Cristo, otro contratiempo en plena crisis

Cristo conduce la pelota en presencia de Moussa, del Villanovense, el 24 de marzo, en uno de los tres partidos en los que ha podido participar. / j. m. rodríguez / agm
Cristo conduce la pelota en presencia de Moussa, del Villanovense, el 24 de marzo, en uno de los tres partidos en los que ha podido participar. / j. m. rodríguez / agm

El tinerfeño reapareció en enero tras nueve meses de baja y ahora vuelve a lesionarse para cuatro semanas

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Pasan las semanas y no dejan de acumularse las malas noticias para el Cartagena desde aquella histórica victoria en el Álvarez Claro de Melilla. Tras ese triunfo en tierras norteafricanas, una mañana del 3 de marzo, el equipo entrenado por Gustavo Munúa no levanta cabeza: lleva 3 puntos de los últimos 18 en juego, ha caído a la tercera plaza y no ha vuelto a encontrar su mejor versión. Además, el técnico uruguayo empieza a ser cuestionado por una parte de la afición. El equipo tocó fondo el domingo tocó en Ibiza y, con ese desastre aún reciente, ayer recibió otro bofetón. Cristo Martín se va a perder la recta final de la temporada porque sufre una rotura fibrilar del recto femoral del muslo derecho. Va a estar cuatro semanas de baja, según confirmaron los servicios médicos del club, y lo normal es que no pueda volver a reaparecer hasta una hipotética fase de ascenso. Eso aún no está decidido: queden 15 puntos en juego y la distancia con el quinto clasificado, el Badajoz, es de 5.

El club apostó por él en el mercado de invierno y desde su vuelta solo había podido participar en tres partidos oficiales, con un total de 61 minutos

El contratiempo es especialmente doloroso por el futbolista del que se trata. Cristo había luchado mucho en el último año para volver a sentirse futbolista. El 2 de mayo de 2018 se rompió el tendón de Aquiles en una sesión de entrenamiento. Al día siguiente pasó por el quirófano y ahí empezó un duro proceso de recuperación, que lo mantuvo alejado de los terrenos de juego durante nueve meses. El tinerfeño no se vistió de corto, pero siempre estuvo ahí, en el día a día y animando a sus compañeros en los momentos difíciles. Además, su relación es muy estrecha con el presidente y dueño del club, Paco Belmonte, y con el manager general, Manuel Sánchez Breis. De hecho, el jugador puso mucho de su parte para hacer posible el fichaje de Vitolo, su amigo y ex del Tenerife. Los propios dirigentes del club lo habían comentado en público. No era un secreto.

Fechas clave

2 de mayo de 2018
Rotura del tendón de Aquiles en un entrenamiento. Pasa por el quirófano al día siguiente.
9 de mayo de 2018
El Cartagena cubre la baja de Cristo con la cesión hasta final de temporada de Aitor Ruibal.
24 de febrero de 2019
Cristo reaparece en partido oficial ante el Malagueño y juega los últimos 28 minutos.
16 abril de 2019
El club confirma la rotura fibrilar del recto femoral. Cuatro semanas de baja.

Tal vez por ese tipo de detalles, el club le correspondió dándole una oportunidad en el pasado mercado de invierno. Aún en la recta final de su recuperación, Belmonte y Breis le quitaron la ficha al también lesionado Álvaro Queijeiro, para dársela a él. La idea era que el tinerfeño pudiera sumar, muy poco a poco, en la recta final de la temporada. El Efesé entendió en ese momento que un futbolista como él, con mucha calidad y en su cuarto año de albinegro, merecía un poco de cariño y no estaba bien dejarlo marchar cedido hasta el final de la Liga. «Un poco de Cristo, es mucho», defendió la entidad albinegra en su momento. Dio la baja a Queijeiro y le dio la bienvenida al tinerfeño con un emotivo vídeo compartido en las redes sociales.

Cuando se rompió el tendón de Aquiles, Belmonte respondió con la cesión de Aitor Ruibal

No tenía dolor

Lo cierto es que, desde su puesta a punto, Munúa le ha dado muchos mimos y ha tratado no forzarlo demasiado. En varias comparecencias repitió la palabra «paciencia». Cristo regresó a un terreno de juego la mañana del 29 de enero, en un amistoso contra el FC Juniors OÖ austriaco, en La Manga Club. «Me he puesto muy nervioso al salir, pero al final lo que cuenta es que las sensaciones son buenas», dijo, tras disputar los últimos 25 minutos de aquel 'bolo'.

También tuvo rodaje en el amistoso contra los rusos del CSKA de Moscú, disputado en el Cartagonova el 19 de febrero. Jugó media hora a muy buen nivel y hasta tuvo una clara ocasión de gol. Munúa lo vio a tan buen nivel que le hizo reaparecer en un partido oficial días después, en el partido de Liga ante el Atlético Malagueño. Media hora que le bastó para recibir una de las mayores ovaciones que se recuerdan en Benipila. «Es el día más feliz de mi vida. Dije que la lesión no me iba a retirar y nunca voy a olvidar este recibimiento», comentó el tinerfeño. El entrenador uruguayo, por su parte, aseguró lo siguiente: «Completa todos los entrenamientos y no le duele nada. Ha acelerado su recuperación y será muy importante ir dándole minutos».

La lesión es para un mes, no es de larga duración y el club no puede coger su ficha y reforzarse

El charrúa se los dio en otros dos partidos más, 9 contra el Sevilla Atlético y 24 contra el Villanovense. Ese encuentro del 24 de marzo en el Cartagonova fue el último hasta que ayer se confirmó su lesión para cuatro semanas. Once meses después, Cristo solo ha podido ayudar en tres jornadas, con 61 minutos repartidos. Aún le faltaba chispa y la semana pasada, en un entrenamiento, cayó lesionado. Por eso no viajó el domingo a Melilla. No estará en lo que queda hasta el final, determinante para lograr el liderato: El Ejido, San Fernando, Marbella, Talavera y Linense.

Los dirigentes piden «paz y tranquilidad» en estos momentos y evitan hacer declaraciones

Concentración

Esta vez, lo que tiene es una rotura muscular y no será necesario que pase por el quirófano. El año pasado, cuando se rompió el tendón de Aquiles, Belmonte reaccionó rápidamente y en una semana cerró la cesión de Aitor Ruibal. La apuesta no salió del todo bien y el del Betis pasó de puntillas y apenas destacó en la lucha por el ascenso. Sí lo hace ahora, en el Rayo Majadahonda, donde ya ha disputado 31 partidos y lleva 12 goles. En esta ocasión, el dueño del Efesé no puede hacer lo mismo. El Cartagena no podrá reforzarse y ocupar la ficha del tinerfeño con otro futbolista, porque su lesión no es de larga duración. Con Queijeiro debutando en el Melilla, algunos aficionados cuestionaron ayer la decisión de soltar al gallego y dar la oportunidad a Cristo. En el club, en plena crisis de juego y resultados, se limitaron a no hacer declaraciones y transmitir «paz y tranquilidad» en estos momentos. Esta semana tampoco está permitido hacer entrevistas a alguno de los jugadores de la plantilla. La prioridad es concentrarse para el domingo, a las siete de la tarde, contra El Ejido.