Detienen a un chico y dos chicas que se colaron de madrugada en el Cartagonova

Estadio Cartagonova. /P. M. Rodríguez/ AGM
Estadio Cartagonova. / P. M. Rodríguez/ AGM

Una vecina los vio en el césped a las tres de la madrugada del sábado y llamó a la Policía, que puso fin a la peculiar fiesta de los tres jóvenes

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Buscaban otra cosa. Adrenalina pura. Pensaban que nada podía salir mal. Pero salió. La peculiar fiesta, tan arriesgada como sorpredente, que tres jóvenes quisieron montarse en el mismo césped del Cartagonova en la madrugada del viernes al sábado acabó de mala manera, con los tres (un chico y dos chicas menores de 20 años) siendo sorprendidos y detenidos por agentes de la Policía Local, en el propio terreno de juego.

Pasaban unos minutos de las tres de la madrugada cuando una vecina (posiblemente de un piso alto de alguno de los edificios de la calle Doctor Luis Calandre) escuchó voces en el silencio de la noche. No se veía nada en la oscuridad del estadio, pero entendió que algo raro estaba sucediendo a esas horas de la madrugada dentro del recinto de Benipila. Y llamó a la Policía Local. Rápidamente acudió una patrulla y los agentes comprobaron que la alarma de las oficinas no había saltado y que allí dentro, en la sede del club y la tienda, no había nadie.

No obstante, sacaron de la cama a un técnico de la Concejalía de Deportes, quien se personó en el estadio y abrió una puerta para que los policías accedieran al interior del campo. Y allí sorprendieron a los tres jóvenes, quienes se habían colado saltando por una de las puertas de tribuna. Fueron directamente hacia el terreno de juego y, por eso, la alarma no sonó. Las chicas estaban especialmente nerviosas y una de ellas no paraba de llorar. Los tres fueron identificados y se exponen a una multa. La peripecia terminó mal.

Saltaron por una puerta de tribuna y la alarma no sonó. No eran ladrones y no tenían intención de robar

Robos anteriores

Se da la circunstancia de que en los últimos meses han entrado dos veces a robar, siempre de madrugada y siempre durante el fin de semana, en las oficinas del estadio. El pasado mes de de mayo, en la víspera del encuentro ante el Rayo Majadahonda y tras una semana en la que el club vendió 12.000 entradas, unos ladrones entraron en las oficinas, reventaron la caja registradora y se llevaron el dinero que había en ella.

En marzo hubo un primer asalto, con el mismo 'modus operandi'. Los ladrones entraron de madrugada por el palco, y de ahí a las oficinas. En esa ocasión se llevaron el dinero (poco) que había en la caja para el cambio de la tienda y uno de los ordenadores que los técnicos del club usaban en su trabajo diario. En esta ocasión, los asaltantes no eran ladrones ni tenían la intención de robar en el estadio. Su deseo era otro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos