Chispi, el regreso soñado

El meta Chispi Guillamón, con su nueva camiseta, ayer en el Faro de Navidad. /Antonio Gil / AGM
El meta Chispi Guillamón, con su nueva camiseta, ayer en el Faro de Navidad. / Antonio Gil / AGM

El portero cartagenero, de 21 años, vuelve a casa para ser el tercer meta del Jimbee, tras nueve temporadas en la cantera de ElPozo Murcia

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

A sus 21 años, el meta cartagenero José Antonio Guillamón, conocido como Chispi, vuelve a casa para convertirse en el tercer portero del Jimbee Cartagena. Ayer fue presentado en el Faro de Navidad, donde estuvo arropado por familiares y amigos. También acudió a la cita el entrenador del cuadro cartagenero, André Brocanelo. Chispi, un chico jovial, alegre y que siempre luce una sonrisa, ha estado nueve años en las categorías inferiores de ElPozo, pero allí tenía completamente cerradas las puertas del primer equipo. Tras tres temporadas en el filial, en Segunda, y dos convocatorias con la selección española sub-19, el chico ha decidido aceptar la propuesta del Jimbee y pelear por lo que, a priori, parece una quimera: quitarle el puesto bajo palos a Raúl Jerez y Marcao.

«No diría que vengo como tercer portero. Somos tres y sé que hay dos grandes porteros en la plantilla. De Raúl destaco su manera de leer los partidos y su posición en la pista. De Marcao me quedo con su juego de pies, que es sencillamente espectacular. Pero yo no vengo aquí con un papel de tercer portero. Tampoco voy a jugar con el filial. Vengo a pelear por un puesto y a ponerle las cosas difíciles al entrenador. He hablado dos veces con él y sé que al final aquí todos nos jugamos las papas. Y también sé que si estoy mejor que Raúl y Marcao en algún momento, André no va a dudar y me pondrá a jugar», comentó Chispi, quien va a compaginar el fútbol sala con el cuarto y último curso de la carrera de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.

Sobre su salida de ElPozo, explicó que «ha sido muy dura, porque atrás quedan nueve años de recuerdos, compañeros y entrenadores. Pero pesa más la alegría de volver a casa. Desde pequeño siempre he tenido la referencia de que en mi ciudad había un equipo de fútbol sala en Primera División. Y mi sueño siempre ha sido jugar en Cartagena. Además, creo que para el club es muy positivo que haya un cartagenero en el equipo [no lo había desde la marcha de Josiko en 2013], ya que puede llamar más a la afición y hacer que todos estemos más unidos en esta nueva etapa», señaló Chispi, locuaz, nervioso y contento. Se le veía enormemente feliz e incluso alguno de sus familiares no pudo contener la emoción y derramó algunas lágrimas. Era un día muy grande para ellos.

LAS FRASES«Sé que si estoy mejor que Raúl y Marcao en algún momento, André no va a dudar y me pondrá a jugar»«Se va a convertir en un símbolo del club, ya que muchos niños y niñas se verán reflejados en él»

Un espejo

Chispi tiene todo el tiempo del mundo para hacer una gran carrera en la élite del fútbol sala, pero a sus 21 años ya cuenta con un currículo interesante. Ha sido campeón de la Mini Copa del Rey (2012), tres veces campeón de España de clubes (2012, 2013, 2016), campeón de la Copa Presidente (2015), dos veces campeón de España universitario con la UCAM y campeón de Segunda con ElPozo Ciudad de Murcia (2018).

El joven meta cartagenero estuvo acompañado en su presentación por Juan Giménez, gerente del club. «Es un día muy importante para nosotros. Estoy seguro de que Chispi, como cartagenero, se va a convertir con el paso de los años en un símbolo del club, ya que muchos niños y niñas se verán reflejados en él. Tenemos claro que el futuro del club pasa por la mezcla entre jugadores jóvenes como él y otros ya contrastados en la Liga. Estamos buscando permanentemente ese equilibrio entre ambas cosas», confesó.