Fútbol | Segunda B

Menudo amarga una mañana agitada

Un jugador del FC Cartagena se lamenta por la ocasión desperdiciada./Pablo Sánchez / AGM
Un jugador del FC Cartagena se lamenta por la ocasión desperdiciada. / Pablo Sánchez / AGM

El exalbinegro da el triunfo al líder Melilla con un doblete, en un partido gris del Efesé. Los albinegros, confusos, perdieron los papeles y acabaron con nueve jugadores por las expulsiones de Elady y Antonio López. Los de Munúa han perdido tres de sus cuatros partidos ligueros en casa.

RUBÉN SERRANOCartagena

Cada vez que un exfutbolista del Cartagena visita el estadio Cartagonova, un runrún recorre la grada: lo normal es que ese jugador en cuestión tenga su día de gloria, y amargue la mañana al personal. Este domingo, para no perder la costumbre, Juan Carlos Menudo cortó la racha de tres victorias consecutivas del Efesé, con un doblete que desató la versión más nerviosa de los locales: con 0-2 abajo, el Melilla tomó aire y los de Munúa enloquecieron: Aketxe y Elady, suplentes, se dejaron llevar por la histeria. El primero casi acabó expulsado y el segundo, se pasó de frenada y vio la roja directa. Salieron en la segunda parte y revolucionaron el partido, con el efecto contrario al deseado. Los albinegros ya han perdido tres de sus cuatro compromisos ligueros en casa. Muchos puntos en el camino para poder subir escalones en la clasificación.

0 FC Cartagena

Mario (Joao Costa, minuto 61); Orfila, Antonio López, Ayala, Jesús Álvaro; Cordero, Vitolo; Fito Miranda (Aketxe, minuto 53), Moyita, Santi Jara; Rubén Cruz (Elady, minuto 53).

2 Melilla

Dani Barrio; Pepe, Aguza, Richi, Jilmar; Ortega, Otegui (Braim, minuto 86); Igor Martínez (Alfonso, minuto 76), Menudo, Óscar García (Ruano, minuto 72); Yacine.

Goles:
0-1, Menudo (minuto 52); 0-2, Menudo, de penalti (minuto 62).
Árbitro:
Bosch Domenech (colegio valenciano). Amonestó a los locales Mario, Sergio Ayala y Aketxe; y a los visitantes Yacine y Otegue. En el minuto 66, expulsó al segundo entrenador del Cartagena, Berman, y al primer técnico del Melilla, Carrión, tras una discusión en ambos banquillos. También a los locales Elady, de roja directa (minuto 80); y a Antonio López, por doble amarilla, en el último minuto.
Incidencias:
Partido correspondiente a la jornada 8 del grupo IV, disputado a las doce del mediodía en el estadio Cartagonova ante unos 5.500 espectadores. Minuto de silencio antes del inicio por las víctimas en las inundaciones en Mallorca.

El partido cogió un tono muy oscuro cuando nada hacía indicar eso. Al principio de la historia, el Cartagena llevó la iniciativa: manejó la pelota, la movió hacia una y otra orilla, pero nunca encontró un camino sencillo para llegar al gol. Pudo hacerlo ante el líder Melilla, arropado, impreciso en la salida de balón y a merced para hacerle cosquillas. A los chicos de Luis Carrión les gusta toquetear la pelota, pero lo cierto es que tan solo asomaron por la portería de Mario en acciones a balón parado, todas ellas botadas por Menudo y en busca del guerrero Yacine, un tipo que no se anda con chiquitas. En una de ellas, el delantero marcó, pero estaba en fuera de juego.

Aunque la mañana pintaba bien, el ataque albinegro no funcionó. Desaparecidos Fito Miranda y Santi Jara, el equipo apenas dio con la tecla para encontrar profundidad por los costados. Moyita lo intentó por el pasillo interior, en una lucha individual, sin dar con aliados en el radar. Con Rubén Cruz apenas pudo combinar. Y Pedro Orfila no aporta la proyección ofensiva de Óscar Ramírez, que ya lleva cuatro jornadas consecutivas fuera de la convocatoria. Por el mismo camino va Julio Gracia. Con la línea de fogueo desconectada, de poco sirvió que Vitolo y Cordero cumplieran con el cometido de mantener el cerrojo en la medular.

Quiso Munúa darle un giro de tuerca al asunto, tras el descaso: preparó la dinamita con Aketxe y Elady, pero todo se torció un minuto antes de los cambios: en el minuto 52, Fito Miranda, apagado, sin chispa, perdió la pelota en una zona prohibida, un regalo que no desaprovechó Menudo: lanzó el contragolpe y él mismo lo materializó. Aquello fue un auténtico jarro de agua fría para el Efesé, que perdió los papeles: Aketxe pudo ser expulsado por cometer un par de faltas peligrosas. El ambiente estaba caldeado y en una falta del vasco saltaron las chispas en los banquillos. Hasta tal punto, que del rifirrafe entre los cuerpos técnicos fueron expulsados el segundo entrenador del Efesé, Berman; y el entrenador del Melilla, Carrión.

Acto seguido, tras reanudarse el partido, un balón largo sin complicaciones terminó en desastre: Mario dudó en la salida y, cuando decidió salir, derribó a Óscar García. Un choque tremendo: el árbitro pitó penalti y el guardameta albinegro, que vio la amarilla, tuvo que ser sustituido. Del encontronazo perdió varios dientes. Menudo se coronó con el doblete: lanzó la pena máxima a la perfección; no pudo hacer nada Joao Costa.

Lo más cerca que estuvo el Efesé de recortar distancias fue en el minuto 68, en una pérdida de Jordi Ortega que cazó Elady en el borde del área. El exgrana lanzó un misil que rozó el palo. Ahí se le fundieron los plomos a un Cartagena mustio, que no encontró el antídoto para quitarse la ansiedad de encima: el propio exjugador del Real Murcia puso ya todo cuesta arriba cuando le hizo falta a Ruano. Un uso de «fuerza excesiva», según el acta arbitral, que pagó con la roja directa en el minuto 80. Antonio López rizó el rizo de la histeria, con dos amarillas en el tramo final que dejaron a los de Munúa con nueve. Por entonces, mucho público ya había abandonado la grada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos