Cinco razones para una crisis

Rubén Cruz se echa las manos a la cabeza tras el segundo gol del UCAM, el pasado domingo en el Cartagonova. / pablo sánchez / agm
Rubén Cruz se echa las manos a la cabeza tras el segundo gol del UCAM, el pasado domingo en el Cartagonova. / pablo sánchez / agm

Mario genera dudas bajo palos, la zaga se derrite con muy poco, nadie asume el rol de Chavero y Rubén Cruz y Aketxe aún no han marcado en la Liga

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Arriesgó el presidente del Cartagena, Paco Belmonte, con el entrenador que eligió para sustituir a un Alberto Monteagudo que tenía que irse, sí o sí. Pese al buen trabajo del manchego en el banquillo albinegro, no era 'sano' arrancar este curso con él a los mandos tras lo sucedido en el último 'playoff' de ascenso, trágico primero y fallido después. Luis Tevenet y Curro Torres rechazaron su propuesta de una manera un tanto sorprendente y al final Belmonte se decantó por Gustavo Munúa, quien no ha dado con la tecla en este primer mes de competición. Expulsado de la Copa por un Logroñés que todavía no ha ganado en su grupo y antepenúltimo en una Liga en la que no conoce la victoria, el panorama es muy sombrío para el Efesé.

Lo que vive ahora mismo el equipo es una de esas crisis a las que ya no estábamos acostumbrados por estos lares. Hay que remontarse a la etapa de Víctor para recordar algo parecido, con la diferencia de que aquel era el primer año de la etapa de Belmonte y Sánchez Breis, todo estaba en proceso de construcción y no había demasiadas urgencias. Ahora, todo ha cambiado. Acaba de empezar el cuarto curso con Belmonte y Sánchez Breis, en los dos últimos se ha escapado el ascenso por muy poco y el único objetivo posible es subir de una vez por todas a Segunda. Por este camino, desde luego, no se llega al fútbol profesional. Porque el Cartagena vive una crisis de juego, identidad y resultados que se puede explicar con cinco razones.

Primera. La portería. Pau Torres no mejoró el año pasado al discutido Limones y, en este primer mes, Mario tampoco mejora a Pau Torres. Belmonte y Munúa dieron muchas vueltas este verano a la hora de elegir portero y al final optaron por uno con sobrada experiencia en la élite, tras sus pasos por Santander, Pamplona y Vallecas. No se entiende, sin embargo, que si la idea del entrenador es salir jugando la pelota desde atrás se haya apostado por un cancerbero que en estos primeros partidos de Liga ha mostrado un nivel calamitoso en el juego de pies. Tampoco da demasiada seguridad con las manos, al menos de momento. Y no sería extraño que Munúa diera la alternativa al luso Joao Costa, destacado en Copa del Rey ante el Don Benito y el Logroñés.

Munúa tiene energía y su idea es valiente y atractiva, pero es discutible su gestión en los cambios

Segunda. La defensa. El Cartagena ha encajado cinco goles en sus dos primeros partidos en el Cartagonova. El año pasado encajó su quinto gol, anotado por Artiles para Las Palmas Atlético, en la jornada 11. Es la línea más reconocible y la que menos cambios ha sufrido, ya que se mantienen los dos laterales y un central. Pero Óscar Ramírez, Moisés y Jesús Álvaro están muy por debajo de su nivel, como si se hubieran quedado atrapados en el tiempo, en aquella mañana siniestra del Cerro del Espino. Ayala no convence y Antonio López aún no ha asomado. Orfila, fichaje de relumbrón para la zaga, ha jugado en todos los sitios menos en el suyo. Solo actuó de lateral derecho en Huelva y tuvo la mala suerte de sufrir una injusta expulsión.

Tercera. El centro del campo. Vitolo y Cordero son dos grandes jugadores para la categoría, pero de perfiles muy parecidos. Roban y abarcan mucho campo. Tienen experiencia y dominan la situación. No obstante, ambos abusan del juego horizontal. Les falta verticalidad y pierden relevancia cuando se acercan al área rival. Se fue Chavero y el equipo no ha encontrado aún al futbolista que asuma su rol. Queijeiro era el organizador de Munúa y se rompió en el debut ante el Granada B. A Julio Gracia, de momento, lo hemos visto brillar en la banda izquierda. Y poco se espera del portugués Rui Moreira, un 'box to box' por descubrir.

Cuarta. La delantera. Nadie duda de que Rubén Cruz y Aketxe volverán a hincharse a marcar goles (25 dianas entre los dos el curso pasado), pero aún no han estrenado su cuenta en Liga. Rubén Cruz sí ha hecho dos tantos en Copa. El curso pasado, con sus oportunas apariciones taparon muchas carencias, convirtieron una mala tarde en una buena tarde y sostuvieron al equipo durante toda la segunda vuelta. Sin sus goles, el Cartagena no va a ningún sitio.

Quinta. El entrenador. Munúa tiene energía y una idea de juego clara. Su propuesta es valiente y atractiva. Pero hay cosas que no se entienden demasiado bien, especialmente su gestión en los cambios. Ante el UCAM, los jugadores saltaron a calentar en el minuto 55 y el primero no entró hasta el 72. Luego, hizo los tres en seis minutos. Además, no sabemos qué piensa de Paim y Juan Moreno.

Los peñistas fletan autocares para Jumilla a siete euros

El batacazo ante el UCAM no hace mella en los incondicionales. La Federación de Peñas del Efesé anunció ayer que fletará este domingo los autocares que sean necesarios para que el equipo esté lo más acompañado posible este domingo en Jumilla. De este modo, los autobuses saldrán desde el Palacio de Deportes, a las 15.00 horas, con llegada prevista al Uva Monastrell a las 16.30, una hora antes de que comience el partido. El precio es de 7 euros para peñistas y abonados y de 12 euros para no abonados, sin entrada incluida. El plazo para apuntarse -en La Terraza del Cartagonova- acaba el viernes a las 20.00 horas. Se trata del primer desplazamiento cercano de la temporada. El siguiente será a Murcia, el próximo 18 de noviembre.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos