Los aficionados albinegros arropan al Efesé en su lucha por el ascenso