Fútbol | FC Cartagena

Chavero pasa de puntillas

Chavero, con un fisio, Moisés y Cristo, tras el partido. / a. gil / agm
Chavero, con un fisio, Moisés y Cristo, tras el partido. / a. gil / agm

Indiferencia en la grada en el regreso del catalán tras su polémica salida, salvo tímidos silbidos; Amadeo Salvo, serio, se encerró en el vestuario

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

El regreso de Alejandro Chavero al estadio Cartagonova, unos meses después de abandonar el Efesé de muy mala manera, con críticas al club en las redes sociales, apenas se notó en la grada. El medio catalán, que pasó de puntillas en un partido gris del Ibiza, prefirió marcharse a la isla y firmar un contrato «espectacular» por tres temporadas. Los alrededor de 6.000 espectadores apenas mostraron su malestar por aquella situación, un culebrón veraniego del que ni siquiera el futbolista (ni el cuadro ibicenco) quiso hablar: rechazó una entrevista con 'La Verdad' para aclarar el asunto. Hubo indiferencia en la grada, salvo algunos pitos en los minutos finales hacia un jugador que, en el campo, sí fue muy importante la temporada pasada.

Chavero recibió las muestras de cariño de algunos de sus excompañeros (como Moisés, Cristo y Aketxe) y miembros del cuerpo técnico. Al final del partido, antes de subirse al autobús, también se fotografió con algunos aficionados. En el campo, el catalán acabó contagiándose de la depresión del Ibiza: una pérdida infantil suya, al borde del área, generó el saque de esquina previo al 5-0 de Rubén Cruz, que remató de cabeza la pelota en el primer palo. Más allá del abultado resultado (6-0), lo cierto es que se prevén días agitados en el conjunto ibicenco: el presidente Amadeo Salvo, ex del Valencia, bajó al vestuario al término del partido para hablar con los jugadores. Su cara, mustia, lo decía todo. El empresario valenciano, al frente del 'nuevo rico' de la Segunda B, lógicamente hará cambios en la plantilla en el mercado de invierno.

«Nos han hecho un traje»

También está en el punto de mira el entrenador Andrés Palop. Cariacontecido, en la rueda de prensa posterior al choque no dudó en tildar la derrota ante el Efesé como «una de las más duras de mi toda mi carrera, ya no solo como entrenador sino como jugador. Nos han superado claramente. Nos han hecho un traje», admitió el exportero de Villarreal, Sevilla y Valencia. «Confío mucho en los jugadores. Nos toca salir como una familia. En el vestuario nos hemos mirado y con eso sobraba para saber que no era nuestro día. Hemos hecho autocrítica, ha sido un accidente, un varapalo duro. Hemos mostrado cierta competitividad, sin grandes argumentos, hasta el minuto 37 [cuando llega el 1-0]. Cada acción era gol y poco puedes hacer», añadió Palop.

Al detalle

Sin pitos
La grada mostró indiferencia con el regreso de Chavero, con tímidos silbidos. Se fotografió con algunos al final.
madeo Salvo
El presidente del Ibiza, muy serio, habló con los jugadores tras la abultada derrota.

Al margen de eso, y del fuerte viento de la mañana, el césped lució por fin un estado impecable. Alrededor de 6.000 espectadores se juntaron en el estadio Cartagonova, con la grada lateral más poblada de lo habitual. El anillo inferior (también el de los fondos) estuvo cerrado por las obras de refuerzo de la estructura, que empezarán hoy mismo.

 

Fotos

Vídeos