Cristo arranca de nuevo

Cristo Martín, con la pelota, ayer en el amistoso contra el Juniors en La Manga Club. / pablo sánchez / agm
Cristo Martín, con la pelota, ayer en el amistoso contra el Juniors en La Manga Club. / pablo sánchez / agm

El atcante tinerfeño disputa los últimos 25 minutos del amistoso que el Cartagena gana a los austríacos del Juniors (4-3)

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

El atacante tinerfeño Cristo Martín, de 31 años, regresó ayer a los terrenos de juego, en el segundo tiempo del amistoso que el Cartagena disputó en el Campo G de La Manga Club ante el FC Juniors OÖ, de la Segunda austríaca, un partido que terminó con triunfo de los de Munúa (4-3). Disputó los últimos 25 minutos, actuó de interior derecho y participó bastante en el juego. El ex de Universidad de Las Palmas, Marino y Tenerife nunca olvidará esta apacible mañana de finales de enero de 2019, con 17 grados de temperatura y apenas medio centenar de espectadores viendo en directo su regreso al fútbol, tras nueve meses apartado de él por culpa de una grave lesión.

«Ha sido un día muy especial. Me he puesto muy nervioso al salir, pero al final lo que cuenta es que las sensaciones son buenas. Me siento bien, llevo tres semanas trabajando con el grupo como uno más y estos amistosos me van a venir de maravilla. Ya estoy un poco más cerca de volver», comentó el jugador tinerfeño al acabar el amistoso, todavía sobre el césped de La Manga Club. En mayo se rompió el tendón de Aquiles. «2018 fue un año malo y seguro que este 2019 va a ser muy bueno», apuntó.

«Munúa me ha dicho que estuviese tranquilo, que aquí hay mucho que perder y poco que ganar, pero yo estoy muy contento de poder jugar. Vuelvo a disfrutar haciendo lo que me gusta. Hemos trabajado muy duro y me queda seguir así, para estar pronto a disposición del míster. Tengo que coger el ritmo que llevan mis compañeros. Sé que será complicado, pero seguro que lo conseguiré. Lo más difícil ya está hecho», añadió un contentísimo Cristo Martín.

Destacaron Carrillo e Igor Paim, que hizo dos goles. Vázquez y Orfila anotaron los otros dos tantos

De 1-3 a 4-3

El amistoso, por cierto, estuvo muy entretenido. Munúa reservó a Joao Costa, Mario, Óscar Ramírez, Antonio López, Ayala, Jesús Álvaro, Vitolo, Cordero, Gracia, Moyita, Elady, Santi Jara, Aketxe y Rubén Cruz. Alineó un 'once' con seis suplentes habituales (Orfila, Luis Mata, Rui Moreira, Fito Miranda, Carrillo y Paim) y cinco chicos del filial (el meta Fran, David Ardil, Mauro, Vázquez y Revilla). En la segunda parte, además de Cristo, el técnico uruguayo dio minutos a Booker, Damián, Tote, Kuki, David Vera y el meta Miñano, todos del Cartagena B.

Las cosas empezaron torcidas, con dos tantos de los austríacos en el primer cuarto de hora, anotados por Kenan Salo y Raguz, de penalti. Antes del descanso recortó diferencias el Efesé, gracias a un bonito tanto de Vázquez, un extremo zurdo natural de San Javier que dejó detalles interesantes. Los mejores, no obstante, fueron Carrillo y Paim, quienes lideraron la remontada albinegra en el segundo periodo.

Un grave error en la salida del portero Fran dejó el gol en bandeja a Ilic. Era el minuto 50 y la respuesta del Cartagena fue rápida y contundente. Paim anotó con precisión un penalti que le hicieron a él. Después superó al portero con un toque sutil tras una pared con Carrillo. Y el cuarto lo hizo Orfila, de cabeza, tras un rechace en un saque de esquina.

Más