Fútbol | Segunda B

Un paseo para seguir creciendo

Un lance del partido entre el Efesé y el Almería B/Edu Botella / AGM
Un lance del partido entre el Efesé y el Almería B / Edu Botella / AGM

El Efesé golea al Almería B en un partido plácido y con un Elady estelar, con un doblete exquisito en diez minutos

RUBÉN SERRANOCartagena

De vez en cuando viene bien pegarse un capricho. Pasarlo bien. Disfrutar. No sufrir. Y eso hizo el Cartagena este domingo: sacar barriga y darse un festín a costa del errático Almería B, un filial con poca chicha que ni puso argumentos ni remedios para frenar las embestidas de los albinegros. El Efesé no suele acostumbrar a estos garbeos, que sirven para coger más aire y enderezar el rumbo en la Liga con dos triunfos consecutivos.

4 FC Cartagena

Mario; Orfila, Moisés (Luis Mata, 53), Ayala, Jesús Álvaro; Cordero, Vitolo; Santi Jara, Moyita (Elady, 81), Fito Miranda (Aketxe, 64); Rubén Cruz.

1 Almería B

Guille Lara; Navas, Javi Pérez, Engonga, Iván Martos; Abenza, Callejón; Javi Moreno, Sergio (Siles, 68), Lin (Darío, 45); Guirao (Dani Albiar, 81)

Goles:
1-0, Jesús Álvaro (minuto 8). 2-0, Cordero (minuto 28). 2-1, Navas (minuto 51). 3-1, Elady (minuto 84). 4-1, Elady (minuto 93)
Árbitro:
Caparrós Hernádez (colegio valenciano). Amonestó al local Jesús Álvaro y al visitante Abenza.
Incidencias:
Estadio Cartagonova, ante unos 5.000 espectadores. Partido correspondiente a la jornada 6 del grupo IV de Segunda B

Lo cierto es que el equipo de Gustavo Munúa no necesitó pisar el acelerador. Y hasta se permitió el lujo de dejar en el banquillo a su gran estrella: Isaac Aketxe fue el protagonista de la victoria de hace una semana en Jumilla, con dos goles y una asistencia. Se quedó fuera del 'once'. Munúa es un tipo que no se casa con nadie. Y prueba de ello es eso. A medio gas, sin el delantero vasco de fogueo, el conjunto albinegro resolvió el partido por la vía rápida. A las 8 minutos ya hacía de las suyas un chisposo Jesús Álvaro por la banda zquierda. Fito Miranada lo vio llegar como un cohete de reojo, y le entregó la pelota; de primeras la enganchó al palo derecho de Guille Lara.

El Almería no hizo acto de presencia. No salían de su rancho los chicos de Esteban Navarro, y eso en el Cartagonova tiene consecuencias: los mayores ratos de gran placidez de la temporada para los locales. El Cartagena está acostumbrado a sufrir, pero esta tarde se gustó a sí mismo. Tanto, que hasta el repartidor Cordero se puso a definir: antes de la media hora, el lebrijano marcó su primer gol con la camiseta del Efesé, un latigazo desde fuera del área que se coló por la escuadra.

La cosa no quedó ahí. Un disparo envenenado de Fito Miranada pegó en un defensa del Almería B. El portero Guille Lara evitó el desastre con una estirada, para echar la pelota al saque de esquina. La grada también se vino arriba con una falta directa de Santi Jara, que rozó la cruceta, al borde del descanso. Una oleada de acercamientos que mereció más que un 2-0. Poca renta para tanta superioridad.

Si hay que poner un 'pero' a este Cartagena, es que está cogiendo la costumbre de cometer errores defensivos en todos los partidos. Sin sobresaltos, el Efesé se encargó de generarlos por sí mismo: un saque de esquina lo cabeceó Navas solo en el segundo palo. 2-1 con toda la segunda parte por delante y el percance añadido de la lesión de Moisés. El central sevillano sufrió un golpe en la acción de gol y se marchó en camilla. Le dieron puntos en la ceja. Entró en su lugar el atrevido Luis Mata.

Conexión exgrana

Fue un espejismo ese gol del Almería B. Ahí desapareció el filial, que no volvió a asomarse por la portería de Mario. Tal vez no perder el control del partido fue la mejor noticia para un Efesé con mano dura, que finiquitó la faena y metió mas madera con la entrada de Aketxe y Elady Zorrilla. No marcó ningún gol, pero uno de los futbolistas más determinantes tras el asueto fue Santi Jara: es un chico tremendamente exquisito y le sirvió en bandeja un gol a Elady. La conexión exgrana funcionó a las mil maravillas: el corpulento Elady salió en el 81 y en el 83 ya definió con finura, picando la pelota por encima de Guille Lara. En el 93 se coronó, con un control digno de manual y una vaselina para rizar el rizo. Él también necesitaba darse un garbeo. Le bastaron diez minutos en el campo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos