Elady, el bromista que convierte en oro todo lo que toca

Elady levanta los brazos en la celebración del gol ante el Talavera. / ANTONIO GIL / AGM
Elady levanta los brazos en la celebración del gol ante el Talavera. / ANTONIO GIL / AGM

El jienense lleva seis goles y siempre que ha marcado, el Efesé ha sumado los tres puntos; con los dos últimos, ha colocado al equipo líder del grupo IV

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Cada día, Elady Zorrilla (La Puerta de Segura, Jaén, 1990) deja un comentario chistoso en el vestuario del Cartagena. También los soltaba en su etapa como jugador del Real Murcia. Un día, llegó a un entrenamiento «como si estuviera dormido, como drogado», porque tenía unas molestias musculares y se equivocó en las tomas del antiinflamatorio: tomó uno por la mañana y otro por la noche. Bien lo saben Pedro Orfila y Santi Jara, compañeros granas y ahora también en el vestuario albinegro. «Es un personaje, te puedes reír a todas horas con él», cuenta el primero. No es para menos que sea feliz. La vida le sonríe a este currante del fútbol, que lo mismo encara al portero que atiza con la vara a los olivos de su pueblo. En el Efesé es el nombre destacado de la semana. Convierte en oro todo lo que toca: cada vez que marca, el Cartagena gana. Lleva seis goles en los triunfos ante Almería B, Malagueño, Marbella, Talavera y Linense. Con los dos últimos, ha colocado al club en el liderato del grupo IV de Segunda B.

«Ha madurado y se ha quitado presión de encima; además, es campechano y muy graciosete», aseguran directivos y jugadores

Lógicamente, detrás de ese rendimiento hay una explicación. Dirigentes, empleados, compañeros de equipo y miembros del cuerpo técnico coinciden en que la base de todo está en su actitud, en su manera de ver las cosas. «En el Cartagena, quizá se ha quitado esa presión de encima que tenía en el Murcia. Ha madurado y crecido, sin perder su manera de ser tan campechana», explican en el club. Muchos le dicen que incluso está «mimado»: Munúa lo dosifica mucho, y siempre está fresco para sacar lo mejor de sí. Ha conseguido esos números y esa rentabilidad en 18 partidos, la mitad de ellos como titular. Lo curioso es que a estas alturas solo ha completado 3. No está sobrecargado. «Lo mejor está por llegar».

Efectividad
goles lleva
Los marcó en los triunfos ante Almería B, Malagueño, Marbella, Talavera y Linense.
6
Rentabilidad
son los puntos que ha sumado el Efesé con sus goles
6 de ellos de forma directa, por 1-0 y 0-1.
15
Dosificado
partidos ha jugado, la mitad de ellos como titular
Lo curioso es que solo ha completado 3.

Lo de Elady no se queda ahí. Quienes tratan a diario con él dicen que es «un graciosete». Un chico bromista, alegre y que «no se calla ni debajo del agua». De hecho, junto con Cristo, Jesús Álvaro y compañía es uno de los jugadores «más bromistas» del vestuario. La clave de su rendimiento, en opinión de un portavoz del Efesé, es que «hacía tiempo que no se sentía tan arropado» en su día a día, a pesar de militar en equipos humildes, que son como familias, como el Mancha Real. «Está encantado y centrado. Siente que aquí está en un lugar serio, donde cobra al día» y su única preocupación es jugar al fútbol.

«Está agradecido y se siente responsabilizado en devolver esa confianza»

En Baños y Mendigo

Y eso es noticia, desde luego. A Elady le ha costado adaptarse al Cartagena. Desmelenarse, tras unos meses realmente complicados para él. Pasó un verano frenético, de auténtica montaña rusa. Abandonó el Real Murcia, cuando el entonces presidente, Víctor Gálvez, quería bajarle el sueldo. Aquella salida forzó su marcha precipitada a Polonia, para jugar en el KS Cracovia. «Tengo familia y he hecho inversiones, no puedo cobrar otra vez 2.000 euros al mes», dijo en una entrevista concedida a 'La Verdad'.

El jienense, centrado en su familia, le ha dedicado algunas dianas a Munúa, Belmonte y Breis

El jienense se había casado en esa época. Y el Efesé apareció cuando más lo necesitaba: estaba a miles de kilómetros de su esposa, sin conocer el idioma y sin cuidar de las tierras de olivos, en las que ha invertido el dinero que ha ganado en el fútbol. Duró un mes en Polonia. Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis apostaron fuerte por él y le hicieron un contacto por dos temporadas, en plena operación salida de Hugo Rodríguez a la Cultural Leonesa. A la suma de ese contrato se le sumó la oportunidad de vivir con su mujer. Lo hace en la urbanización El Valle Golf, en Baños Mendigo. Allí también reside su compañero Fito Miranda.

Un verano «accidentado»

De alguna manera, en el club sienten que Elady está agradecido por el trato recibido, ya que su verano fue un poco «accidentado»: le costó adaptarse y encontrar su hueco en una de las mejores plantillas del club en Segunda B. «Le costó entrar en la dinámica. Se siente responsabilizado en devolver esa confianza y no quiere fallarle a nadie». De hecho, su relación con Belmonte y Breis es muy estrecha. Y a ambos les ha dedicado un gol. Para Breis fue el primero, en el doblete que le marcó al Almería B (4-1). Para el dueño del club, un gesto con señal de gafas hacia el palco fue una muestra de cariño. Otros los ha celebrado con Munúa, como el de Marbella.

Además de confirmar el triunfo contra el Almería B, Elady abrió la lata en el triunfo en la ciudad deportiva del Málaga (0-2), madrugó para encarrilar la de Marbella (0-2), con una diana en el primer minuto, emergió al borde del descanso para desatascar el del Talavera (1-0) y combinó de maravilla para romper el gafe en el Municipal de La Línea de la Concepción. «Es un futbolista determinante en los últimos metros y un claro ejemplo son sus últimos goles», dicen sobre el jienense, al que «le preocupa un mundo su familia y sus oliveras». En el vestuario, sin ir más lejos, bromean con él por su buena relación con los dirigentes. «Es una persona normal y corriente, muy humilde. Su único objetivo es jugar en el fútbol profesional con el Cartagena».

Sin pelos en la lengua

Siempre que puede, a Elady le gusta soltar algunas de sus frases. Cuando ve el nivel de los Aketxe, Rubén Cruz, Vitolo, Moyita y compañía, el jienense siempre suelta: «Lo que hay aquí es una plantilla de locos. Lo repite siempre». Eso es lo normal en él, que siempre deje «algún recado». Es un tipo «cercano» y, a la misma vez, tozudo y de ideas fijas: «Cuando se le mete algo en la cabeza, es difícil hacerle cambiar. Es cabezón, pero a las buenas». Amante de la caza y la pesca, también es muy tajante cuando tiene que hablar en público. «Tiene cada respuesta que es buenísima». Antes del derbi en Nueva Condomina, dijo a 'La Verdad': «Lo primero que hace un futbolista cuando gana dinero es comprarse un cochazo y un neceser de 400 euros. A mí, eso no me interesa. Yo lo guardo para cosas importantes. El fútbol no me va a cambiar».

Jesús Álvaro sigue con molestias y Luis Mata apunta a la titularidad

A falta de dos entrenamientos para acabar la semana, el entrenador del Cartagena, Gustavo Munúa, tiene la duda de Jesús Álvaro para el partido del domingo, a las doce del mediodía, en Granada, contra el filial nazarí. El lateral canario sigue arrastrando las molestias en el rotuliano que ya le dejaron fuera de la convocatoria en el partido de la semana pasada contra el Linense. Lo normal es que vuelva a descansar, porque su recambio en el lateral izquierdo está demostrando ser de garantías: el portugués Luis Mata rindió muy bien en el Municipal de La Línea de la Concepción. Jesús Álvaro está entrenando con sus compañeros, pero no está al 100%.

Sí llegará a tiempo Rubén Cruz, y no estarán Aketxe y Vitolo por sanción. Volverá Cordero al centro del campo. En el capítulo del mercado de fichajes, hoy es un día clave para decidir el camino a seguir en las próximas semanas. Belmonte, Breis y Munúa se reúnen hoy para ver si, de no llegar Josua Mejías, es necesario reforzarse o no tocar la plantilla. También pensar en qué hacer con Cristo Martín.

 

Fotos

Vídeos