Pep brilla en el Cartagonova

Naixes intenta regatear a Herrera, con un joven Pep Guardiola atento a la jugada, en un Cartagena-Barça B disputado el 30 de septiembre de 1990. / archivo la verdad
Naixes intenta regatear a Herrera, con un joven Pep Guardiola atento a la jugada, en un Cartagena-Barça B disputado el 30 de septiembre de 1990. / archivo la verdad

Guardiola destacó con el Barça B ante el Efesé en el año 90, en un espectacular partido en el que Palomeque y Pinilla hicieron los goles

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYA

Esa tarde, la última de septiembre de 1990, hubo más de siete mil espectadores en el Cartagonova para ver un interesantísimo partido de Liga entre el Cartagena y el Barça B. Dos equipazos. El primero no subió a Segunda por culpa del autogol de Pombo en el fatídico Getafe-Racing y el segundo sí que terminó ascendiendo en junio del 91, superando en la promoción a Lugo, Mérida y Osasuna B. En el filial azulgrana, dirigido aquella temporada por Quique Costas, destacaban por encima de los demás los atacantes Delfí Geli y Antonio Pinilla y el portero Angoy, más por ser yerno de Johan Cruyff que por su verdadero potencial como guardameta.

Nadie hablaba de un tal Pep Guardiola, un delgaducho y fino mediocentro de solo 19 años que pocos conocían entonces por estos lares. El caso es que cinco meses antes, en un partido de Liga de la temporada 89-90, Guardiola ya había jugado en el Cartagonova con el segundo equipo del Barça. Acababa de subir al filial desde el tercer equipo azulgrana y en su primera visita al recinto de Benipila, el 18 de marzo de 1990, había pasado desapercibido. Fue incluso sustituido en el segundo tiempo, entrando en su lugar el que muchos años más tarde sería su mano derecha en el banquillo del primer equipo culé, el ya fallecido Tito Vilanova.

En ese encuentro de marzo del 90, visto por 4.000 aficionados y que también fue de los mejores de aquella campaña en el Cartagonova, se impusieron los azulgrana (1-2). Geli y Emilio marcaron para los visitantes y el tanto del Efesé lo anotó Trigueros, de libre directo. Esa tarde los mejores en el Barça B fueron Delfí Geli, actual presidente del Girona y quien acabaría triunfando en el Atlético de Madrid tras no asentarse en el primer equipo del Barça, y Emilio, un exquisito centrocampista que después tendría una modesta carrera en Sporting de Gijón, Albacete, Marbella, Málaga y Cultural Leonesa.

Era la segunda visita a Cartagena de Guardiola, quien a sus 19 años ya era el líder del filial azulgrana

A dos meses del debut

Fue en su segunda visita, la de septiembre del 90, cuando Guardiola se exhibió y mostró las virtudes que muy pronto (solo dos meses después en un partido en el Nou Camp contra el Cádiz) le harían debutar en el 'Dream Team' de Cruyff, junto a los Laudrup, Beguiristain, Bakero, Salinas, Amor, Stoichkov y compañía. En ese histórico encuentro entre Cartagena y Barça B (1-1) también debutó Vicente Naixes con la elástica albinegra. El extremo de Nules, que en el verano del 91 protagonizaría una dolorosa fuga al Real Murcia y tres años después volvería al Efesé, hizo una fantástica temporada (31 partidos y 7 goles). Naixes ya fue de los mejores en su debut ante el Barça B y anotó su primer tanto el siguiente domingo en Torrent (triunfo por 0-1).

En la crónica de aquel choque de 'La Verdad', publicada el 1 de octubre de 1990 y firmada por Guillermo Jiménez, se habla de un partido trepidante, con ritmo alto y ocasiones en las dos porterías. El periodista habla de un espectáculo de «superior categoría». En el Cartagena jugaron Raudona; Bartolo, Trigueros, Palomeque, Alfonso, Queco; Márquez, Brau, Pedro Cordero; Juli y Naixes. En el segundo tiempo entraron Rai y José Ramón Egea. El 'once' del Barça B fue Angoy; Lozoya, Dani, Herrera, Álex; Guardiola, Sánchez Jara, Paqui; Geli, Pinilla y Carreras. Palomeque, al rematar un saque de esquina de Márquez, adelantó el equipo entrenado por Paco Parreño, quien había sido portero del Hércules, el Rayo Vallecano y el Recreativo de Huelva en los años 70. Pinilla empató para los azulgrana.

Los jóvenes jugadores del Barça B se soltaron tras el descanso, guiados por un excepcional Guardiola. En la crónica se subraya que «hubo pases rápidos, triangulaciones y paredes que por momentos desarbolaron a los de casa». Parreño jugó con cinco defensas y entre el trabajo de Palomeque, Alfonso y Queco y algunas buenas paradas de Raudona el Cartagena pudo, al menos, sumar un punto. Era la quinta jornada y aún no había ganado.

En el post-partido se habló del recital de pases Guardiola y de las carreras de Geli, marcado al hombre por Palomeque. Pero Quique Costas, en la sala de prensa, quiso resaltar a Pinilla, de quien dijo que «tiene que jugar en el primer equipo muy pronto». Y así fue. Debutó, marcó un gol al Valencia y tuvo 18 minutos en la final de la Recopa de Rotterdam, ante el Manchester United (derrota por 2-1). Pero eso fue todo para Pinilla, quien se fue al Mallorca y triunfó después en el Tenerife. Fue oro olímpico en Barcelona 92 junto a Guardiola. Pep, por cierto, volvió diez años después al Cartagonova. Fue con la selección española, en el amistoso ante Polonia de enero del año 2000 (3-0). Pero aquello fue otra historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos