Fútbol | Segunda B

El campeón estrena liderato en Granada

Fito Miranda, Cordero y Elady, sonrientes, en el entrenamiento del miércoles. / antonio gil / agm
Fito Miranda, Cordero y Elady, sonrientes, en el entrenamiento del miércoles. / antonio gil / agm

El Efesé, que logró el título de invierno en La Línea, arranca hoy la segunda vuelta en lo más alto del grupo IV ante el irregular filial nazarí

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Lo dicen los jugadores, dirigentes y miembros del cuerpo técnico del Efesé: nadie esperaba alcanzar el liderato del grupo IV tan pronto, con toda la segunda vuelta de la Liga por delante. Hace algo más de un mes, con la derrota en El Ejido, la distancia con el Melilla era de 9 puntos. Ahora, la ventaja con el segundo clasificado (el UCAM Murcia) es de uno. El Cartagena estaba acostumbrado a ir a rebufo, pero esta mañana, a las doce, le tocará ser punta de lanza y defender el puesto (logrado el lunes con el título de campeón de invierno en La Línea de la Concepción), en la Ciudad Deportiva del Granada. Es lo que pasa cuando el trabajo es bueno, los resultados acompañan y la gestión roza la matrícula de honor. Toca elevar el nivel de exigencia.

El Cartagena, desde luego, se ha ganado a pulso esa posición, con una de las mejores plantillas de la categoría, un estilo definido durante varias temporadas y una estabilidad económica inaudita en la Segunda B. Es la línea que siguen el dueño y presidente del club, Paco Belmonte, y el mánager general, Manuel Sánchez Breis, desde 2015: al proyecto le falta la guinda del ascenso. Y en esa faena anda el entrenador, Gustavo Munúa, que tiene al Efesé líder gracias a su peculiar (y efectiva) manera de gestionar el grupo: prácticamente todos los futbolistas rotan, juegan y rinden, sin berrinches ni malas caras. No era sencillo enderezar el rumbo, después de la desgracia de Majadahonda y el cambio de ciclo, pero el uruguayo va por buen camino. Tal vez eso, más pronto que tarde, le lleve a seguir sentado en el banquillo albinegro mucho tiempo.

De momento, lo que toca ahora es defender el liderato. Queda un mundo por delante, pero conviene aguantarlo hasta el final. No hay un competidor duro a la vista, con un Melilla en caída libre, un UCAM Murcia que no asusta y un Real Murcia patas arriba con sus problemas económicos e institucionales. El primer paso es conseguir los tres puntos de Granada. Allí está alojada la expedición desde anoche, con las ausencias de Vitolo y Aketxe por sanción, Jesús Álvaro y Cristo por lesión y Rui Moreira, Carrillo y Juan Moreno por decisión técnica. Sí está el brasileño Igor Paim, a pesar de llegar esta semana de su país, tras unas larguísimas vacaciones de Navidad por problemas con el visado.

Más

Adiós a «las penurias»

Esas son las noticias por tierras granadinas. Allí anda, por cierto, Mario Solano, el delantero del filial. El chico ha entrado por segunda jornada consecutiva en la lista. Primero para suplir a Rubén Cruz y ahora, por la sanción de Aketxe. Con esos dos olfatos en la punta de ataque es imposible que Munúa le dé carrete en el primer equipo, y demuestre por qué es el líder del 'B' en Ciudad Jardín. Está difícil que pueda salir a la Ciudad Deportiva del Granada. Es una instalación de primer nivel, pendiente de una segunda fase de ejecución. Está en la zona norte de la ciudad y allí su mudó el Granada B en noviembre de 2017. Antes, en octubre, a los aficionados del Efesé les tocó sufrir «las penurias» de Armilla, como así las definió Belmonte. El partido de la temporada pasada se disputó allí, con un único tanto de Jesús Álvaro (0-1), y los aficionados albinegros vieron el encuentro detrás de una verja. En la nueva instalación, mucho más cómoda, hoy habrá más de medio centenar de hinchas. Sale un autobús al final.

Allí espera un Granada B en depresión, undécimo, con tres derrotas consecutivas y solo tres triunfos en las últimas diez jornadas. Mucho ha cambiado el filial nazarí desde que se marchó Gino Pozzo, en verano de 2017. El italiano (socio de Quique Pina) ejercía de propietario y usaba el filial como un cóctel de jóvenes promesas extranjeras, prestadas por el Udinese italiano y el Watford inglés. En la temporada 2016/17, con Lluís Planagumà de entrenador, convivían futbolistas de hasta once nacionalidades distintas, con figuras destacadas como la de Peñaranda, ahora en la Premier, jugando en el Watford dirigido por el español Javi Gracia.

Normalidad sin Pozzo

Desde entonces, la filosofía ha cambiado. Y hasta el nombre del filial: desde julio del año pasado se llama Club Recreativo Granada. En la actual plantilla, de 22 futbolistas, solo hay 6 extranjeros: el francés Abdel, el chino Hao, el camerunés Hungla, los brasileños Jean Carlos y Caio y el colombiano Juancho, un delantero de 22 años que el club ha renovado recientemente hasta 2021. Él, y el lateral Carlos Neva, fueron convocados con el primer equipo en el partido del pasado viernes ante el Cádiz.

Será titular el ariete Víctor Morillo, autor de uno de los tres goles que recibió el Efesé en el primer partido de la primera vuelta en el Cartagonova (2-3). Los dirige Pedro Morilla, de 46 años y que fue jugador del Real Murcia. La única baja es la de Isi. Estará el máximo goleador, el medio Nacho Buil, con cinco dianas, y el habilidoso Ontiveros. El líder, por tanto, pasa su primer examen.