Santi Jara: «No hay que darse cabezazos contra la pared, somos colíderes»

Santi Jara, en el Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm
Santi Jara, en el Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm

«Hemos perdido un colchón importante, pero no podemos lamentarnos. Estamos tranquilos y Munúa también», dice el jugador del FC Cartagena

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Lo mismo le da jugar en la banda izquierda que en la derecha. Lo mismo pega un acelerón, mete un centro, combina con una pared o remata al fondo de la red, que se quita las botas y tira al monte a recoger setas o se va de caza. Le gusta cuidarse, a poder ser con «unas verduras a la plancha y un buen chuletón» en el plato. Es el primero en los entrenamientos y se fija mucho en Joaquín, jugador del Real Betis. Es Santi Jara (Almansa, 1991), futbolista del Efesé y ex del Real Murcia.

-Hace un mes ganaron en el Álvarez Claro y dejaron al Melilla a 10 puntos. Ahora, los norteafricanos son líderes. ¿Qué está pasando?

-En el fútbol, no todo sale como uno quiere. Hemos perdido un colchón de puntos importante [el Cartagena ha sumado 2 de 12]. Ahora no lo tenemos y debemos centrarnos en el día a día. No podemos lamentarnos ni mirar atrás. Hay que tomarlo con normalidad, al igual que lo tomó el Melilla cuando le tocó. Hay que jugárselo en estas jornadas [quedan 7] y tenemos muchas opciones de quedar líderes aún. No tengo duda.

«Tenemos muchas posibilidades de quedar primeros, no tengo ninguna duda; no hay que hacer una revolución»

-¿Qué les ha dicho Munúa? ¿Ha cambiado algo en los entrenamientos?

-Munúa está igual de tranquilo que nosotros. Nos da esa tranquilidad que necesitamos. Hay que pensar en el derbi y nada más. Vamos a salir a ganar, con el balón. Si perdemos, tocará seguir mirando hacia adelante. Los demás rivales también van a pinchar. Hay que seguir con paso firme. Trabajamos con la misma intensidad y con las mismas ganas. Somos una piña. No hay que darse cabezazos contra la pared, somos colíderes, con los mismos puntos que el Melilla. No hay que hacer una revolución.

-¿Y Belmonte, en el vestuario? ¿Hay preocupación por las renovaciones y los contratos?

-Nos transmitió lo que pensaba, a base de bien, y nos apoya en todo. Si hay preocupación en el vestuario por las renovaciones y los contratos, eso hay que preguntárselo a él. Yo no lo sé. A mí no me incumben. Hay que estar centrados en el día a día y, cuando todo acabe, ya hablará cada uno lo que tenga que hablar.

-¿Es especial el derbi?

-Entiendo que sea declarado de alto riesgo. Es normal. Es un derbi, con los jugadores y los aficionados más alterados de la cuenta. Como en los Madrid-Atlético y los Sporting-Oviedo. Hay que tomarlo como una fiesta del fútbol y mantener la compostura.

-En diciembre perdonó un 15% del salario que le debía el Real Murcia. ¿Por qué lo hizo?

-Dejé muchos amigos allí. Fui un poco comprensivo con el club, porque la situación económica no era buena. La temporada pasada no nos trataron muy bien. Pero me puse en el lugar de la nueva directiva [con Almela al frente], vi que está haciendo las cosas bien y perdoné una cantidad que supongo que se agradecería.