Tanto va el cántaro a la fuente. No obstante, soltó un testarazo envenenado, con sello de Jesús Álvaro, que botó en el área pequeña y pudo sorprender a Ismael. Esa del vasco, la de Jara y el cabezazo de Fito fueron las mejores. A todas respondió el portero del Villanovense, el mejor.

El Cartagena mereció ir por delante del marcador. Dio una muy buena imagen. Mejor que la del Sevilla Atlético y, por supuesto, que la de Sanlúcar de Barrameda. Pero echa de menos un punto de verticalidad, aceleración en la circulación y, sobre todo, efectividad. Esa misma que encontró el Villanovense: en un su único acercamiento en la primera parte, dio en la diana. Un jugada perfectamente hilada por Poley, centrada al milímetro por Montero y rematada sin oposición por José Ramón, en el minuto 28. No llegó a la marca Jesús Álvaro y la salida de Mario era demasiado arriesgada. Con un toque de corneta le bastó al cuadro serón para dar con la tecla. La que no localizó el Efesé en infinidad de cabalgadas. Antes del asueto, el entonado Montero quiso probarse con un disparo cruzado.

Sin el agitador Moyita ni la estrella Elady, Munúa probó a dar un giro de tuerca con un cambio de guion. Entraron Rubén Cruz y Cristo Martín. Antes, a base de insistencia, Fito anotó el empate con un disparo mordido, que dio en un defensa y despistó a Ismael. Con el utrerano y el tinerfeño en el campo, no fue suficiente. El primero rozó la diana, con un cabezazo ligeramente por encima del larguero. El segundo dio el susto, con una entrada a destiempo de Diakité, por detrás. También probaron suerte Cordero, desde lejos; Jara, activo hasta el final y hasta el lateral Romero, que casi se mete en propia. No hubo manera y el Villanovense sacó la cabeza dos veces. Pudo ser peor. Mario salvó los muebles con una estirada, tras un testarazo a bocajarro de Puerto. En el descuento, por los pelos, el exalbinegro Moussa no llegó a embocar otro centro en el segundo palo.