Fútbol | Segunda B

La fiesta termina en El Palmar

Aketxe, jugador del FC Cartagena, en un lance del encuentro./LOF
Aketxe, jugador del FC Cartagena, en un lance del encuentro. / LOF

El Sanluqueño acaba con la racha de trece partidos sin perder de un Cartagena flojo, errático y destensado

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Tenía que pasar alguna vez. Y pasó este sábado, en el incómodo campo de El Palmar, donde el hambre del Atlético Sanluqueño pudo con la pachorra del líder, un Cartagena que pensó que podía seguir aplicando la ley del mínimo esfuerzo para sacar el partido adelante. Porque eso es lo que venía haciendo en el último mes, en el que los de Munúa han pegado un importante bajón. De hecho, ya vimos recientemente ante los filiales de Almería y Sevilla que a veces no de te da con dos chispazos de Moyita y dos remates de Elady para sumar los tres puntos. A veces, no.

3 Atlético Sanluqueño

Javi Jiménez; Edu Oriol, Pelón, José, Álex Cruz; Del Moral (Ceballos, minuto 62), Alberto García, David Álvarez, Quesada (Misffut, minuto 75); Dani Güiza (Mawi, minuto 47) y David Toro.

1 FC Cartagena

Joao Costa; Óscar Ramírez, Moisés, Ayala, Jesús Álvaro; Vitolo; Santi Jara, Cordero (Fito Miranda, minuto 69), Moyita, Elady; y Aketxe (Rubén Cruz, minuto 69) (Mario, minuto 82).

Goles:
1-0, Dani Güiza (minuto 23). 1-1, José, en propia meta (minuto 57). 2-1, David Toro (minuto 84). 3-1, Mawi, de penalti (minuto 90+).
Árbitro:
Pérez Muley (madrileño). Amarillas a los locales Álex Cruz, Del Moral, José y David Toro;y a los visitantes Óscar Ramírez, Ayala y Elady.
Incidencias:
El Palmar. Unos 2.500 espectadores.

Y es lo que sucedió ayer en Sanlúcar de Barrameda, ante un rival modesto y aplicado que le echó casta, coraje y ganas. Con eso le sirvió a los gaditanos para pegarse una fiesta de rechupete ante su público y, de paso, poner los pies en el suelo a los de Munúa. Se quedan en trece jornadas sin perder, igualando la marca conseguida en 2016 por el Cartagena de Alberto Monteagudo. Entonces, eso sí, fueron seis victorias y siete empates. Ahora han sido diez triunfos y tres igualadas. No se puede estar toda la temporada sin perder. Es obvio. Nada enturbia el excelente rendimiento que están dando los blanquinegros en este curso. Sigue siendo muy evidente. Pero la forma de caer ayer ante un rival sensiblemente inferior debe llevar a la reflexión y al análisis. Toca mejorar.

La primera parte que completó ayer el Cartagena fue inaceptable. Destensado, errático y laxo, el cuadro de Munúa permitió que el Sanluqueño se lo creyera. Avisó Del Moral con un par de internadas muy intencionadas por la derecha. Ayala y Jesús Álvaro hacían aguas por aquel costado. Entre errores e imprecisiones, a Moyita le cayó una pelota franca en el borde del área. Pero el sevillano chutó flojo y David Álvarez, imperial todo el choque, fue al suelo y logró taponar un remate que debería haber sido terminal.

Güiza golpea primero

Sí lo fue el de Dani Güiza, casi desde el córner. Sacó una falta que Óscar Ramírez podría haberse ahorrado y la pelota, tras dar en la espalda de Moyita, sorprendió a Joao Costa, cegado por el sol e insólitamente lento a la hora de reaccionar. Tras el 1-0, no hubo reacción visitante. Al revés. Casi hace el segundo el conjunto de Abel Gómez. Fue de nuevo a balón parado, un capítulo en el que los blanquiverdes disfrutaron y los albinegros sufrieron como nunca antes. Quesada puso un libre directo en la escuadra y Joao Costa voló hasta allí para hacer la parada de la tarde.

Solo despertó el Efesé en los cinco minutos finales del primer periodo, con la primera internada de Elady, zanjada con un hachazo de Del Moral, y un disparo fuerte de Santi Jara que salió por encima del larguero. Demasiado poco para el líder. Imposible ganar un partido con tan poco. Incluso siendo el líder. Las cosas cambiaron en la reanudación. Eso también estaba en el guion. Como que el primer sustituido iba a ser Dani Güiza, quien se echó al suelo a los 40 segundos del segundo tiempo y pidió el cambio. A sus 38 años, está para lo que está. Y es posible que el de ayer acabara siendo el partido en el que más kilómetros ha hecho en lo que llevamos de temporada.

La primera parte de los de Munúa fue muy mala y la roja a Joao Costa frenó la remontada

Como ha sucedido otras veces, todo mejoró cuando Moyita salió de su letargo y empezó a quedarse con todos los balones. Los pedía en todas partes y aparecía por todos sitios. Y enseguida se sumó Elady, protagonista como siempre del gol albinegro. Quebró a Pelón con un movimiento de cadera, se internó en el área y su centro, que iba a ser rematado por Aketxe, lo introdujo José, central local, en su propia portería. Como en la última salida a Melilla, Moyita y Elady acudían al rescate tras una deficiente primera mitad.

Error fatal

Tras el 1-1 se veía venir el 1-2. Moyita hacía lo que quería y Elady y Santi Jara dispusieron de dos buenas ocasiones. Pero entre las discusiones en el césped, los reproches en los banquillos y los cambios el choque se enfrió. Cada vez se vislumbraba menos el 1-2 y se daba por descontado el 1-1. Cuando no puedes ganar, al menos no pierdas. Esa es la idea.

Pero todo se torció a ocho minutos del final, cuando Joao Costa se pegaba un tiro en el pie, primero con un deficiente saque de portería y luego con una salida a destiempo que terminó con Mawi en el suelo y él expulsado. Entró Mario y Munúa sacrificó a Rubén Cruz, que acababa de entrar. Ese cambio duele casi más que la propia derrota. Podía haberse evitado. David Toro puso el libre directo en la escuadra y Mario, en frío, hizo la estatua. En la última contra de la tarde, con el Cartagena volcado, Jesús Álvaro volvió con todo y derribó dentro del área a David Toro. Mawi no falló el penalti, sentenció el encuentro y puso a pensar al Efesé, que hoy podría ver cómo UCAM y Recreativo se acercan a solo tres puntos. Los murcianos juegan en el campo del Sevilla Atlético y los onubenses reciben al San Fernando.

Más